Ni mockus, ni gargajus. Santus fraudis si –al stilus Bush-

Por • 15 May, 2010 • Sección: Tribuna Abierta

¿Quién va a creer que el poder en Colombia cambiará de riendas así tan fácil? Habría que ser bien ingenuo, para dar por un hecho que de manera formal y limpia, la oligarquía colombiana cederá sus dominios de la noche a la mañana, por el solo ejercicio del voto popular. Ni con la memorara anulada y en estado de catarsis se daría semejante milagro. La historia de Colombia es un espejo en el cual deben mirarse todos los que piensan que quienes han asesinado permanentemente, las esperanzas, los anhelos, las ilusiones, la libertad, los proyectos y millones de seres humanos. No van a convertirse a las leyes que ellos mismos destruyeron para sustentar su fortaleza opresora, leyes que fueron convertidas en herramientas de dominación de clases y en sustento de una dictadura inacabable en el tiempo contra un pueblo entero.

En Colombia la única esperanza de supervivencia para los pobres y humildes, es el camino de las armas. Vuelvan al espejo que les mencioné arriba y busquen el reflejo del M19. Síganle la huella a todos los pendejos engañados que creyeron en las promesas de la oligarquía colombiana verán que sus trazos les conducen a una tumba secreta o publica, sin mas epitafio que la inocencia de creer en lo que no merece confianza.

¿Si todos sabemos, conocemos y contemplamos la violación constante de los derechos humanos mas fundamentales en Colombia? y sin embargo el mundo voltea la mirada hacia Irán, Corea del Norte, Cuba o cualquier nación africana que posea petróleo o riquezas de interés de Estados Unidos no. Pero hacia Colombia, México, Haití? En Colombia se masacra a los campesinos; nadie comenta, en Colombia se entrega el territorio a los sionistas asesinos yanquis; nadie comenta, en Colombia existen dos ejércitos oficiales que defienden a la oligarquía, y por igual persiguen y matan al pueblo; nadie comenta, en Colombia se incrementa el volumen de drogas producidas; nadie comenta, en Colombia, se desplaza por las armas al pueblo de sus tierras; nadie comenta. Pero Colombia se vende al mundo como la democracia ejemplarizante; todos comentan, en Colombia se intenta prostituir a las mujeres y niños, todos comentan que es bueno para el turismo. En Colombia se invierten los valores de la vida, el honor y la decencia; nadie comenta. Pero afortunadamente el pueblo colombiano tiene suficiente reserva moral ara sobrevivir, los pueblos del mundo nos alegramos.

El teatro electoral en Colombia, no producirá nada diferente a la tramoya que permanece inalterable por siglos, por la vía del voto. Quizás un desconocimiento de la voluntad electoral, en las circunstancias actuales; produzca esa reacción necesaria para que de una vez por todas se incendie la estructura podrida que mantiene en el poder a una clase de sabandijas que no han escatimado, ni escatimaran, en producir los baños de sangre necesarios para seguir usurpando el poder en esa nación. En todo caso la ultima palabra, la tiene el pueblo colombiano. Pero algo es seguro, los pueblos del mundo seremos soporte de los colombianos cuando decidan dar el paso.

UNA NOTA AL MARGEN. Es necesario apretar las cuerdas a la dictadura Hondureña. El glorioso pueblo, está haciendo lo suyo, nos toca a los demás pueblos del mundo y a los gobiernos decentes, acabar con la pesadilla hondureña ¡A desalambrar!

Javier Monagas Maita javierdelvallemonagas@gmail.com



Tu opinión es importante. Escribe un comentario