Pobladores y niños liberaron más de 28 mil tortuguillos a orillas del Orinoco

Por • 23 May, 2010 • Sección: Noticias Nacionales

Con la bendición de la madre naturaleza mujeres, hombres, niñas y niños que habitan en las comunidades cercanas al imponente río Orinoco liberaron unos 23 mil 416 tortuguillos arrau y 5 mil 349 terecay, especies que se encontraban en cautiverio desde el pasado año, para ser integradas a su hábitat natural, el río Orinoco.

Así dio inicio la mañana de este sábado en la playa Panumana, en el estado Apure, donde se congregaron gran cantidad de pobladores que hacen vida en las cercanías del Refugio de Fauna Silvestre y Zona Protectora de la Tortuga Arrau, para liberar a orillas del río Orinoco dos especies en peligro de extinción en nuestro país.

‘Hoy estamos realizando la liberación de un importantísimo número de tortuguillos arrau y terecay que estaban en cautiverio, dando con ello una clara demostración de la política ambiental del Estado venezolano, que une esfuerzos entre el Gobierno Nacional, la GNB y la Armada, y el pueblo, para alcanzar los objetivos propuestos’, expresó el viceministro de Conservación Ambiental del Minamb, Jesús Cegarra.

Destacó que los niños fueron los principales protagonistas durante este acto de liberación, que además, les irá creando conciencia a temprana edad, para proteger y preservar la vida de los tortuguillos ante cualquier situación que los pongan en peligro.

Cegarra agregó que durante todo el año 2010 se liberarán cerca de 70 mil especies en otros refugios de fauna silvestre en todo el territorio nacional.

‘Las tortugas arrau son criadas en cautiverio, son sometidas a todos los cuidados y luego son liberadas para que las generaciones futuras puedan volver. Estas tortugas vienen y desovan, los nidos que se hacen en las orillas del Orinoco son protegidos, capturados y llevados al Refugio, donde se estudian y supervisan, son alimentados hasta que llegan a los tamaños adecuados para ser liberados’, explicó.

El funcionario resaltó que producto de la gran amenaza que existía sobre las tortugas arrau por varias décadas en el país, que las llevó a casi extinguirse, el Gobierno Bolivariano emprendió políticas que permitiesen su preservación, así como la creación de mecanismos y espacios donde criarlas en cautiverio para protegerlas en ese período.

Por su parte, el director de Guardería Ambiental, general de brigada Oreste Moreno Hernández, indicó que los efectivos de la GNB una vez liberadas estas especies al río se encargan de su protección para evitar que las personas infranjan las normas al querer cazarlas y contribuir con su desaparición.

‘Con estas especies que hoy se lanzan al río Orinoco, indudablemente, se aumenta la población, pero es necesaria la conciencia de la comunidad para protegerlas y preservarlas, ya que, están en riesgo de extinción’, dijo Moreno Hernández.

Resaltó que con el trabajo articulado entre el Minamb, Inparques, la GNB y las comunidades se logrará preservar la vida de estos animalitos que están altamente amenazados en Venezuela.

Cabe resaltar, que este sábado 22 de mayo se celebra además el Día Internacional de la Diversidad Biológica.

La tortuga Arrau (podocnemis expansa) también conocida como Tortuga del Orinoco, es el quelonio fluvial más grande de nuestros ríos, las hembras adultas alcanzan tamaños de 60 a 70 centímetros y un peso entre 15 y 33 kilos. Su distribución natural esta a lo largo de las cuencas de los ríos Orinoco y Amazonas.

El objetivo de la conservación de la tortuga Arrau es asegurar su éxito reproductivo minimizando la depredación humana de nidos, esto se logra mediante la colecta de nidos para su incubación en playas protegidas.

Luego, y con la finalidad de aumentar de forma rápida y considerable la generación de relevo, se debe minimizar la mortalidad de una cantidad considerable de tortuguillos mediante su cría en cautiverio para luego liberarlas al año de nacidas, así se estará asegurando la existencia de una abundante generación de relevo.

Deyanira Tortoza Z./enviada especial
ABN 22/05/2010



Tu opinión es importante. Escribe un comentario