El “Hiperantiparabolismo” laboral (A María Cristina Iglesia)

Por • 16 May, 2010 • Sección: Tribuna Abierta

Hoy nuevamente estuve tentado, de hacer unas citas de algunos que pensaron primero que yo, sobre la cuestiones del trabajo, pero después de analizar algunas y entender la irresponsabilidad de sus autores, preferí cometer los errores con mis palabras y mis escritos, que lanzarme al pajeo con palabras y frases de otros; y digo esto porque; después de leer una de Frank Delano Roosevelt, quede de una pieza, este inconsciente dijo o llego a decir, según algunos esto:

“Siempre que te pregunten si puedes hacer un trabajo, contesta que sí y ponte enseguida a aprender cómo se hace”

En realidad, no sabría como definir a este señor, pero, no sé porque, de pronto me acorde de la famosa y mas que renombrada “carta o mensaje a García”, pero mucho más allá, me llegue a acordar, del famosísimo libro del “Hombre (malandro) que calculaba”; pero este cuento; les juro que se lo cuento en la próxima ocasión, porque lo que me trajo a mi trinchera, fue una arrech…molestia, mucho mayor, que la de Frank Delano Roosevelt. Les cuento.

Por tener amistades con problemas me entero de muchas cosas, y posiblemente, como ellos saben que, soy pajuo, chismoso y bocón, muchas veces, dicen las cosas delante de mí, para que las oiga y haga algo, pero sin comprometerme directamente; porque como los coños, saben que no me quedo callado antes las ineficiencias que les causan molestias a nuestro pueblo, entonces me lanzan esa estrategia, aunque yo, ya me la conozca.

Les cuento; para el día de ayer 13 de mayo de 2010, ( aunque el problema viene desde hace mucho RATO, pero ayer fue la gota que derramo el vaso) a un compañero de estudio, le tocaba cita, en las oficinas del ministerio del trabajo, que están ubicadas el bulevar el panteón, frete a la Plaza de las Mercedes donde está la estatua de Agustín Aveledo en la esquina de TIENDA HONDA; para solventar un inconveniente laboral, mi amigo fue a la cita; pero mucho antes de que el llegara a las 5:30 am; ya había personas esperando, haciendo su religiosa cola, al frente de dichas oficinas laborales.

Pues bien; mi querida camarada María Cristina Iglesias; pienso que aquí se cumplió lo que dice Frank Delano Roosevelt; porque figúrese lo que sucedió camarada, hermana y compatriota, si aun no se ha ido al PPT.

Resulta que; (Claro esta a nadie le dicen que se vayan a las 4:00 am), en esas oficinas laborales, comienzan a atender (a “los pacientes”), a las personas citadas, a partir de las 8:00 am (supuestamente, porque mientras se desayunan y pintarrajean las bembas se dan las 9:00), pero figúrese camarada, hace mas de 20 años, yo estuve en esas oficinas tratando de resolver un lio con el BCV, y el funcionamiento sigue siendo el mismo, gente que llega muy temprano y empleados públicos, que hacen lo que le da la gana; pero lo más triste de eso camarada Cristina, 22 años después, me entero, que las cosas siguen igualitas, es decir, cambiamos de gobierno de sistema político de democracia representativa, por una socialismo del siglo XXI o Revolución Bolivariana y el gran desmadre, del trato para con nuestro pueblo es peor. Pregunto camarada Cristina

¿Sera que esas oficinas están llenas de PEPETISTAS y están saboteando?

El día de ayer llovió, desde muy temprano, comenzó a llover, hermana Cristina, y en esos espacios por la cercanía del GUARAIRAREPANO, pega un pacheco (Frio) de lo lindo, y esos camaradas que están desde muy temprano haciendo cola, frente a las oficinas laborales, se mojaron, es decir, aguantaron su chaparrón de agua, sin tan siquiera decir, esta boca es mía, porque, está bien, estamos claro, a ellos nadie los manda a irse tan temprano a esas oficinas; pero, una cosa es eso, y una muy distinta, camarada Iglesia, es que, habiendo tanta forma de informarle a esos camaradas (que posiblemente hasta con hambre van para esas oficinas a tratar de resolver un problema económico laboral) que no podrán ser atendidos para ese día por X, por Y o por Z, los dejen pasando trabajo (porque lo otro es empleo) ahí, y que ni tan siquiera, por humanismo, la seguridad les abras las puertas de esas benditas oficinas o edificio, para que se guarecieran del vendaval de lluvia que le estaba cayendo en cima; y que luego le salga un aventajado en estupidez, a poner o colocar un cartelón, que diga:

“Hoy no podemos atenderlos por falta de sistema”

¡El grandísimo corazón del co…!

¿Usted se imagina la arrech…molestia que da eso?

Yo; no se usted camarada María Cristina Iglesia, pero de yo ser usted, declarara emergencia laboral en las labores de las oficinas laborales y los pusiera a pasar trabajo, a los que no cumplen con sus labores ¿Me explique? Porque; es que ahí se está cumpliendo, la frase irresponsable de Frank Delano Roosevelt, y de ahí que la incompetencia sea cuestión de improvisación, porque al parecer, hay muchas personas con talento, pero con mucha falta de probidad, y una cosa sin la otra, es algo así como un ignorante funcional. Y que ningún sindicalista pajuo me venga con vaina.

Ayer no paso nada; pero ¿Qué pasara mañana mi pana María?

“…Por eso y muchas cosas más…”

CHAVEZ, es el camino

CHAVEZ, es la razón

Sin CHAVEZ, no habrá ¡Patria! ni Revolución

Jesus Chua Espinoza



Tu opinión es importante. Escribe un comentario