Sonetos por La Tierra

Por • 10 May, 2010 • Sección: Tribuna Abierta

I.

TIERRA.

Máxima forma del génesis creador,

Asiento de seres, cuna de hombres, tumba de almas,

La tierra misma vista en todas sus gamas,

Es fuente de vida y cuna de todo el verdor.

Asiento por igual de grandes ciudades y pueblos ínfimos,

Grandes urbes, pequeñas aldeas, estrechos conucos, grandes hatos,

Sustento inagotable de suspiros, añoranzas y sueños vastos,

Por igual de conquistas, por igual de libertades, por igual de anhelos muy íntimos.

Hoy a tu grito lastimero, a tu estertor agónico,

Oídos sordos ponemos,

Nada importa, solo el “PROGRESO ETERNO”.

La humanidad toda sin la menor demora y con gran ahínco,

Cava su tumba, última morada a donde todos vamos,

Con nuestros huesos, nuestras almas y nuestro “PROGRESO ETERNO”.

II.

AGUA.

A ti fuente de vida, cuna prístina de todo ser.

A ti mil aedas de gran poder, sus musas

Te han dedicado y por ti han emprendido grandes causas,

Por mantener toda la pureza de tu hondo ser.

Yo desde aquí, mi pequeño trono

Un canto lastimero y profundo por ti evoco.

Ruego a la humanidad toda que se detenga un poco,

Ya basta de esa locura llamada el “PROGRESO ETERNO”.

Todos somos iguales, somos agua, somos vida,

Y entonces pregunto yo, ¿es que acaso

Somos Idiotas?.

Porque al contaminar el agua, elixir de vida,

¿No nos estamos contaminando todos?. Forjamos con gran tesón nuestro ocaso,

Somos para con el agua, cuales hijos e hijas ingratas.

III.

AIRE.

Si el dolor que a mi alma embarga

El duro sentimiento destructivo, que sobre

La tierra y el agua pesan, que podre decir del pobre

Aire, al cual tratamos de una manera ruin y baja.

Sin aire no hay vida, sin aire morimos todos,

El “PROGRESO ETERNO”, ni se come, ni se bebe

Y mucho menos se respira, así, que en vez de tratar al aire cual bebe,

Cual esperanza de vida, simplemente lo contaminamos de mil modos.

Comemos mal, bebemos peor y ya casi ni respiramos,

Pero que importa todo eso, con tal de mantener

Siempre en marcha, el fulano “PROGRESO ETERNO”.

En vez de expresar cuanto los necesitamos,

Simplemente los pisoteamos; solo de sus entrañas queremos tener

Todo lo que hace falta para mantener nuestro sueño, “PROGRESO ETERNO”.

IV.

FUEGO.

Sinónimo de destrucción y máxima devastación,

Gracias a ti, la vida siempre encontró su ciclo de evolución,

Siempre en eterno cambio, en inagotable renovación,

Fuiste siempre la chispa inconmensurable de la eterna creación.

Hoy sin embargo, nosotros la raza superior,

Nosotros los de la misma imagen de dios,

Hemos tomado tu alma, tu poder, convirtiéndola en la fuerza avasallante del adiós,

Convirtiéndola en el arma de destrucción, de esta nuestra raza superior.

Hoy el fuego no abrasa para renovar la tierra y la vida,

Nuestra raza superior ha convertido al fuego,

En el supremo instrumento para el sueño del “PROGRESO ETERNO”.

Está en nuestras manos el devolver al fuego a su estado inicial, a su justa medida,

Debemos volver a la raíz misma de nuestro ser, este es mi mayor ruego,

Debemos sacarnos del alma esa locura llamada “PROGRESO ETERNO”.

V.

NOSOTROS.

Para la milenaria cultura griega, existían cuatro elementos,

Cuatro elementos primigenios, máxima demostración de la misma creación,

Tierra, Agua, Aire y Fuego y en el centro de ellos la máxima creación,

El ser humano, ente supremo de regulación, jerarca máximo de todos los mandamientos.

Los griegos milenarios jamás entenderían que le estamos haciendo a sus elementos,

Jamás comprenderían que el humano, máximo ser del orbe,

Sea el causante de la máxima destrucción, creador de esta tan negra nube,

Que con todo acaba, que con todo arrasa, causa final de todos nuestros sufrimientos.

Amigos todos, humanos todos, máxima raza, imagen misma de dios,

Oigamos a la naturaleza, escuchemos su llanto, entendamos su ruego,

Porque al final ese llanto y ese ruego, es nuestro, es nuestra propia vida.

Si no cambiamos, si no entendemos esto, este será nuestro adiós,

Dejemos esta carrera loca de eterna destrucción, dejemos ya de jugar con fuego,

Entendamos de una vez que con “PROGRESO ETERNO”, se acaba la VIDA.

Alfredo Domínguez Fernández,
pito0726@hotmail.com.



Tu opinión es importante. Escribe un comentario