Chilenos afectados por terremoto protestan por falta de ayuda

Por • 14 May, 2010 • Sección: Nota del día, Noticias Internacionales

Unas 120 personas damnificadas por el terremoto que azotó Chile el pasado 27 de febrero y que habitan una comuna en la provincia de Concepción, se encuentran en protesta desde el miércoles para solicitar al Gobierno acciones que mejoren sus precarias condiciones de vida. Ante la situación desesperada en que se encuentran, algunos de los manifestantes quemaron parte de una vivienda provisional en construcción para alertar al Gobierno.

En la provincia chilena de Concepción (centro sur), los damnificados del terremoto que azotó a esa nación el pasado 27 de febrero, claman desde este miércoles por ayuda más efectiva del Gobierno ante las precarias condiciones de vida en las que se encuentran después de la tragedia.

Los manifestantes, que residen en la comuna de Penco, ubicada en la población de Baquedano, piden al Estado acelerar la ayuda para los afectados por el sismo y mejorar las viviendas temporales que habitan actualmente, de pésima calidad.

Miles de personas de la provincia de Concepción que perdieron sus casas, luego del sismo de magnitud 8,8 en la escala de Ritcher de febrero último, fueron reubicadas en viviendas de emergencia y carpas mientras el Gobierno ideaba soluciones permanentes.

Según los residentes de las viviendas provisionales, éstas carecen de baños, agua y electricidad. Denuncian también hacinamiento.

Ante la desesperante situación en la que se encuentran estas familias chilenas, un grupo de 120 personas que habitan el campamento de Esperanza en Penco, decidieron manifestar de forma violenta, lo que provocó la quema de paneles de viviendas en proceso de construcción.

”Hoy ya quemamos una mediagua en la casa, quemamos una para protestar para que venga la gente, para que vengan ustedes porque hasta los momentos nada, o sea, lo han llenado con pura ayuda y ni eso tampoco porque llega para una gente y no para todos”, expresó un manifestante.

Esta manifestación fue encabezada por la dirigente Francisca San Martín quien fue la responsable de la quema de los paneles y amenazó con inmolarse si no se agilizaba la ayuda.

La mayoría de estas viviendas de emergencia son cubículos de madera de 18 metros cuadrados que, en algunos casos, poseen una puerta y ventanas hechas irregularmente, de forma tal que permiten la entrada de viento y humedad.

Debido a lo frágil de las edificaciones, un aguacero caído la semana anterior en la zona inundó algunas de estas viviendas y ocasionó que las personas que se encontraban dentro perdieran algunos de sus bienes.

El alcalde de Penco, Guillermo Cáceres consideró lamentable que se quemara parte de una vivienda que pudo albergar a alguna persona que todavía no tuviera un sitio donde refugiarse.

“Es injusto, además, se quema una mediagua cuando a unos pocos metros hay gente que aun está viviendo en carpas”, dijo

Por otro lado, un grupo de habitantes de un poblado de Rancagua (sur) advirtieron que también se sumarían a la manifestación si no se mejoraba la situación.

Finalmente, la protesta de Penco se calmó luego de que arribaran al lugar efectivos de la Tercera Comisaría de Carabineros quienes lograron apagar el incendio.

En el lugar también se hicieron presentes autoridades locales como Gobernador de la Provincia de Concepción Carlos González, el alcalde de la comuna Guillermo Cáceres y representantes de la Oficina Nacional de Emergencias del Ministerio del Interior (Onemi), quienes acordaron una reunión con los líderes de la comuna para este jueves.

Algunos residentes de la zona, declararon a los medios de comunicación que en Penco todavía hay unas 50 familias que no poseen sus viviendas temporales, que debieron ser entregadas hace dos meses.

El director social del Hogar de Cristo, Benito Baranda, sostuvo que la mayor preocupación que existe con estas familias sin alojamiento es dónde podrán protegerse del invierno.

“Lo más grave va a ser la convivencia en el invierno. Puede llevar a una alta explosión social si no se hace una muy buena intervención social” manifestó.

La nación chilena sufrió un terremoto de magnitud 8,8 en el la escala de Ritcher y, posteriormente un maremoto, fenómenos naturales que afectaron sobre todo la zona centro sur del país, donde se ubica la región de Biobío y el Maule.

Los dos desastres naturales dejaron un saldo de 486 muertos, 79 desaparecidos y millones de damnificados.

La reconstrucción del país costará al Estado unos 30 mil millones de dólares.

teleSUR – Aol – Mdz /jl – MM



Tu opinión es importante. Escribe un comentario