Marciano y Los Terrícolas les dan julepe con butría a los lunáticos, pero hay paso de luna llena y es jodido

Por • 12 May, 2010 • Sección: Tribuna Abierta

Y, a propósito de lunáticos, es extraño que el RePtor Vicente Díaz no haya salido a hablar pendejadas contra Chávez, desde hace muchos meses; es su inveterada costumbre, cada vez que hay una elección importante, el referido sujeto sale a la palestra a hablar necedades pero, esta vez parece que no lo ha hecho, pueda que haya cogido mínimo, lo que es bueno para el Consejo Nacional Electoral.

Cuando hay paso de Luna de creciente a Llena, los trastornos de un lunático se hacen presentes con mayor fuerza y Mayo es un mes de Luna Llena, por lo que Marciano y Los Terrícolas-José Vicente, Mandinga, Mario y Walter- tienen que darle julepe con butría a esos carajos.

Cada Terrícola tiene su estilo particular de decir las vainas, así, José Vicente y Walter se parecen un poco, son muy blandengues pero dicen las vainas; en cambio, Mandinga y Mario no se van por las ramas, van al grano con áspera crudeza pero, a mi modo de ver, los cuatro conforman una avanzada comunicacional de primera línea, en conjunto, porque dicen verdades; son cuatro maneras de decir la misma verdad, lo que es extraordinario para informar al pueblo.

Del tal Marciano “Sólo se que no sé nada”-bueno, de él se dice que es solo, escribidor-pero ¿quién quita que el tal Marciano sea el mismo cabecemango pero sin antenas en la cabezota? Obvio, sí proviene de otro planeta y sale a la calle tal como es, los muchachos traviesos pueden caerle a pedradas, supongo que sea por lo que se disfraza tan bueno (de cabecemango). Pero, lo cierto es que les da chicharrón a tantos lunáticos.

La gran batalla, de inmediato, es comunicacional. Y, no se trata de difundir verdades ilustradas sino, verdades que hagan pensar, es lo que conviene.

Si una información se difunde deformada o muy cifrada, se cambia la relación respecto a los objetivos previstos porque la gente tiene que dar un largo rodeo para comprender o toma el camino equivocado; ya sabemos que cuando tomamos un camino equivocado es imposible llegar al objetivo; por otra parte, el tictac inexorable no nos permite el lujo de “tener tiempo para perder el tiempo”, hay que aprender rápido, sobre la marcha.

La obsesión de los Lunáticos es confundir al pueblo (para tumbar a Chávez); Los Terricolas y etc, en contrario, deben llevarle verdades. Es que la confusión bloquea la mente mientras que la verdad esclarecida la desbloquea, así que el mensaje de la guerrilla comunicacional debe ser tal que genere respuestas firmes de parte del pueblo.

Y, ojo con los púlpitos. La Conferencia Episcopal es un antro de Lunáticos irreversibles, irrecuperables; igualmente los relam “b” ñe+ de la Mesa.

Nuestro mensaje comunicacional no debe ser el mismo para los citados sinvergüenzas que para el resto de atarantados que sean recuperables, a los primeros hay que mandárselos a la “Malandra Elizabeth” pero a los pendejos, engañados inútilmente, hay que diseñarles estrategias atractivas de curación.

La oposición está enferma, la élite es incurable pero el resto es recuperable-insisto-y, a ello me remito. Así que como tal debe ser tratada.

La RePtora de la UCV, una tal Cecilia, tanto como su par-el RePtor Vicente Díaz, del CNE-son la excepción de los Lunáticos porque ambos no se alborotan tanto en Luna Llena, como es usual, sino en Creciente y en Menguante, respectivamente. Son agazapados.

¡Misterio de las ciencias (ocultas)!-(Lupa Dixi).

oceanoatlanticoguillermo@gmail.com



Tu opinión es importante. Escribe un comentario