Colombia: “ejecuciones no son casos aislados”

Por • 27 May, 2010 • Sección: Noticias Internacionales

En vísperas de las elecciones presidenciales, el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas hizo público un informe que salpica al ex ministro de Defensa Juan Manuel Santos, uno de los candidatos favoritos para suceder a Álvaro Uribe.

El relator de las Naciones Unidas para las ejecuciones extrajudiciales, Philip Alston, cuestionó el “significativo” número de personas que han sido asesinadas en Colombia por fuerzas de seguridad y presentadas fraudulentamente como muertas en combate.

En este país a esos crímenes se les conoce como “falsos positivos” y la Fiscalía investiga más de 1.800 ocurridos en los últimos años. En 2008 estalló un gran escándalo cuando se supo de la muerte de una docena de hombres que desaparecieron cerca de Bogotá y fueron reportados como “muertos en combate” en el noreste del país.

Según Alston, mientras “parece que los llamados ‘falsos positivos’ no fueron parte de una política de Estado, tampoco fueron casos aislados”.

“Los asesinatos fueron cometidos a lo largo del país y por una gran cantidad de unidades militares. Ocurrieron porque las unidades militares sintieron presión para mostrar éxitos en contra de la guerrilla, a través de números de bajas”, señaló Alston en su informe al Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

“Hubo incentivos: un sistema informal de incentivos para soldados que mataran y uno formal para civiles que dieran información que llevaran a la captura o muerte de guerrilleros”, explicó Alston.

Según el relator, ese sistema fue “descuidado” y no fue “transparente”. “Hubo una crucial falta de rendición de cuentas, con problemas en todas las etapas de los procesos de investigación”, indicó.

¿Por qué ahora?

Alston visitó Colombia en junio de 2009 y su informe al Consejo de Derechos Humanos tiene fecha del 31 de marzo, pero se dio a conocer este jueves, en un momento en que Santos está empatado con su principal rival a la Presidencia, Antanas Mockus

Cuando estalló el escándalo, Santos era el ministro de Defensa del gobierno de Álvaro Uribe.

Cuando BBC Mundo le preguntó a la oficina en Colombia del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos por qué se hizo público el informe en esta semana pre-electoral, la explicación brindada fue que la decisión fue tomada por el Consejo de Derechos Humanos, con sede en Ginebra, Suiza.

Por su parte, Richard Muñoz, jefe de prensa de la campaña de Santos, le dijo a BBC Mundo que “no hay ningún comentario (sobre el reporte de la ONU)”, cuando se le preguntó la opinión del candidato.

Hace poco, Santos dijo que las ejecuciones extrajudiciales ocurren hace 25 años en Colombia y defendió la forma en que afrontó el caso.

“Alegatos inmorales”

Aunque el gobierno tampoco hizo ninguna declaración, esta semana el presidente Álvaro Uribe le respondió, sin mencionarlo, a Mockus, quien ha criticado duramente a su administración por las ejecuciones extrajudiciales y ha dicho que la guerra hay que hacerla de manera limpia.

“Con alegatos de moralidad, que son inmorales, porque no corresponden a la legalidad ni a los hechos, desacreditan la Seguridad Democrática”, se quejó Uribe, que en otras oportunidades ha hablado de “falsas acusaciones” contra las fuerzas militares.

A finales de 2008, y a raíz del escándalo, Uribe y Santos separaron del servicio a 27 mandos militares, entre ellos tres generales y varios coroneles.

El informe de Alston se queja de que la impunidad en Colombia por las ejecuciones extrajudiciales sea del 98%.

Según el relator, “la estrategia de seguridad del gobierno puede contribuir -incluso no intencionalmente- a la precaria situación de los civiles cuando las Fuerzas Armadas adoptan la política de ‘ustedes están con nosotros o contra nosotros'”.

Inesperada dimisión

Este informe se conoció en la misma semana en que el Comandante de las Fuerzas Militares de Colombia, el general Freddy Padilla de León, también implicado en el escándalo de los “falsos positivos”, presentó inesperadamente su renuncia al presidente Álvaro Uribe.

En medio de una campaña electoral marcada por este asunto, el máximo responsable del Ejército desde 2006 decidió dimitir a tan sólo cinco días de que se celebraran los comicios (la dimisión se hará efectiva el 7 de agosto cuando asuman las nuevas autoridades).

Padilla de León argumentó que no valía la pena permanecer en el cargo cuando se produzca el cambio de gobierno para abandonar su puesto poco después (en diciembre culmina su mandato).

Hernando Salazar
BBC Mundo, Colombia



Tu opinión es importante. Escribe un comentario