Operan de un tumor al rey de España

Por • 9 May, 2010 • Sección: Noticias Internacionales

La histeria y las especulaciones más escalofriantes sólo se diluyeron con las palabras del médico que le acababa de extraer a Juan Carlos I, de 72 años, un nódulo en el pulmón derecho. “El rey no tiene cáncer, desterramos esa posibilidad”, aseguró el doctor Laureano Molins, que explicó los detalles de la intervención quirúrgica al remolino de periodistas que se agolparon ayer en el Hospital Clinic de Barcelona.

Hasta ese momento, los españoles no terminaban de digerir la noticia con la que habían amanecido: el jefe de Estado, que el día anterior se había mostrado afable y entusiasta en televisión como anfitrión del vicepresidente de los Estados Unidos, Joseph Biden, llevaba un tumor en su cuerpo y sería intervenido quirúrgicamente esa misma mañana.

El asombro había sido potenciado, además, por la llamativa difusión previa, a cargo de la Casa Real, de un informe médico anual en el que se aseguraba que los resultados de los exámenes eran “plenamente satisfactorios” y que, además, no se habían encontrado “alteraciones dignas de mención” en su organismo.

Pero aquellas afirmaciones, que fueron fielmente reproducidas por los medios el 28 de abril último, quedaron sepultadas por la preocupante realidad de la operación de ayer.

A poco de conocerse la noticia, los españoles empezaron a dejar sus mensajes de apoyo al monarca en los medios. La escalada de muestras de afecto se superpuso con las de las conjeturas sobre una posible abdicación del monarca, que según la Constitución española debería dejarle asumir la regencia al príncipe heredero (su hijo, Felipe) si el rey “se inhabilitare para el ejercicio de su autoridad y la imposibilidad fuere reconocida por las Cortes Generales”.

En su parte, Molins explicó que la operación fue practicada para “extirpar un nódulo de unos 17 a 19 milímetros”, en el que no se hallaron células cancerosas. “Es posible que vuelva a sus funciones en dos semanas”, añadió, luego de comentar que el rey se hallaba “lúcido” y “de buen humor” tras la intervención.

Adrián Sack
lanacion.com



Tu opinión es importante. Escribe un comentario