No me llores cuando muera

Por • 21 May, 2010 • Sección: Tribuna Abierta

Mujer,
cuando muera no me llores.
Ríe a la vida por la oportunidad que nos dio,
de conocernos y amarnos como lo hicimos los dos.
No permitas que se diga de mí lo que no he sido,
lo que nunca quise ser.
Recuerda ese día nuestros mejores momentos,
los más significativos y sentidos,
mi mejor sonrisa,
el beso que más te gustó.
Yo por mi parte me llevaré de ti,
tu risa siempre de niña,
lo dulce de tu mirada,
tu ternura.
Siémbrame en mi tierra que amo,
como me sembraste en tu corazón,
que mis ojos estén mirando al cielo,
y mis manos estén abiertas y vacías,
porque todo lo he entregado en vida.
Hijos,
digan mis hazañas sin exagerar,
amigos y amigas sonrían al verme,
no me lloren por favor.
Que mis hermanos y hermanas canten,
y alguien con buena y potente voz,
lea aquel poema hermoso,
que escribí para mi muerte.
No llores amor,
envíale a todos mis amigos y amigas,
una tarjeta vistosa y colorida,
invitación para que rían en mi entierro,
recordando mis ocurrencias y chistes,
aquellos momentos vividos con felicidad.
Solo quiero un ramo de rosas rojas,
preparado por ti y mis hermanas,
que no me envíen más flores,
no me hagan más grande de lo que nunca fui.
Quiero ser sembrado en esta tierra de gracia,
en la cual está sembrada mi madre.
Llévame por última vez a la Iglesia,
cantando aquellos himnos de esperanza,
que a muchos en su dolor les canté.
Léeme aquel poema que habla de libertad,
lo escribí para ese momento inevitable,
de partir a la presencia de Dios.
Mujer,
cuando muera no me llores,
porque por la gracia y misericordia de Dios,
he sido más que vencedor,
tuve los triunfos por los cuales luché.
Dios me ha dado todo en mi vida,
a mis padres, a mis hijos,
a mis hermanos y hermanas,
mis amigos,
te tengo a ti.
Ríe a la vida por la oportunidad que nos dio,
de conocernos y amarnos como lo hicimos los dos.

Obed Juan Vizcaíno Nájera.
Maracaibo – Venezuela.



Tu opinión es importante. Escribe un comentario