Hablemos un poquito de economia. Me pregunto yo, ¿si aquí estamos muy mal, como están en Grecia, España y Portugal?

Por • 21 May, 2010 • Sección: Tribuna Abierta

Estimados camaradas socialistas, en estos días he estado viendo, con mucho detenimiento, la enorme cantidad de artículos, opiniones, programas, sobre la actual situación económica de nuestra bella patria y la errática planificación económica, que ha tenido nuestro gobierno, presidido por el comandante presidente Chávez, en estos once años de gobierno revolucionario y socialista.

He visto como han entrevistado a una enorme caterva de licenciados en economía, muchos de ellos con postgrados en las mejores universidades que existen en nuestra orbe y todos han coincidido en el desastre económico en el cual se encuentra sumido nuestro bello país, para no alargar demasiado este articulo y en aras de no hacerlos perder demasiado tiempo, esquematizare las cuatro primordiales razones que arguyen estos genios de la economía para decir, de manera clara y fehaciente, que nuestro país está en ruinas y de la misma forma esquemática, hare un análisis, muy mío, de cada punto, al igual lo comparare con los índices económicos que se manejaban en los últimos 10 años de gobierno de la cuarta república y por último y a tenor de que somos un mundo globalizado, lo comparare con la situación en otras urbes y para ser más específico, con la actual situación económica que se vive en Europa.

Los puntos primordiales que arguyen los gurús de la economía, para certificar el desastre económico revolucionario venezolano son:
El primer punto que aducen los economistas es el enorme costo del dólar paralelo, que ha traído consigo el crecimiento desaforado de la inflación, la enorme escases de insumos y la total paralización del aparato productivo.
El segundo punto es el enorme índice inflacionario que se registró en el mes de abril, próximo pasado y que conllevo a que la inflación acumulada en Venezuela sea del 11%, índices estos, que son los más altos en Latinoamérica y casi en el universo.
El tercer punto es la desaparición en los anaqueles comerciales de la mayoría de los alimentos de primera necesidad.
El cuarto y último punto es el pírrico aumento de sueldo del 25%, que prácticamente se lo ha comido la inflación.

Ahora bien, voy a dar mi muy modesta perspectiva de cada uno de estos puntos, esperando sirva como punto de referencia o comparación y como otra forma de ver la realidad venezolana, a saber:
El problema del dólar paralelo se presenta, a mi entender, por tres razones principales, la primera es la gran aptitud apátrida que tienen los grandes capitales para fugarse de un país, en el cual alguna reforma no les convenga, amen de utilizar este sistema, de desviación de divisas, como una forma directa para afectar el mercado y de esa manera, condicionar a un gobierno a que tome las medidas que le convengan a los dueños del capital. La segunda es que una vez impuesto el control de cambio, por la razón aducida anteriormente, comienzan estos grandes cacaos a especular con las divisas, obteniendo así, el bien final que busca todo sistema de capital, que no es otro, que la obtención de la mayor ganancia a costo de lo que sea y el tercer factor, tiene mucho que ver con la burocracia creada por nuestro gobierno a la hora de la entrega de divisas, que no solo sirve de caldo de cultivo a la especulación, sino que en muchos casos, fuerza al industrial honesto a buscar el dólar especulativo, ya que la respuesta del ente gubernamental se dilata mucho en el tiempo y los proveedores internacionales no esperan, de ahí, que me atreva a aconsejar que se deba buscar el mecanismo que permita, a nuestro ente gubernamental, dar una respuesta afirmativa o negativa y una entrega de divisas, en el caso afirmativo, en un lapso no mayor a 72 horas, pero como dije anteriormente, la enorme distorsión del dólar paralelo, es casi exclusivamente, culpa de la especulación de los grandes capitalistas.
Lo de la inflación del mes de abril vuelve a tener un alto índice especulativo, porque es muy cierto, que a pesar del alto esfuerzo de nuestro gobierno por tratar de establecer un parque nacional de industrias de alimentos, no es menos cierto, que aún mas de la mitad de este sector está en manos privadas y estos hacen, en muchos casos, practicas netamente especulativas para lograr, como ya hemos dicho, el bien final del capital, que es la obtención de la mayor renta con el menor esfuerzo, pero ojo, esto no significa que nuestro gobierno no deba estar ojo avizor a estos índices económicos, porque si bien es cierto, que el factor especulativo es el que corre con el mayor índice en este problema, también la ineficacia de muchos de nuestros personeros en el área alimentaria, ha traído consigo, como consecuencia esta elevación del índice inflacionario.
En este aspecto cabe de manera exacta la misma explicación del apartado numero dos, pero quiero recordarles a mis queridos lectores, como reafirmamiento de mi idea del carácter especulador que tiene esta carestía, el caso del arroz blanco, este había desaparecido de nuestros hogares y había sido sustituido por un arroz “saborizado”, con el triple del precio, basto y sobro, que nuestro gobierno pusiera manos en el asunto, asumiera el control de las grandes empacadoras y como por arte de magia y de un día para otro, aprecio de manera abundante el arroz blanco a precio regulado en nuestros anaqueles y recordemos, que en este caso, también los economistas opositores aducían que la razón era la falta de producción agrícola, pero como ya dije, la magia de nuestro gobierno, de un día para otro hizo aparecer el arroz.
Hay que ver que estos economistas sí que son descarados, criticar uno de los puntos de mayor éxito de nuestro gobierno, como es el constante y sostenido aumento del sueldo mínimo, pero bueno, este punto se aclara mejor en los dos análisis posteriores.

Ahora quiero comparar estos mismos cuatro aspectos, que hoy sirven para demostrar nuestro desastre económico, con la época final de la cuarta república, como lo fueron los segundos gobiernos de Pérez y Caldera, a saber:
Para comparar este punto, bastara con recordar, que tanto el amigo Pérez y el maestro Caldera, también mantuvieron un férreo control de cambio y a pesar de sus “tan acertadas políticas”, nuestras reservas ni pasaban de 10 mil millones y el dólar paralelo era una autentica poesía y pensar que ahora, esta gente tan ligada a esos gobiernos, critican y critican el control de cambio y en aquella época, decían que era harto necesario, pero bueno, ellos se miden con una vara y al pueblo lo miden con otra.
Lo de la inflación sí que es un poema y solo traeré a colación unas declaraciones del flamante ministro de economía del último gobierno de Caldera, el Sr. Petkof, que anunciaba con bombos y platillos, como logro de su gestión, haber logrado bajar la inflación a un digito MENSUAL, en uno o dos meses, porque no lo logro más y nunca bajo la inflación anual a niveles, ni siquiera, del doble de los de nuestro gobierno.
Bastara con recordar en este punto los elevados precios de los alimentos y la eterna falta de estos y eso que estemos claros, antes, ni éramos tantos, ni se consumía tanto, porque la carne, el cerdo, así como, muchos otros productos, estaban prácticamente reservados a una elite.
Este punto no tiene desperdicio, en los diez años de esos gobiernos los aumentos de sueldo se cuentan con los dedos de una mano y sobra el dedo parejo y los aumentos no superaron jamás el 10% y ojo, que los cuentan con los dedos de una mano y sobran.

Ya para finalizar comparare estos cuatro aspectos, con la también amada y compara Europa, y veremos unos cuantos detallitos que han dado el título a este artículo, ya sin más preámbulos tenemos:
Esta comparación aquí no cabe, ya que si bien es cierto, que no tienen en Europa un sistema de control cambiario como el nuestro, no es cierto tampoco, que la movilización de capitales este totalmente libre y sin ninguna supervisión y en lo que respecta a su flamante Euro, bastara con revisar su valor en los últimos seis meses para notar como ha tenido un descenso brusco en su cotización y eso que Europa es la cuna de la economía capitalista y el ejemplo a seguir.
Si creen que aquí estamos teniendo inflación llamen a Grecia y averigüen un poquito y lo mismo va, pero en menor medida, en España, Portugal e Italia, lo que pasa es que como ellos son el ejemplo a seguir, a nuestros ilustradísimos economistas no les interesa darnos todos los detalles de su economía.
Es bien cierto que Europa es un gran productor de bienes alimentarios, así que ver carestía en algunos anaqueles es algo más que extraño, pero, algunos economistas serios europeos, ya comienzan a alertar de algunos problemas.
Este es el mejor ejemplo de nuestra deplorable situación y la magnífica situación Europea, mientras en un país como el nuestro, que está en el suelo, en la completa ruina, en la peor de todas las crisis, esto según la óptica de los gurús económicos oposicionista, nosotros aumentamos el sueldo mínimo en un 25%, mientras que en la súper Europa, ejemplo máximo de economía, le rebajan el sueldo a los griegos en un 15%, a los empleados públicos españoles y portugueses en un 5% y ya Francia, Italia e Inglaterra, anuncian recortes similares, mientras que en este país de ruinas, homologamos las pensiones, los griegos dicen que de pensiones nada, los españoles las congelan a partir del año que viene, mientras que nuestro desastroso gobierno crea y crea misiones para ayudar a los más necesitados, el gran ejemplo Europeo que hace, elimina y elimina subsidios, ahí están las noticias solo hay que leerlas.

Ya para concluir mis estimados camaradas, el resumen de todo esto, es que si bien la situación europea se vislumbra con enorme problemas, es más que seguro que saldrán de ellos, claro está, no sin antes empobrecer un poco más a los más necesitados y tenemos que ver esta crisis al igual que la sufrida por el imperio el año anterior, como los claros anuncios de la debacle del capitalismo a nivel mundial, es el anuncio de una muerte anunciada. Ahora bien, lo que está más que claro, es que si bien nuestra situación económica dista mucho de ser un jardín de rosas, no es menos cierto, que no está ni remotamente tan mala como dicen nuestros tan sabios economista y yo estoy casi seguro, que en muchos apartados estamos mejor que en la mayoría de los países del mundo, incluyendo la gloriosa Europa.

Alfredo Domínguez Fernández
pito0726@hotmail.com.



Tu opinión es importante. Escribe un comentario