Mercado de Los Corotos Administrado por un ESPECULADOR

Por • 21 May, 2010 • Sección: Tribuna Abierta

Hoy escribiremos sobre un segmento del comercio citadino que se ha transformado a través del tiempo en una tradición “EL MERCADO DE LOS COROTOS”, es el nombre popular con que la sociedad venezolana lo identifica, debo manifestar que he sido un frecuente visitante de este mercado, por considerarme amante de las “antigüedades” y aquí suele encontrarse cosas interesantes que llenan mis curiosidades, y a la vez de muchos y muchas personas que visitan estos espacios de un comercio “atípico”.

El contacto con quienes han hecho de este tipo de comercio, su vida, he tenido la oportunidad de adentrarme por curiosidad en el mundo de este segmento y me ha llamado poderosamente la atención su forma y manera de llevar adelante este tipo de negocio que no es establecido ni es informal, es decir debe dársele un rango, porque prestan una gran utilidad a la sociedad que no puede comprar un artículo nuevo por sus altos costos.

Comenzaré identificando el sitio y lugar: está ubicado en diagonal al mercado Quinta Crespo en la Avenida Baralt, en el edificio llamado Galerías Quinta Crespo, aunque en Catastro aparece asignado con el nombre como edificio Gustavo Zingg.

Este es un mercado dedicado mayormente a la venta de artículos usados y también nuevos, entre otras las antigüedades que contrastan con artículos electrónicos como equipos de sonido, computadoras etc., ah!! y de paso algunos productos de segunda mano son vendidos hasta con garantía por un tiempo X.

Recorriendo sus instalaciones nos encontramos con fabricantes de ropas que expenden a bajos costos sus confecciones y también existen artesanos que venden sus artes, de verdad es entretenido e interesante la visita a este Centro Comercial que nos recuerda la historia ancestral de LOS PERSAS en el Medio Oriente del Planeta.

Ahora me adentro en el interior de la problemática que acontece a cada uno de los que por X circunstancias eligieron esta forma de enfrentar los retos de la vida para satisfacer sus necesidades, las enumeraré:

1) los puestos que les son alquilados no tienen división se demarcan con un rayado y un número en la pared, el tamaño del espacio es de 2 x 2, ubicación 1er piso. La Planta Baja y Mezzanine están alquilados pero en la actualidad en litigio. Este primer piso al cual me refiero es ocupado sábados y domingos exclusivamente durante todo el año, desde las 6 de la mañana ya están instalados hasta las 4 PM.

2) Por este espacio una “EMPRESA” llamada MERCAVENPE C.A., a través de un señor llamado José Lafuente y el cual administra estos espacios y por los cuales cobra Montos ESPECULATIVOS desde el año 2002, les daré a conocer las cifras escalofriantes que cobra este representante de la Compañía antes nombrada por los alquileres a estos 300 comerciantes por los 250 Puestos que tiene en el Primer Piso, en el año 2002 un puesto costaba 4Bs. F. es decir, 4 mil de aquel año Hoy 2010 cobra 200 Bs.F.por cada fin de semana, cabe señalar que de lunes a viernes este recinto permanece cerrado, bien pudiese utilizarse para fines Comunitarios o Misiones Educativas, es un llamado al Ministerio del Poder Popular para Infraestructura que tiene el Camarada Diosdado Cabello.

3) También vale la pena señalar que esto usuarios tienen todos los recaudos y además se han organizado no para pedirle al Estado, por el contrario, sino más bien para aportar una vez que se les reconozca como comerciantes establecidos ya que están organizando su cooperativa, tienen toda la disposición de contribuir con La Comunidad adyacente, en sus escuelas o lo que esta Comunidad más necesite.

Señores autoridades a METER LA LUPA con esta silenciosa forma de ESPECULAR, Camarada Jorge Rodríguez Alcalde del Municipio Libertador, a meterle el OJO A ESTOS ADMINISTRADORES DE LA ESPECULACIÓN.

Autoridades Liberemos a Trabajadores de los Especuladores

Pedro Marillán Sánchez
Comunicador Social Comunitario
pedromarillan@hotmail.com
Caracas, 17 de mayo del año 2010
Año BICENTENARIO



Tu opinión es importante. Escribe un comentario