Desde la acera de enfrente (Lo justo es lo justo)

Por • 21 May, 2010 • Sección: Tribuna Abierta

Buenas tengan todos; los colisteros (como dicen alguien por ahí), normalmente cuando vengo a esta trinchera, vengo solo a criticar y a descuartizar, sin ningún tipo de sentido a los empleados públicos, sin sentido, pero con razón, diría yo.

Pero el día de hoy; no vengo a descuartizar a nadie ni a nada, vengo con la intención de aportar algo, para que las cosas mejoren en cuanto a la atención que deben brindarles a los ciudadanos que, por necesidad acudimos a los distintos entes gubernamentales.

Ayer; estuve llevando unos documentos, que me pidieron desde el equipo presidencial de Misión @chavezcandanga, al palacio blanco, y aunque tengo tantas cosas que decir, no voy a caer en la tentación de banalizar, este escrito, aunque mi actitud se siente traicionera a mis principios, pero la ocasión lo amerita, y si me tengo que hacer sentir como un vendido y rastrero, pues bien, bienvenido sean las criticas que a bien tengan.

Chismoso y curioso como soy, ayer pude notar una situación que me hiso reflexionar y meditar en las cosas que digo y hago, porque muchas veces mis escritos se basan en una inmensa cantidades de chismes que me llegan por distintas vías, pero ayer me pude dar cuenta, que trabajar al lado del camarada comandante en jefe HUGO RAFAEL CHAVEZ FRIAS. No es fácil.

Ayer pude ver; con estos ojos que se lo han de comer los gusanos; como una supuesta dirigente comunitaria, representante o vocera de un consejo comunal, agredía a un soldado de la Guardia de Honor Presidencial, tan solo, porque supuestamente (según lo que puede escuchar) no le habían asignado un almuerzo, de esos que muy gentilmente son distribuidos en la zona por donde queda espacio de ATENCION AL PUEBLO SOBERANO; lo muy cierto del caso, es que, esta señora mujer (Y ahí está lo peligroso de la ley de la mujer libre de violencia) altanera y agresiva, ataco a los soldados, sin tan siquiera darle la oportunidad de que le explicaran, lo que había sucedido; lo muy cierto de todo esto, es que, ayer aprendí, que no todas las cosas que dicen de los funcionarios públicos, son ciertas y que no puedo estar diciendo cosas de las que no estoy enterado, y aunque muchas de las cosas a la cual me he referido en escritos anteriores, la he expresado por experiencias propias, no es menos cierto, que muchos empleados públicos se pasan de maracas.

Las necesidades del pueblo venezolano, son extremadamente inmensas, y la soluciones no están a la vuelta de la esquina, no se puede o no podemos pretender, que el enorme daño que nos hicieron en cuarenta años, los malos gobiernos de: Acción Democrática y copei, se puedan resolver a un tris de nuestros dedos, y mucho menos, si los que nos adversan, son los mismos, que nos causaron el daño y continúan tratando de seguir haciéndonos daños, para acusar a nuestro comandante en jefe; de los errores cometidos por ellos en el pasado y nuestro pueblo sin saberlo, colaborando con el enemigo, en contra de ellos mismos o de nosotros mismos.

La cosa no es nada fácil; y mucho menos, si llegamos a pensar que los que nos orientan y nos dicen cómo comportarnos, son personas que en un determinado momentos, han sido críticos de las cosas que suceden (me estoy refiriendo específicamente a mi) en las instituciones gubernamentales, pero después de ayer y haber visto la desproporción con la que actuó aquella camarada, no me queda más, que ubicarme al lado de lo que considero es justo, porque, si en algún momento ella tuvo o tenia la razón, su actitud violenta, se la hiso perder.

Hasta la victoria siempre

CHAVEZ, socialismo o muerte

¡Venceremos!

Jesus Chua Espinoza



Tu opinión es importante. Escribe un comentario