Lobo invita a Zelaya a regresar a Honduras pero no le garantiza libertades

Por • 19 May, 2010 • Sección: Noticias Internacionales

Manuel Zelaya ha manifestado que aunque agradece las “buenas intenciones” de Porfirio Lobo para su regreso a Honduras, rechaza la propuesta porque las autoridades procederían a su captura. El actual gobernante hondureño descartó que se le dé inmunidad al ex presidente constitucional y pidió al jefe del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero y a la OEA que envíe una comisión jurista para que revise el caso de Zelaya.

El cuestionado gobernante hondureño, Porfirio Lobo, aseguró este miércoles que el ex presidente Manuel Zelaya, puede regresar a ese país “en el momento que así lo desee”, pero no aclaró si el retorno está acompañado de la garantías que exige la comunidad internacional para darle paso a un intento de recuperación de la institucionalidad en esa nación.

“Es un tema que hemos hablado con la Corte (Suprema de Justicia), ellos entienden que no pueden ir a poner en la cárcel al presidente, porque si hemos tenido dificultades a nivel internacional, imagínense ustedes con el ex presidente puesto en la cárcel, eso no puede ser (Â…) El presidente Zelaya puede regresar a Honduras cuando él quiera”, dijo el gobernante.

Lobo descartó una inmunidad para Zelaya porque la ley hondureña lo impide. Igualmente, recordó que un indulto, sólo se da “una vez que la persona ha sido condenada”.

Según Lobo “estamos dispuestos a mandar al Congreso un decreto para que se reforme” la ley e informó que le ha pedido al jefe del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero y a la Organización de Estados Americanos (OEA) que una comisión de juristas “revise cada uno de los casos” irregulares, en los que supuestamente incurrió Zelaya durante su gestión.

La comunidad internacional pide a Honduras que se le dé a Zelaya plena libertad para regresar a su país, del cual fue secuestrado y expulsado tras un golpe militar en junio de 2009.

Luís Rubí, fiscal general hondureño instalado en el cargo durante el gobierno de facto liderado por Roberto Micheletti, indicó que de regresar Zelaya a la nación centroamericana, el ex mandatario tendría que afrontar varias acusaciones “y los jueces determinar si se trató de delitos políticos o, en todo caso, de delitos comunes”.

Por su parte, Jorge Rivera, presidente de la cuestionada Corte Suprema , que formó parte del derrocamiento de Zelaya, subrayó que “tratándose de delitos políticos no tendrían ninguna consecuencia en virtud del decreto de amnistía que ha sido aprobado” por el Congreso, “sin embargo si se calificaran como delitos comunes habría que afrontarlos”.

Zelaya, quien fue derrocado el 28 de junio de 2009 y reside desde el 27 de enero de este año en República Dominicana, señaló el pasado 6 de mayo que si regresa a Tegucigalpa (capital) las autoridades procederán a capturarlo.

“Agradezco sus buenas intenciones, pero su propio ministro de Seguridad lo desmiente, el fiscal general lo desmiente, los magistrados del poder judicial lo desmienten”, subrayó un mensaje por telefonía celular distribuido por el asesor de Zelaya en Tegucigalpa, Rasel Tomé.

Manuel Zelaya enfrenta acusaciones en los tribunales de Tegucigalpa por una veintena de presuntos delitos, entre ellos abuso de autoridad y traición a la patria.

Zelaya fue derrocado por militares, un día después de convocar una consulta popular no vinculante para abrir una cuarta urna en las elecciones presidenciales que se celebraron en noviembre, la cual buscaba la aprobación para una Asamblea Constituyente.

teleSUR-EFE-AFP/kg-PR



Tu opinión es importante. Escribe un comentario