Calderón confirma el ”secuestro” de Fernández de Cevallos

Por • 17 May, 2010 • Sección: Noticias Internacionales, Sucesos

El objetivo de las autoridades desde el hecho se ha centrado más en mantener el estatus de “desaparecido” para salir al paso a las especulaciones sobre la presunta muerte del político. Especialistas en seguridad mexicana estiman que la situación de violencia que se ha recrudecido en México y ”es muy delicada” Hasta el momento la Procuraduría General de la República carece de pruebas y datos para esclarecer la desaparición del ex candidato presidencial mexicano.

El presidente de México, Felipe Calderón, confirmó este lunes que el ex candidato presidencial Diego Fernández de Cevallos fue “secuestrado” y reconoció que no hay avances en las investigaciones para dar con el paradero del dirigente del PAN (Partido Acción Nacional), ante la ausencia de datos concretos.

Durante su visita a España, a propósito de la VI Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea, América Latina y el Caribe (UE/ALC), el jefe del Ejecutivo dijo que “este secuestro” tendrá éxito y su país evitará estos elementos que son “verdaderamente destructivos” para la sociedad y las instituciones.

Entre tanto, el vocero de la Procuraduría General de la República (PGR), Ricardo Nájera, reveló que los restos de la sangre hallada en el interior de la camioneta donde viajaba Fernández de Cevallos y que fue encontrada en su finca de Querétaro (centro), coincide con el tipo A positivo del ex senador.

Los residuos sanguíneos fueron encontrados en unas tijeras a bordo de la camioneta Hummer color blanco, propiedad del ex político también conocido como “Jefe Diego”.

No obstante, Nájera precisó que aunque sean del mismo tipo, no determina que sea del propio Cevallos, en vista de la necesidad de realizar más pruebas de ADN a lo largo de esta semana para confirmarlo.

“La hipótesis con la que por ahora se está trabajando de manera conjunta entre autoridades federales y estatales es la que tiene que ver con la desaparición forzada de persona. Todavía no ha habido algún otro indicio para cambiar a otra hipótesis, como pudiera ser un secuestro u homicidio, o la de algún otro delito”, destacó Nájera en entrevista a varios medios.

En la víspera, el mandatario mexicano indicó que “si pudiera” transmitir un mensaje al Diego Fernández de Cevallos, sería que sus hijos “están orando por su padre, pero también siguiendo su ejemplo de valor, entereza y gallardía, y están firmes en la esperanza de recuperar a su padre”.

Calderón añadió que la Procuraduría General de la República, la Policía Federal y la Procuraduría General de Justicia de Querétaro (centro del país) trabajan de manera coordinada en el caso y en la localización de Cevallos, al tiempo que aseguró que recibe informes “minuto a minuto” de los secretarios de Seguridad Pública y de Gobernación.

El objetivo de las autoridades desde el hecho se ha centrado más en mantener el estatus de “desaparecido” para salir al paso a las especulaciones sobre la presunta muerte del político, que dar informaciones precisas para descartar la hipótesis.

La noche del pasado viernes, Fernández de Cevallos, de 69 años de edad, desapareció en las adyacencias de uno de sus ranchos, en el municipio de Pedro Escobedo, Querétaro.

El vehículo en el que se desplazaba fue hallado abandonado, con restos de sangre y unas gafas rotas sobre uno de los asientos. El área está siendo explorada por helicópteros y perros adiestrados de la Policía Federal.

Unas doce personas han emitido declaración en las oficinas de la Procuraduría General de Justicia de Querétaro (PGJQ), sobre la desaparición del ex senador panista, entre familiares y trabajadores de sus propiedades.

El director del Centro de Estudios en Seguridad Pública de México, Adolfo Miranda, señaló en entrevista exclusiva para teleSUR que pueden ser tres los motivos de la desaparición de Cevallos.

“Uno, puede ser por motivos personales o económicos; dos, por un asunto vinculado al narcotráfico y tres, por un asunto vinculado a la guerrilla”, sostuvo Miranda.

Agregó que en virtud de la creciente ola de violencia que se ha desatado en su país, “hay zonas de México que el Departamento de Estado de Estados Unidos (EE.UU.) sugiere que no sean visitados en vista de las circunstancias tan delicadas”.

Informó además que la tasa de mortalidad por estos hechos violentos ha aumentado en un 15 por ciento, “con un asesinato cada hora” y que las políticas de seguridad implementadas por el Gobierno hasta la fecha, “han demostrado poca efectividad y a nivel internacional han quedado aisladas”.

teleSUR – El Universal.mx – La Jornada.com / dg – PR



Tu opinión es importante. Escribe un comentario