El revolucionario reencarnado

Por • 28 May, 2010 • Sección: Tribuna Abierta

Me dicen que “parece cosa de milagro, pero existen revolucionarios reencarnados en este proceso”, ¡revolucionarios reencarnados exclamé! ¡Explícate amigo!

-Pues son precisamente aquellos revolucionarios que quieren ir a la velocidad de la luz, que son impolutos, (puros sin mancha) y que se atreven a decir sus verdades a los cinco vientos- “Recuerda José”, -que estamos en la quinta república”, debemos entonces corregirse el refrán, como hacen las tres (RRR) famosas con el proceso y decir lo bueno y lo malo a los cinco vientos-.

Un revolucionario reencarnado, es aquel, que se atreve a soñar, a estar en desacuerdo con ciertos patrones del accionar político, que ha sentido en su vivir cotidiano, en la práctica diaria y en el sentir del pueblo que no están funcionando. Son diversas, las teorías y estrategias puestas en práctica que no engranan ni terminan como deberían hacerlo. El reencarnado se atreve además, y esto es grande, a ser un crítico frente a los dirigentes y líderes del proceso bolivariano. Creo que: ¡sin un proceso crítico no hay revolución verdadera!

¿Qué nos está pasando? ¿Serán aún ciertas, las palabras del Che? cuando en el año 62 se refería a Venezuela diciendo:

“Yo viví, nos dijo (Guevara), seis meses en Venezuela y capté, bajo Pérez Jiménez quien gobernaba en ese momento, el amor desmedido, similar al del Quijote por Dulcinea, que sentía el pueblo venezolano hacia la democracia burguesa”

Será cierto que ese amor desmedido a la democracia burguesa persiste, está ya en los tuétanos de nuestros huesos, y ha penetrado nuestro ADN, con la ingesta de Coca-Cola

Persisto en decir, lo que pienso y opino convencido de que:- sin un proceso crítico permanente-, entre los propios revolucionarios, no puede proyectarse una revolución,

¿Cuál es la preocupación de reconocer por parte de la dirigencia que en el seno del pueblo existen variados puntos de vista acerca del proceso revolucionario venezolano? No hay un pensamiento único que se considera correcto desde un minoritario o núcleo de decisión

-No es posible destruir una opinión con la fuerza, porque ello bloquea todo desarrollo libre de la inteligencia- Che Guevara.

Ah, pero y si acaso, osas desafiar, denunciar o criticar a corruptos o burócratas con alguna denuncia, de cualquier índole, eres perseguido, amenazado y tildado de contra revolucionario. Al mejor estilo fascista y estalinista. Muchos compas han desistido de seguir denunciando por temor a perder la vida, como les ha pasado a varios dirigentes sindicales, campesinos e indígenas masacrados por terratenientes, sicarios o para militares colombianos. (No vale en este momento, ser un mártir por la causa). Recordemos que: El momento del líder esta subordinado al momento del pueblo, no al revés.

Por esto opinamos amigo Martín, que: – el que ahora se atreva a ser crítico dentro del proceso, es casi un Robín Hood-.

Pero yo, soy cabezón, y prefiero seguir siendo un crítico dentro del proceso, a riesgo que, las sabandijas y los oportunistas me llamen traidor y caballo de Troya, antes de ser un camaleón mimetizado, que traicione al proceso revolucionario del pueblo, quizá por ser fiel a la frase famosa de los Soviet de Petrogrado: “Todo el poder para el pueblo”.

Opinamos que: si queremos preservar el proyecto socialista para el futuro inmediato, Chávez, tiene que dedicarse a recorrer personalmente el país, por tierra, comprobar qué funciona y qué no. Debe abandonar su discurso de mesías del socialismo, que se olvide de su liderazgo mundial “cosa imposible en la realidad” pues el mundo está sujeto a sus circunstancias, y globalizado, que se concentre en su pueblo, y en supervisar los proyectos de inversión social, y los Consejos Comunales, atender su correcta ejecución en el tiempo, cosa que poco o nada hacen sus subalternos mediatos en los cargos de mando y decisión. Que no se conforme con un -ALO PRESIDENTE VIRTUAL-con pases a alguna que otra obra o proyecto. Ya lo han engañado varias veces con montajes de obras que luego no se ven por ninguna parte.

La realidad, es marchar, y con los pies en la tierra.

La inflación golpea duramente a su pueblo comandante presidente, si no existiesen Mercal y Pedeval, con todos sus defectos y con todas sus virtudes que las tiene y las críticas en el buen sentido que se le han hecho, lo cierto es que no nos alcanzarían los sueldos para subsistir, ya que, en los supermercados, panaderías, farmacias ferreterías, tiendas de ropa y electrodomésticos, ventas de vehículos y sus repuestos, la inflación golpea como quiere al pueblo venezolano. Aparte, las estadísticas rayitas y guarismos que le dicen algo al experto. Comandante presidente, al pueblo le dicen otra cosa en su diario vivir cuando se enfrenta a la realidad. Las transnacionales aumentan los precios todas las semanas, hacen lo que les da la gana y eso no es socialismo ni tampoco justa ganancia y menos justicia social. Ya el pueblo no puede comprar ni el jabón azul mucho menos detergentes en polvo o pasta dental…el golpe viene andando por estos lados desde hace tiempo.

Creo, dice mi amigo, – que estamos cometiendo un error al insistir tanto en el tema de la utopía, cuando desde el punto de vista político estamos fallando tanto en lo inmediato-. Estamos desencantando a muchos sectores de la población. Por nuestra propia inoperancia en el manejo de los asuntos de la economía, de la administración pública y en la consolidación de las iniciativas principales del proceso revolucionario. Muchos sectores, no tienen conocimiento del dibujito del socialismo porque no hay una transmisión coherente y menos una vanguardia que oriente. Y con esfuerzos aislados no se construye un país y menos un nuevo orden social. Seguimos insistiendo tanto en temas ideológicos y conceptuales, que estamos perdiendo de vista la recuperación de los espacios erosionados. No vendrá esto, solamente por la vía del trabajo político, para el cual no existen las herramientas necesarias y de respuesta, sino por la vía también de un trabajo eficiente con rendimientos efectivos, en aquellas iniciativas que son bandera del proceso.

¡Comandante tiene usted que ordenar a su gobierno que unan la acción a su línea de mando, a sus directrices, a sus planes a sus proyectos, a su palabra!

José Juan Requena
requenave1@gmail.com



Tu opinión es importante. Escribe un comentario