Venezuela no recorta salarios ni gasto social a pesar de la caída del PIB

Por • 27 May, 2010 • Sección: Economia, Política Nacional

El Producto Interno Bruto (PIB) venezolano cayó – por cuarta vez consecutiva- en 5,8% en el primer trimestre de este año, este hecho, que no escapa de la crisis financiera mundial, no ha ocasionado que el Gobierno Nacional disminuya los salarios de los trabajadores, ni deje de invertir en el gasto social.

Por el contrario, durante los 11 años de Gobierno, el Presidente de la República, Hugo Chávez, ha mantenido una política anual de incremento al salario mínimo, logrando que los trabajadores pasaran de ganar 120 bolívares en 1999 -cuando llegó la revolución- a 1.223,89 bolívares este año, tras el último ajuste de 25% concretado el 1 de mayo.

Mientras que en salud, educación, vivienda, alimentación, entre otros indicadores sociales, la Revolución ha invertido más de 300 mil millones de dólares, según el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Aunque muchos expertos comenzaron a hablar de una posible recuperación de la economía mundial, augurando que lo peor de la crisis financiera, desatada en el 2008, había pasado, es este año cuando los pueblos de Europa y Estados Unidos principalmente, comienzan a sentir las restricciones de sus salarios e inversión social como medidas de los Gobiernos para recuperar sus economías, quebradas principalmente por un sistema bancario mal regulado, especialmente en los sectores del préstamo y la inversión.

Tal como cita la agencia EFE, podemos nombrar algunos países donde han sido aplicados los recortes salariales a funcionarios y políticos, la subida de impuestos y la congelación de las inversiones públicas, como planes de ahorro para recortar el déficit.

En Grecia, tras anunciarse su posible bancarrota, el Parlamento griego aprobó en mayo un plan para ahorrar 30.000 millones de euros en tres años. Entre las medidas se incluye la congelación de los salarios de los funcionarios públicos al menos tres años y la eliminación de las dos pagas extras para quienes ganen más de 3.000 euros al mes y para las pensiones de más de 2.500 euros.

Además de paralizar las contrataciones de empleados públicos, se ha aumentado el Impuesto al Valor Agregado (IVA) en dos puntos, hasta el 23% y los impuestos sobre tabaco, alcohol y combustibles, se han congelado las inversiones y se privatizarán numerosas empresas públicas.

Desde febrero se han anunciado en Portugal tres paquetes sucesivos para reducir el déficit desde el 9,4% de diciembre de 2009 hasta el 7,3% este mismo año, el 4,6% en 2011 y el 2,8% en 2013.

Las principales medidas, algunas ya en vigor y otras desde junio, son el recorte del 5% de salarios de altos cargos y políticos, la congelación del salario de los funcionarios y trabajadores de empresas públicas y la reducción del personal de la administración.

El impuesto de la renta aumenta el 1% o 1,5%, según ingresos, el IVA general pasa del 20% al 21%, se crea un nuevo impuesto a las plusvalías bursátiles del 20% y se aplazan las obras públicas no contratadas, excepto el tramo más largo del tren de alta velocidad con España.

En España, el Gobierno anunció -el pasado miércoles- un plan de ajuste para reducir en 15.000 millones de euros más el déficit público hasta el 2013, con el fin de pasar del actual 11,2%, al 9,3% este año, al 8,8% en 2011 y al 5,3% en 2012.

Las últimas medidas contemplan la reducción del sueldo de los funcionarios un 5% de media y en un 15% el del jefe del Ejecutivo y los ministros, la congelación de las pensiones en 2011 y un recorte de unos 6.000 millones de euros en infraestructuras.

De igual forma, sucede en Italia, donde el Ejecutivo tiene previsto congelar durante tres años los sueldos de los funcionarios, a la vez que se paralizan las contrataciones en el sector público, como una de las medidas para reducir el déficit del 5,3% previsto para este año al 5% en 2011. Además de un recorte de gastos del 10% en los ministerios y la parte correspondiente al retraso de al menos seis meses del acceso a la pensión. Lo mismo ocurre en el Reino Unido, Irlanda, Alemania y Francia, según reseña EFE.

Esas medidas evidencian que el modelo capitalista defenderá primero su sistema bancario y de sostenibilidad, implementando cualquier acción que perjudique a los trabajadores y a la población en general.

En Venezuela, por el contrario el Presidente Chávez sostiene que el “Socialismo es el camino”, ya que las decisiones que toma siempre van dirigidas a beneficiar primero al pueblo, sobre todo, a los más pobres.

‘La crisis en Europa es la crisis del capitalismo, una crisis terrible, pero no se trata de una crisis terminal porque el capitalismo tiene muchos recursos para vivir con esa crisis a punta de autoritarismo, de gobiernos represivos, a punta de imposiciones imperiales, de guerras”, expresó recientemente el Presidente Chávez.

ABN 027/05/2010



Tu opinión es importante. Escribe un comentario