A cuatro meses del terremoto Haití aún espera ayuda internacional

Por • 14 May, 2010 • Sección: Noticias Internacionales

Cuatro meses han pasado desde el terremoto que dejó más de 200 mil muertos y un millón de damnificados en Haití y todavía se encuentran a la espera de la ayuda internacional. Pese a la colaboración de los países del continente y buena parte del mundo, el país caribeño todavía necesita de alimentos, agua, y viviendas.

Después de cuatro meses desde el 12 de enero, cuando Haití sufrió un devastador terremoto de magnitud 7,3 que dejó unos 222 mil fallecidos y más de un millón de damnificados, la ayuda monetaria ofrecida por la comunidad internacional parece estar muy lejos.

Pese a que desde la Organización de Naciones Unidas (ONU) se acordó crear un fondo de ayuda para la reconstrucción del país caribeño, muchos Gobiernos todavía debaten, desde sus cámaras, cómo y cuándo se entregará la ayuda.

La comunidad internacional acordó el pasado 30 de marzo, donar 10 mil millones de dólares, durante tres meses para reconstruir a Haití, tras el demoledor sismo. El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, informó que la cantidad “superó todas las expectativas”.

La cifra se acordó en la conferencia de donantes para Haití, celebrada en la sede de Naciones Unidas, en Nueva York.

“Esto es solidaridad internacional en acción”, manifestó Ban, durante una multitudinaria rueda de prensa al término de la conferencia.

La ONU informó que varias naciones se prestaron para apoyar a Haití, entre ellas México, que se comprometió a ayudar con ocho millones de dólares, Colombia con cuatro, Argentina con 17, Brasil con 163 y España con 466 millones.

Por su parte, Venezuela, anunció que su ayuda será de dos mil 420 millones de dólares. Esta cifra incluye, además de la exoneración de la deuda que Haití tenía con el país suramericano, la venta de combustibles incluida en el acuerdo de Petrocaribe.

“Ahora necesitamos cumplir” advirtió Ban, quien informó que en sólo dos años el mundo se ha comprometido a donar cinco mil 300 millones de dólares.

Tras esta declaración del Secretario General de la ONU, el pasado marzo, a penas este martes, Brasil desembolsó la primera parte de su promesa, unos 55 millones de dólares.

Mientras tanto, los haitianos carecen de alimentos, viviendas, trabajo, entre otras necesidades primordiales.

Pese a la ayuda que han brindado los países que integran la Alianza Bolivariana para los pueblos de Nuestra América (ALBA), la falta de alimentos, es sólo un mínimo reflejo de la pobreza y del abandono que vive el pueblo haitiano. A esto se le suma el problema de un techo donde reposar y resguardarse del clima.

El devastador terremoto dejó sin hogar a más de un millón 300 mil personas, de las nueve millones que habitan Haití. Actualmente, una enorme cantidad de personas viven en tiendas de campaña provistas por la colaboración internacional.

En la localidad de Leoganne la situación parece ser un poco más alentadora. En esta ciudad, vecina de la capital, Puerto Príncipe, se construyeron unas 400 edificaciones luego del terremoto, una cifra bastante baja si se toma en cuenta el total de damnificados.

Una nueva misión para Haití

Sin haber superado el terremoto del pasado mes de enero, Haití tiene otra misión, además de sobrevivir en la penuria, enfrentarse a la temporada de lluvias y ciclones que amenazan a la región a mediados de año.

Los más de 1,3 millones de damnificados, ubicados en albergues, deben ser trasladados antes de que lleguen, oficialmente, las precipitaciones .

Pese a que la Misión de Naciones Unidas para la Estabilización en Haití (Minustah) inició el pasado mes de abril el proceso de evacuación de 9 mil personas que viven en campamentos de alto riesgo, el proceso de reconstrucción de viviendas es lento.

Las lluvias ya empiezan a caer en la isla La Española, que conforman Haití y República Dominicana, y advierten a ambos países lo que se avecina.

Por su parte, el jefe de la Minustah, el guatemalteco Edmond Mulet, hizo un llamado a la comunidad internacional para que agilicen la ayuda humanitaria a la empobrecida región caribeña, asimismo, alertó para que estén preparados a las emergencias que se puedan presentar con las lluvias.

“Ya la estación de lluvias llegó, después vienen los huracanes, entonces creo que vamos a tener que estar presentes para ayudar a la población de Puerto Príncipe y otras ciudades afectadas por el terremoto en los próximos meses”, aseguró Mulet.

Además de las amenazas climáticas, también se encuentran los riesgos a los que están sometidos los refugiados, como abuso sexual y tráfico de niños.

La temporada de lluvia llegó con una tormenta política: la prolongación por 18 meses de la ley de urgencia que emitió el Gobierno haitiano tras la catástrofe.

Por otro lado, el pasado lunes, una protesta se congregó frente a los escombros de lo que fue el Palacio Nacional para exigir la renuncia del presidente René Preval. Tras la intervención de las fuerzas de seguridad anti disturbio en las calles de Puerto Príncipe, esta manifestación termino en violencia.

Entretanto, el presidente de República Dominicana, Leonel Fernández, convocó para este viernes una reunión preparatoria para la Cumbre Mundial que se celebrará el próximo mes de junio para impulsar la reconstrucción de Haití.

Fernández ha considerado que en esta cita, prevista para celebrarse en la turística localidad dominicana de Punta Cana (este), se debe lograr un compromiso de la comunidad internacional en iniciativas concretas y específicas.

teleSUR-Esmas-Xonline-Prensa Latina-El país-Hoy/yi – MM



Tu opinión es importante. Escribe un comentario