Evalúan la liberación de presos en Brasil

Por • 14 May, 2010 • Sección: Noticias Internacionales

El plan es sacar de las cárceles a algunos reos y mantenerlos vigilados con pulseras electrónicas.

El principio de presunción de inocencia -la idea por la cual nadie es culpable hasta que se demuestre- es la base de la mayoría de los sistemas jurídicos modernos.

Pero en Brasil, el 46% de las personas que se encuentran actualmente en prisión esperan un juicio y, por lo tanto, son técnicamente inocentes.

Ahora, un polémico plan está siendo evaluado por el Ministerio de Justicia brasileño para sacar de las cárceles a algunos de estos reos y mantenerlos bajo arresto domiciliario, utilizando pulseras electrónicas para vigilarlos.

Estos dispositivos envían una señal de alarma a las autoridades si la persona que la usa se aleja de una zona específica.

“Con frecuencia, los tribunales dan un veredicto de no culpabilidad luego de que el acusado ya pasó muchos meses en la cárcel. Esto puede ser extremadamente injusto y sólo empeora la situación de nuestras prisiones que, ya en este momento, están funcionando por encima de su capacidad”, dijo el director de servicios penitenciarios del Ministerio de Justicia, Airton Michels.

La idea, que aún está en su primera etapa, ha sido bien recibida en principio, pero con algunas preocupaciones sobre si funcionará correctamente en la práctica.

Del Estado a la familia
El presidente de la Asociación Brasileña de Abogados (OAB, por sus siglas en portugués), Ophir Cavalcante, teme que este esquema “transfiera del Estado a las familias” la responsabilidad de vigilar a los presos.

“La idea es potencialmente buena, pero tiene que estar incluida en un marco de reformas de las políticas penitenciarias en Brasil o simplemente no funcionará. Por ejemplo, si no podemos encontrarles trabajo a los reclusos liberados, podríamos crear aún más problemas”, dijo Cavalcante.

En cualquier caso, tomorá un tiempo que el proyecto sea presentado. Por ahora es sólo un plan preliminar en la burocracia del Ministerio de Justicia.

“Esto todavía debe ser concluido y enviado al Congreso. Yo no veo que pueda suceder antes del próximo año”, afirmó por su parte Michels.

Cárceles superpobladas
Brasil tiene actualmente unos 470.000 reclusos. Más de 200.000 están en prisión preventiva. Cifras preliminares sugieren que más de 80.000 podrían irse a sus casas con el esquema de pulseras electrónicas.

“Por supuesto, sólo se les permitiría la salida a los presos que no representan un riesgo para la sociedad. Y sus movimientos estarían limitados a sus casas y, para los que obtengan un empleo, a su lugar de trabajo”, explicó Michels.

El funcionario dijo además que el proyecto no sólo podría reducir el número de reos en las cárceles, sino que además volvería más económicas a las penitenciarías. “Tener a una persona ‘etiquetada’ cuesta unos US$270 al mes, tres veces más barato que mantenerla en prisión. Usando esta tecnología, un solo policía podría vigilar hasta 1.000 presos”.

El director de la organización no gubernamental en defensa de los derechos humanos Conectas, Oscar Vilhena, cree que los tribunales están enviando a demasiadas personas a las cárceles mientras esperan su juicio.

“Por supuesto que la prisión preventiva es algo que debe existir, pero creo que los jueces están usando esta medida con demasiada libertad. Así, tienes a muchas personas que pasan innecesariamente por la experiencia de la prisión y eso no es bueno para la sociedad”, concluyó Vilhena.

Paulo Cabral
BBC, Sao Paulo



Tu opinión es importante. Escribe un comentario