Gesto poético

Por • 21 May, 2010 • Sección: Tribuna Abierta

te pedimos un gesto poético por los Cinco Héroes cubanos.

En el marco del IV Festival Palabra en el mundo, durante cinco días envía a cinco personas cada día, de entre tus amigos o conocidos, este mensaje acompañado de un poema de tu libre elección. La idea es que al menos en cinco puntos del planeta cinco personas en cada punto, den inicio a esta cadena de solidaridad, y que esta se repita un mínimo de cinco veces. Buscamos conmover a cientos de miles de personas con una causa justa.

Este Gesto poético en solidaridad con los Cinco Héroes cubanos es nuestra manera de participar en el IV Festival Palabra en el mundo ( http://palabraenelmundo.blogspot.com/ ),a realizarse del 20 al 25 de mayo de 2010.

Los Cinco Héroes cubanos

Desde hace más de once años cinco héroes cubanos están presos en cárceles de Estados Unidos, ellos son: Gerardo Hernandez, Ramón Labañino, Antonio Guerrero, Fernando Gonzalez y René Gonzalez. Su único “delito” ha sido combatir el terrorismo y defender el derecho de su pueblo a vivir en paz.

Luego de un proceso cargado de irregularidades, llevado a cabo en Miami, los 5 fueron condenados en diciembre de 2001, a penas exorbitantes, por supuesta conspiración con la intención de espiar a los Estados Unidos, cuando en realidad lo que habían hecho era infiltrarse en los grupos terroristas que desde el estado de Florida perpetraban ataques y atentados contra Cuba.

En las cárceles de Estados Unidos nuestros Cinco hermanos mantienen una postura de dignidad y fortaleza, sin perder la esperanza de que un día se haga justicia y sean liberados.

Tenemos el compromiso de acompañarlos en esta lucha y exigir por todos los medios su inmediata liberación.

Por la vida y justicia,
Un sitio por la libertad de René, Ramón, Antonio, Fernando y Gerardo, nuestros Cinco héroes cubanos prisioneros del imperio por luchar contra el terrorismo.

http://www.porlavidayjusticia.com/

(*) Gabriel Celaya

Paul Eluard

Libertad

En mis cuadernos de escolar
en mi pupitre en los árboles
en la arena y en la nieve
escribo tu nombre.

En las páginas leídas
en las páginas vírgenes
en la piedra la sangre y las cenizas
escribo tu nombre.

En las imágenes doradas
en las armas del soldado
en la corona de los reyes
escribo tu nombre.

En la selva y el desierto
en los nidos en las emboscadas
en el eco de mi infancia
escribo tu nombre.

En las maravillas nocturnas
en el pan blanco cotidiano
en las estaciones enamoradas
escribo tu nombre.

En mis trapos azules
en el estanque de sol enmohecido
en el lago de viviente lunas
escribo tu nombre.

En los campos en el horizonte
en las alas de los pájaros
en el molino de las sombras
escribo tu nombre.

En cada suspiro de la aurora
en el mar en los barcos
en la montaña desafiante
escribo tu nombre.

En la espuma de las nubes
en el sudor de las tempestades
en la lluvia menuda y fatigante
escribo tu nombre.

En las formas resplandecientes
en las campanas de colores
en la verdad física.
escribo tu nombre.

En los senderos despiertos
en los caminos desplegados
en las plazas desbordantes
escribo tu nombre.

En la lámpara que se enciende
en la lámpara que se extingue
en la casa de mis hermanos
escribo tu nombre.

En el fruto en dos cortado
en el espejo de mi cuarto
en la concha vacía de mi lecho
escribo tu nombre.

En mi perro glotón y tierno
en sus orejas levantadas
en su patita coja
escribo tu nombre.

En el quicio de mi puerta
en los objetos familiares
en la llama de fuego bendecida
escribo tu nombre.

En la carne que me es dada
en la frente de mis amigos
en cada mano que se tiende
escribo tu nombre.

En la vitrina de las sorpresas
en los labios displicentes
más allá del silencio
escribo tu nombre.

En mis refugios destruidos
en mis faros sin luz
en el muro de mi tedio
escribo tu nombre.

En la ausencia sin deseo
en la soledad desnuda
en las escalinatas de la muerte
escribo tu nombre.

En la salud reencontrada
en el riesgo desaparecido
en la esperanza sin recuerdo
escribo tu nombre.

Y por el poder de una palabra
vuelvo a vivir
nací para conocerte
para nombrarte

Libertad

Gabriel Impaglione



Tu opinión es importante. Escribe un comentario