Uribe cuestionó publicación del Washington Post que vincula a su hermano con paramilitares

Por • 28 May, 2010 • Sección: Noticias Internacionales

El presidente colombiano, Álvaro Uribe, repudió la nota publicada en el diario Washington Post, en la cual seofrecen detalles dwe los nexos de su hermano con grupos paramilitares. Uribe atribuyó las acusaciones a grupos al margen de la ley y dijo que se gesta una campaña en desprestigio contra el Estado.

El presidente de Colombia, Álvaro Uribe Vélez, rechazó este viernes el artículo del periódico estadounidense Washington Post, en donde se publicaron detalles de la presunta vinculación de su hermano, Santiago Uribe, con un grupo paramilitar conocido como Los 12 Apóstoles.

El mandatario atribuyó las acusaciones que hiciera un ex oficial de la Policía Nacional, Juan Carlos Meneses, a grupos armados ilegales que desde hace más de 50 años se enfrentan con fuerzas de seguridad.

“Lo que me llama a mi la atención es la capacidad de los criminales de penetrar a la sociedad; los criminales tienen la capacidad de convertir en idiota útil a un premio Nobel de Paz (en referencia a Adolfo Pérez Esquivel), tienen la capacidad de convertir en idiota útil a un sacerdote y tienen la capacidad de penetrar un periódico serio como el Washington Post”, sostuvo Uribe en un medio local.

El gobernante ha señalado, en reiteradas oportunidades, que se gesta una campaña en desprestigio del Estado colombiano. En este sentido, advirtió a la guerrilla y grupos paramilitares que están desplegados en el territorio nacional, que le quedan 60 días en el poder “para enfrentar a los violentos”.

“Hay que estar tranquilo. Todavía me quedan 60 días larguitos para enfrentar a los violentos, y ahí seguiremos hasta el último momento”, subrayó el jefe de Estado colombiano.

En este escenario, Uribe afirmó que “todavía hay personas dolidas porque no triunfó la violencia en Colombia”, seguidamente manifestó que los escándalos, en que se ha visto incluido su hermano, se gestan porque “este Gobierno ha venido ganándole la guerra poco a poco a la violencia”.

Hace casi un mes, el oficial retirado de la Policía Nacional colombiana, Juan Carlos Meneses, rompió el silencio en una reunión de juristas que vigilan las violaciones a los derechos humanos en Colombia y denunció que el hermano del actual presidente, Santiago Uribe Vélez, creó un grupo paramilitar en los años 90, que cometió asesinatos.

En la conferencia, que duró casi cinco horas, se encontraban “Beinusz Smuckler, de la asociación Americana de Juristas, también fue uno de los responsables del Consejo de la Magistratura; Eduardo Moró, de la Asociación de Abogados de Buenos Aires; de la Asamblea Permanente de los Derechos Humanos, estaba Luis Zamorano, también de la Liga Argentina por los derechos del hombre; Eduardo Fellner, magistrado de la Corte en lo criminal” y el premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, así lo aseguró el mismo arquitecto.

Meneses sostuvo que los encargados de los asesinatos fueron sicarios del grupo, formado en la finca La Carolina, propiedad del hermano del mandatario colombiano.

Santiago Uribe, le pidió a Meneses, según sus declaraciones, que a cambio de un pago mensual de más de 700 dólares, apoyara a un grupo paramilitar que él tenía en la zona de Antioquia (occidente) y que se dedicaba a matar a atracadores, consumidores de droga y cuatreros.

Meneses aseguró que después de su retiro, comenzó a recibir llamadas de amenazas de muerte, y en las que advertían no revelar lo conocido.

“El cargo de conciencia es innegable, las amenazas, otro rol fundamental también, las persecuciones. Al que intente hablar algo de la familia Uribe lo desaparecen, lo asesinan”, respondió el ex oficial, al ser preguntado por qué decidió relatar los hechos tras más de 10 años.

Pero, el hermano del presidente no es el único de su familia que se ha visto implicado en un escándalo de este tipo, también lo está su primo, Mario Uribe Escobar, quien se desempeñó como senador y es procesado después de encontrarse suficientes evidencias sobre sus relaciones con paramilitares de extrema derecha.

La Corte Suprema de Justicia (CSJ) vinculó a Uribe Escobar con el escándalo de la llamada “parapolítica” y en el mes de abril de 2008 la Sala Penal de esa corporación ordenó su detención.

El dirigente es investigado específicamente por la supuesta alianza que mantuvo con el Bloque Norte de las ultraderechistas Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) para llegar al congreso en el 2002.

Esto fue confirmado por el extraditado ex jefe de la AUC, Salvatore Mancuso, quien aseguró que se había reunido con Uribe Escobar en el año 2002.

teleSUR-El Tiempo-Caracol-yi – MM



Tu opinión es importante. Escribe un comentario