¿Presidente: usted dirige o lo dirigen?

Por • 31 May, 2010 • Sección: Tribuna Abierta

Es una pregunta que a diario hacen los miles de venezolanos militantes del PSUV y los que no son militantes de este partido, debido a las incongruencias y contradicciones entre la teoría y la práctica que desarrolla la dirigencia nacional. Usted como presidente del partido, da la apariencia de que asume como propias las decisiones que en materia electoral toma el PSUV, aparentando ser el autor de ellas, con lo cual paga los platos rotos del partido.

La percepción de los venezolanos es que usted, Presidente y Comandante, no es quien decide las políticas electorales, y que es la derecha endógena la que decide y la que se encarga de violar las normas y las resoluciones que son aprobadas para las elecciones internas del partido, primero en el evento electoral para seleccionar los delegados al Congreso Extraordinario del PSUV, y segundo, en la selección de los candidatos para presentarlos en la elección de los diputados a la Asamblea Nacional el 26 de Septiembre. Esto se demuestra al ser obviada la norma electoral del partido, y la propia Constitución Nacional en su Artículo 188 numeral 3, según las cuales los aspirantes a ser elegidos deben haber tenido como residencia en la zona donde se postulan como candidatos a la Asamblea Nacional no menos de cuatro años, sin olvidar las trampas y ventajismo aplicados para que ganaran los candidatos apadrinados por los gobernadores.¿Se habrá enterado usted las razones por las cuales en Trujillo impugnamos a los candidatos que impuso el gobernador Hugo Cabezas?

Los candidatos por lista en Trujillo y en otras regiones, también son en su mayoría de otros Estados, quitándoseles a los dirigentes regionales el derecho a ser candidatos a la Asamblea Nacional por el PSUV. Tremenda burla y traición a los principios de la democracia participativa con iguales condiciones para competir sin el ventajismo del poder político y recursos económicos de la nación manejados por gobernadores y alcaldes a favor de sus candidatos, que en fin de cuentas, son postulados para hacer grandes negocios desde los curules de la Asamblea Nacional, con lo cual se incrementa el poder de la nueva oligarquía surgida a la sombra de la revolución y en perjuicio del avance de esta.

En Trujillo se hace imposible que todos los candidatos apadrinados por el gobernador Hugo Cabezas queden electos para la Asamblea Nacional. Pareciese que esta es una estrategia trazada por la derecha endógena del PSUV para debilitar el proceso político actual. ¿Será que al Presidente no le interesa que se pierdan dos diputados por Trujillo ya que sus cuentas le dicen que en toda Venezuela se obtendrá la mayoría que necesita tener en la Asamblea Nacional sin contar con el Estado Trujillo?

Una revolución socialista no perdona a los que cometen actos de corrupción administrativa, por el contrario, castiga los actos delictivos y a sus autores, porque ese es el ejemplo que debe seguir el resto de la sociedad, los miembros de las Juntas Parroquiales, Alcaldías, Concejos Municipales, Consejos Comunales, Consejos Legislativos, gobernaciones, Asamblea Nacional y por todos los funcionarios que ocupan cargos de Dirección en la administración pública. ¡Que ejemplo dan los tribunales a la sociedad cuando los acusados de corrupción administrativa son alertados para que se vayan a otros países escapando de la justicia, o son comprados por un millar de bolívares viejos o un millón de bolívares fuertes, para que absuelvan a los acusado!. Casos específicos Manuel Rosales, Jesús Caldera Infante, José Curiel, Eduardo Lapi, Carlos Jiménez, y muchos más que se dieron a la fuga o que fueron sobreseídos como Richard Cabrices, y tantos otros que no han sido llevados a tribunales por amiguismo, compadrazgo y por ser los protegidos de gobernadores y altos funcionarios de la nación. Así no se hace revolución.

Respecto al Estado Trujillo, tenemos una situación que fue bastante usual en la cuarta República y que consiste en el nepotismo y la aristocracia ejercida por el gobernador Hugo Cabezas, quien se empeña en que su hermano Juan Cabezas sea el próximo alcalde del Municipio Boconó, afirmando pública y descaradamente que aunque lo metan preso, su hermano será el alcalde de Boconó, creyéndose que los cargos públicos son hereditarios semejantes al sistema de gobierno propuesto por Maquiavelo basado en el PRINCIPADO HEREDITARIO, o el practicado por las monarquías hereditarias. Solo en Venezuela ocurren estas aberraciones políticas. Este insólito gobernador le montó al actual alcalde encargado de Boconó a su hermano Juan Cabezas como comisionado en ese Municipio para cumplir las veces de una alcaldía paralela con recursos de la gobernación de Trujillo, y se ha dedicado a sabotear la gestión del alcalde encargado José Gregorio Vetencourt, quien está haciendo un buen trabajo y es aceptado por los boconeses.

Será que el Presidente Chávez no conoce esta situación, y si por el contrario, es conocedor de la misma y no ha hecho nada para solventarla, y si eso es así, entonces los trujillanos comenzaremos a dudar del liderazgo de nuestro comandante dentro de la estructura del PSUV y de la administración pública, y pensaremos que su liderazgo ha sido mermado y secuestrado por la derecha endógena del partido. Seguramente el Presidente nos contestará que son los trujillanos los que debemos solucionar esos problemas. Pero, ¿cómo los trujillanos solucionamos estos problemas si el partido está secuestrado y la administración pública trujillana está dirigida por una cofradía de pumarosas iguales al gobernador y que han sido traídos por este de otros Estados?

Usted camarada presidente, que cita constantemente expresiones bíblicas, debe darse cuenta que está desperdiciando las enseñanzas bíblicas de Lucas: “El que no está conmigo está contra mí, y el que no recoge conmigo, desparrama”. La derecha endógena del PSUV está desvirtuando las ideas socialistas del PROYECTO revolucionario, y lo está aislando a usted más y más del sentir y clamor del pueblo venezolano. Contra usted está la derecha endógena que se encuentra dentro del partido, la que está desparramando o despilfarrando las simpatías que los venezolanos sienten por las ideas socialistas y por su mismo liderazgo, con lo cual también se desparraman los esfuerzos que hace el Presidente para refundar la patria, y se desparraman las esperanzas de redención del pueblo venezolano. La militancia aspira que en el partido se abra el debate puertas adentro sobre estos temas y otros, sin temor y sin ventajismo, pero sin “locos de carretera”, sin “misóginos con tendencias parricidas” ni con personas que han desfalcado Juntas Parroquiales, Concejos Municipales, alcaldías, gobernaciones o cualquier otro organismo público nacional o regional. ¡Que viva el debate!

RESISTENCIA POPULAR
(Tendencia de Izquierda del PSUV)

Alirio coromoto Gil
aliriocgil2009@hotmail.com



Tu opinión es importante. Escribe un comentario