Casa de la diversidad

Por • 16 May, 2010 • Sección: Tribuna Abierta

La Mucuy

Aun descansa en La Mucuy Merideña la gran casa de los hermanos Paredes. Las historias empiezan desde sus abultadas paredes de tapia, pintadas de los blancos más puros, abajo, rodapiés azules, mas los techos de inolvidables tejas compartidas con moho.

En el centro, el gran patio, sólido como su piso de acomodadas piedras con eternas figuras, junto al olor de veteranas bestias botando su cansancio por agujeros sostenidos por grandes y esculpidos dientes.

Esta morada le pertenecía al señor Filomeno, tuvo varios hijos y murió hace más de medio siglo. El hogar quedo habitado por sus cuatro críos, todos solteros, dos varones y dos hembras, Don Filomenito, llegó hasta ser muy ancianito junto a su hermano Efraín. Las mujeres llevaron el nombre de Olivia y la mayor, Cristina, vivieron juntos en esa gran casona de recuerdos inolvidables.

A los hermanos se les divisaba en el corredor, sentados uno al lado del otro, oliendo las fragancias de inolvidables jardines de rosas, viendo caer neblina, tomamdo guarapo de caña y comiendo arepitas de trigo.

El primero en partir de este mundo fue Don Filomenito, luego levantó velas, Efraín, y como si todo fuese un encanto en la unión de estos cuatro hermanos se fueron en silencio, Cristina y a los pocos meses la última de las que aun vivía, fue bella como su dulce nombre, Olivia, alzo el vuelo para siempre, dejando este mundo impregnado de sus recuerdos.

Fueron familia del gran General Paredes, héroe de la independencia, el militar más victorioso de los campos de batalla.

Luego quedo encargado del domicilio un jefe de nombre José Luis Paredes, hasta que un día fueron visitados por unos señores de un ministerio, quienes bajo el programa Casas de la Diversidad, decidían fundarla en estos parajes de la nostalgia.

Todos participaron en largas y extensas reuniones en la biblioteca Los Grandes Espacios, quizás esto fue lo que conjuró el término del feliz acuerdo de fundar La Casa de la Diversidad.

Los Paredes accedieron en crear en el 2007 el gran sitio de encuentro. Hoy, todas las más grandes y majestuosas expresiones culturales del Estado se relacionan y presentan en sendos eventos, actividades, exposiciones y muestras. Todas las formas del gran espectáculo artístico tienen donde ser vistas.

El hogar del General Paredes y sus cuatro hijos vive nuevamente, recibe a quienes vienen desde los Pueblos del Sur, Palmarito llega con su sagrado negro San Benito. Bajo sonidos y voces de la orquesta juvenil, degustan comidas locales y todos bailan con locura la sonada música de conjuntos musicales.

Miguel Jaimes
venezuela01@gmail.com
@migueljaimes2
17 de mayo de 2010



Tu opinión es importante. Escribe un comentario