Plan de reconstrucción de Piñera le costará a Chile 8 mil millones de dólares

Por • 21 May, 2010 • Sección: Nota del día, Noticias Internacionales

Piñera presentó de su primera cuenta pública desde que asumió el poder el 11 de marzo, la cual estuvo centrada en las tareas para la recuperación de Chile, tras el terremoto de febrero pasado.

El mandatario chileno, Sebastián Piñera, anunció este viernes que su plan de reconstrucción total de la nación tras el terremoto del pasado 28 de febrero, costará al país 8 mil 400 millones de dólares, y para financiarlo su gobierno aplicará nuevos impuestos con los que espera recaudar al menos el 40 por ciento.

Ante el Congreso de la nación, Piñera presentó su primera cuenta pública desde que inició el mandato, en la que informó que el monto de recaudará en los tributos que “recaerán principalmente a las grandes empresas, en los que más tienen, haciendo algunas reasiganciones presupuestarias y vendiendo activos que no son imprescindible para el Estado”.

El plan contempla el aumento a los impuestos a las grandes empresas y el tributo específico a la minería privada, tributos que no se extenderá a las pequeñas y medianas empresas (Pymes).

El impuesto se incrementará de 17 a 20 por ciento, comenzando con el incremento para el 2012 de 1,5 puntos.

La razón por la cual las Pymes quedan exentas de los impuestos es porque no superan en ventas las 50 mil unidades de fomento anuales (UF, unidad de pago indexada según la inflación diaria), lo cual equivale a unos mil 19 millones de pesos (dos millones de dólares), y sus beneficios no son más de dos mil 500 UF (102 mil dólares).

Entre tanto, el impuesto específico a la minería privada que tiene el nombre de royalty minero, permitirá recaudar 700 millones de dólares durante los próximos tres años.

Este comprende el pago por el derecho de explotación que el gobierno cobra a las compañías mineras del sector privado que equivale a cinco por ciento de la renta de la compañía, resolución que está en vigencia desde el año 2005 cuando se aprobó su aplicación.

Piñera llamó a la voluntad y al coraje de los chilenos para sacar adelante el plan de reconstrucción, que según él, ya ha dado grandes resultados como la construcción de 45 mil viviendas de emergencia, que “supera las construidas en los últimos diez años” cuando gobernó la Coalición.

Explicó que antes que llegue el invierno y la temporada de lluvias, es decir en unos 30 días, las viviendas levantadas deberán estar en el orden de las 50 mil.

Relató que la “rapidez” en la construcción se logró a través de la puesta en marcha de un plan de estímulo a las empresas, mediante bonos en tiempos límites, y otros recursos otorgados a unas 25 mil familias para que ellas mismas realizaran las labores de reparación.

Sin embargo, no dio respuestas a los miles de damnificados del tsunami que azotó las ciudades centrales chilenas, que esperan por ayuda y reclaman que autoridades no les permiten levantar nuevamente sus hogares en los terrenos afectados.

Piñera prometió que “que ningún ciudadano de ese país se quedará la interperie en pleno invierno”.

Las promesas de Piñera también estuvieron centradas en el crecimiento económico, el cual estima en 6 por ciento para los próximos años, además de la erradicación de la pobreza en su país. En ese sentido dijo que su plan de gobierno busca la creación de unos 200 mil nuevos puestos de trabajo anuales.

En el plan para acabar con la pobreza en 2020 refirió que se creará un ingreso ético familiar de 250 mil pesos mensuales (unos 470 dólares) para las familias de al menos cinco integrantes y bajo ciertas condiciones.

En otras medidas concretas para combatir el desempleo, expuso la capacitación de por lo menos cinco millones de trabajadores, de modo que puedan acceder a mejores empleos y mejores remuneraciones, además de reducir los trámites y plazos para la creación de nuevas Pymes, desde 27 a 16 días promedio y rebajar el costo a la mitad.

De igual forma habló de una estrategia para promover el trabajo desde el hogar, mediante el uso de las tecnologías y crear una Bolsa Nacional del Empleo. Esta último funcionará como una base de datos que le permitiría a cerca de siete millones de trabajadores conocer todas las opciones que ofrece el mercado laboral.

teleSUR / meg-PR



Tu opinión es importante. Escribe un comentario