El desarrollismo capitalista actual para la futura economía social

Por • 28 May, 2010 • Sección: Tribuna Abierta

El desarrollismo capitalista de Estado actual para el futuro sistema económico socialista debe transitar obligatoriamente por la total ocupación calificada eficaz en sus diversos sectores, haciéndolos eficientemente productivos para la real y efectiva cultura de justicia social socialista

El empleo y la vivienda socialista

El empleo socialista para la consolidación justificada de la economía política de asignaciones del capital de Estado desarrollista advendrá en socialismo pleno de democracia catalizaría el crecimiento al socialismo XXI. La justicia social xxi

Desde la ocupación laboral y seguridad social —de sus desempleados y subempleados lamentablemente aún sujetos a la lógica neoliberal ley orgánica de trabajo capitalista que rige actualmente.—

El suficiente y total calificado pleno empleo básico para el crecimiento económico interno y externo que también es participación real de las personas en un Estado mayoritario no clasista, con autentica legitima democracia de mayorías participativas.

Entendiendo previamente; que el socialismo del siglo XXI enfoca hacia la economía de producción de riquezas –desde los valores y morales organizados dignificantes del trabajo configurado en el humanismo real- el bienestar colectivo no personalista, la seguridad social en servicios y bienes sociales y no de selección y especulación mafiosa por el derecho a la tierra para las viviendas entre otros precisamente

Pero mientras el desamparo e indefensión acumulativa en cuanto a viviendas en déficit creciente exista con marcado desempleo atenuando el problema productivo del campesinado agrícola y la urbanidad citadina desocupada aumente, y la inseguridad social se extienda cual hongo infectado pulule restando méritos y respuestas directas objetivas e inmediatas a la “seguridad social venezolana socialista”. El empleo y la vivienda socialista solo será un viejo anhelo cacareado desde Luis H. Campins, Rafael Caldera y Carlos Andrés Pérez I, II.

Para establecer la civilización del socialismo XXI; civilización post-capitalista como alternativa al capitalismo neoliberal; es necesaria una vanguardia concurrente dentro de la revolución con conciencia y acciones de ejemplo personal coherente al proyecto socialista XXI ; un preparado organizado poder de masas identificadas convergentes no solo para el billete e integradas al conjunto nacional y latinoamericano. A través de la comprensión y entendimiento teórico y práctico del sistema productivo económico socialismo XXI.

Aparte del bien ético proyecto Bolivariano, en su carácter fundamental abstracto de propuesta universal integral programática doctrinaria hacia el socialismo; actualmente se carece de un concreto referente material ejemplar, excepto Chávez – y no lo digo por alagarlo-, sino por parte de todos los actores políticos como material indicativo moral ante el proyecto histórico concreto en sí.

Sirviendo de moralidad aglutinante conglomerado ejemplar del sistema social en ciernes que se quiere fructificar para la categoría nuevo socialismo XXI. El ejemplo tienen necesariamente que consagrarlo sus líderes y funcionarios políticos, todos los estamentos nacionales,.. militares, educativos, legislativos, magistrales empoderados con sus merecidos “sueldos socialistas”, subsumidos en el sistema laboral de trabajo socialista, justicia y trabajo socialista, sistema de salud socialista, sistema de tierras y viviendas socialistas, educación socialistas, sistema de justicia civil socialista, código de comercio socialista… sistemas para causas procesales de derecho y juicios de fallos socialistas, y es lo más importante, verdaderos fallos socialista.

Si no conocemos y apoyamos decididamente así con el ejemplo personal accionariamente popular de la doctrina bolivariana, el discurso se agotará y no será suficiente con la emotividad pasionaria y el nivel discursivo logrado y, se perderán en importante porcentaje las elecciones legislativas el próximo 26 de septiembre

Por ello existen diversos enfoques con premisas-fundamentales, “ Todo hombre o mujer funcionario público estatal despojarse de privilegios de toda índole ” dar el ejemplo ante el poder popular o pueblo, postulados aún no universales, si generales lineamientos en construcción pero no debidamente aceptados, debatidos, difundidos y conocidos en los estamentos señalados

Si reconocidos en comunidades populares locales de base; que deben ser las más enteradas de ello, en los líderes sociales básicos, en los políticos naturales legítimos; y sólo intuitivamente están presente en una porción del funcionario público que los manejan por lo menos en teoría.

Incluso no existe en los actuales momentos una Ley Orgánica Integral de la Cultura para el trabajo y el arte socialista que así lo considere-estipule en su articulado y como ámbito de exposición de motivos, –parece no importar al ministerio de la cultura, y al del trabajo— siendo esto un tema de seguridad nacional sustento ideológico cultural de la revolución Bolivariana.

Pero mientras el ministro Farruco Sesto se participa y práctica con su corte de múltiples privilegios. ¿Socialismo? Vaya desempeño socialista.

Pero además ese no es todo el asunto, se trata de conocer y difundir la tesis-proyecto real y real en ejemplo concreto y fecundó para la praxis ideológica en acción, para el conocimiento y reformulación constante de todo el poder del pueblo-país, que así lo requiere. Y, que más, que a través de una Leyes de carácter Orgánico socialistas.

La principal rectora después de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. La Cultural Socialista esta manqueada secuestrada por un clan.

Para hacer evolución-revolución verdadera real y concreta sin desempleados. Para el socialismo de la V República se requiere un aparato cultural de acciones para hechos populares ajustados a la Justicia Social efectiva desde y para la cultura nacional.

Mientras tanto con una administración cultural así, el capitalismo desarrollista de Estado tendrá que seguir intentando en que ocupar a los desempleados, y fabricar una alucinante ficticia cultura para el pueblo, una villa millonaria rentista para ocupar espectadores a sus campesinos y citadinos dentro y para dilatada perspectiva estratégica del socialismo XXI que intentan aletargar. Ese es el dilema presente hoy.

Sistema de administración socialista

Solo en su formulación para superar.
Desde estos sesgados formularios, intentar crear mayor y mejor conciencia, mejorando las relaciones para trabajar con la gente, generando condiciones objetivas y subjetivas para pasar al socialismo XXI y, no seguir confundiendo cooperativismo con socialismo; congresos y cine con cultura del pueblo socialista, aclarar la confusión capitalista del precio de la mercancía, por su valor, como el valor real-tiempo empleado en función del trabajo realizado por el hombre para obtener determinada mercancía. Constituir, establecer y vincular las industrias culturales socialistas entre el pueblo y las justas normativas entre ley orgánica de la cultura trabajo, tierra y viviendas entre otras.

Entender que la producción y consumo debe ser concebida desde otro ángulo cultural indicativo, empezando por la superestructura política del Estado que tendría que empezar a ser más sincera-socialista en sí misma, en su burocracia, en su desmedido consumismo capitalista de altísimos presupuestos, mientras a otras personas les cuesta enormemente vivir-comer con dignidad.

Así el bloque cultural bolivariano avanzaría se consolidaría más rápido, no solo como partido único, sino como diversidad cultural, Proyecto Latinoamericano Socialista del Siglo XXI.

Siendo por tanto consecuente con nuestros ancestros, la doctrina Bolivariana, con nosotros mismos, con lo que pregonamos y por ahora con el presidente Chávez.

Alejandro Álvarez Osuna
arteawao2003@yahoo.es
Filósofo



Tu opinión es importante. Escribe un comentario