Me Retiro de la Politica o… no es un adiós, es un: “nos seguimos viendo”…

Por • 7 May, 2010 • Sección: Tribuna Abierta

… el que manda debe oír aunque sean las más duras verdades y, después de oídas, debe aprovecharse de ellas para corregir los males que produzcan los errores.
-Simón Bolívar-

Creo que le debo una explicación a mis asiduos lectores y sobre todo, a aquellos camaradas que me preguntan: ¿por qué no he escrito más en este Blog?… Pues bien, acá va y para todos, tómenla tal como la escribo, en ella no hay ni torvas, ni segundas intenciones:

Acabo de cumplir los 67 años, y para alguien que nunca pensó llegar al año 2.000 con vida, estos diez años de ñapa son una bendición que me ha dado el destino, pero pese a ello –y a mis más caros deseos- la salud se resiente día a día; y la siempre temida senilidad me acecha.

Hoy, por un lado veo que mi querida Venezuela avanza hacia un Socialismo, idea que en mis mocedades era tan solo un sueño utópico, y observo también que esa América cobriza sigue a grandes pasos para hacer una realidad los sueños de Bolívar… Sueños que pocos nos permitíamos tener en aquellos 50’s donde el macartismo imperaba, en el patio trasero gringo, y el garrote forrado de terciopelo imponía una forma de vida regida por el Imperialismo Yanqui… El derrocamiento de los “Gorilas” Militares de los 40’s y 50’s al comenzarse a hablar de “panamericanismo” fue un claro ejemplo de ello; Perón, Strosner, Rojas Pinilla, Chapita, Batista, Pérez Jiménez, por tan solo nombrar a algunos, pagaron cara su propósito de unir la América mestiza…

Venezuela, hoy se dirige a paso firme hacia su futuro –sea cual éste sea- ¡Claro que se cometen errores! -¿Quién no los comete?- hay enemigos y muchos escabrosos escaños por vencer –es lo normal en toda lucha política- Y es la nueva -y emergente- dirigencia junto con el pueblo, con conciencia de clase, quienes están en la obligación de hacer marchar hacia un progreso no sólo a Venezuela, sino esta Patria Grande que es la América. Para que ambas puedan ser en un futuro aquello que ansían quienes como yo piensan…

Pero mis amigos, hay que mirar sobre el hombro, hay que ver al pasado… Venezuela ha perdido todos los autobuses de los siglos anteriores… Los ha perdido por la estupidez, ceguera o la ambición de los dirigentes de turno… ¡cómo se he perdido tiempo en Venezuela por nimiedades!… ¡cómo se ha inmolado el pueblo por seguir a “hombres a caballo”!… hay errores que no deben volverse a cometer… y hay que cuidarse de la traición y de la bala que de las propias filas sale…

Se pierde la Primera República por no entender Miranda que el pueblo llano venezolano no quiere a los mantuanos criollos, y por querer en el fondo volver inglés lo que español era…

Bolívar pierde la segunda República por la misma razón… pues resulta que Boves no mandaba españoles -las tropas de Boves eran de criollos- fueron los mismos 7.000 llaneros quienes luego comandó Páez y liberaron a América del yugo español…

La Tercera República se pierde en las ambiciones de Páez y Santander, en la bala asesina de Berruecos, en fin en manos del caudillismo… de interminables guerras, revoluciones y rebeliones por míseras apetencias personales –mientras se le abría la puerta trasera al imperialismo depredador de nuestra riquezas-

La Cuarta, desaparece como una piñata, entre adecos y copeyanos terminando por irse por el caño entre la ineficiencia y el robo descarado de la cosa pública y son, al final, las más rancias oligarquías –como siempre- las que se adueñan de todo el país… Las personas en los barrios comiendo Perrarina y niños alimentados con teteros de agüitas de arroz, y los menesterosos rebuscando comida en los basureros decretaron el fin de la cuarta República el regalo que a la América dieron los “Chicago Boys”, y representan su mejor retrato del capitalismo salvaje…

Esperemos que esta Quinta República no olvide nunca ese pasado histórico que ha mantenido hundida a Venesuela por más de 200 años…

Venezuela se monta en el autobús del siglo XXI con Chávez al volante… él -para muchos que nos la jugamos en los 60’s- es la esperanza, no solo de esta Venezuela, sino la de la América toda… Su discurso, aún es sincero, sus intenciones, aún parecen ser buenas… pero si es así, ¿Por qué tantos errores?… ¿Por qué tanta ineficacia?… ¿Por qué tantas cosas que se comienzan y que nunca se terminan?… ¿Por qué tanto enfrentamiento?… ¿Por qué tanto despilfarro visto en algunos de los personeros del régimen?…

Entiendo que todas estas cosas, siempre han sucedido y que pueden tener una explicación… pero es que además de una explicación se requiere de correctivos claros y eficaces que nunca llegan, no tan solo “barrer por donde pasa la reina” como dice el dicho hispano… el enroque de cargos públicos parece haberse vuelto un premio al fracaso… Camaradas, con largos discursos, pero sin políticas firmes no se soluciona el relajo, sin una buena planificación a corto, mediano y largo plazo no hay futuro… Camaradas, la política del ensayo y del error no lleva a ningún lado. Y recuerden lo que decía mi abuela “más rápido se agarra a un ladrón que a un cojo”, parafraseando el dicho hispano sobre el mentiroso…

Ya sé que mi palabra vale bien poco… menos aún dicha a la distancia –no sólo por los kilómetros, sino por la falta de presencia- pero si para algo sirve, arriba se las dejo: No salto talanqueras, nunca lo he hecho, ni lo haré, tan solo me voy al sobrio retiro del guerrero… aún creo en Chávez y en la Revolución Bolivariana… Sólo, que hoy, dejo de opinar de la política venezolana, hacerlo me llevaría a tomar posiciones que no beneficiarían a nadie, de ahora en adelante me dedicaré a la historia de nuestra América… Eso era lo que hacía cuando Chávez se levanta por primera vez, y que he dejado a un lado, todo este tiempo, por su defensa. Por cierto, yo nunca he pedido (ni pido, ni pediré) nada por ello, razón ésta que me da suficiente autoridad moral para decir lo que hoy digo, sin que se me acuse de resentido, ya que siento que no tengo rabo de paja…

Hoy me encuentro viviendo en un país realmente socialista, en donde el socialismo es “per ce” y no se pregona en interminables discursos… Acá hay una Reina, un Primer Ministro y un parlamento (con unos 60 partidos)… Pero para todo impera la LEY, es la gran dictadora –e igualadora- en el comportamiento de las personas, es inexorable con el transgresor –sin importar quien este sea- hoy vivo en un país socialista… en un país sin pobres, sin marginados, sin desheredados… en un país que por más que me esfuerce en explicárselo muchos de los rojos-rojitos (rábanos y manzanitas de siempre) sé que no me lo entenderán.

Yo por ahora he decidido seguir viendo los toros desde la barrera… Sí, mis amigos, seguiré observando los progresos de la Revolución Venezolana y nunca dejaré de aupar por su triunfo y desear que algún día Venezuela llegue a ser un país igual a éste en el cual ahora vivo… Y por último, sólo quiero dejar un consejo a aquellos nuevos socialistas de la boca para afuera, a aquellos “come candela” por conveniencia y que sólo han visto los lomos y portadas de los libros de Marx y Engels, a todos aquellos quienes piensan que ser socialistas es vestirse con una franela y cachucha roja, asentir con la cabeza de arriba abajo como perros de taxista y aplaudir, como focas, discursos que no comprenden… A estos les recuerdo que la dialéctica marxista nos enseña que en todo conflicto existe una “Tesis” y que toda “Tesis” conlleva en sí una “Antítesis” y que el final del mismo se encuentra cuando TODOS los involucrados llegan a una “Síntesis” en donde se toman las mejores partes de “tesis” y “antítesis” para lograr una “síntesis” que a todos beneficie, eso muchos lo entienden por conciliar posiciones, sin que el hecho que se “concilie” signifique arriar banderas…

A los verdaderos dirigentes de la Revolución Bolivariana, a aquellos a quienes le importa más Venezuela que su beneficio personal, les recomiendo que estudien con más cuidado el Socialismo del norte de Europa, en donde en una forma de vida SOCIALISTA conviven patrones y obreros (Capital y Trabajo) a la sombra de un gran igualador que es la LEY… una ley que se aplica por igual a todos, que todos respetan y que por temor a ella iguala a ricos y pobres en una sociedad que SI funciona… Dos guerras mundiales y una destrucción casi total de su infraestructura obligó a estos países –con muy pocos recursos naturales- a hilvanar una política en donde la tesis del Capital se sintetizó con la antítesis del Trabajo en un Socialismo de donde todos conviven en una sociedad definida en el eslogan de este Blog: “Un país Socialista es aquel donde pocos tienen mucho, y menos tienen poco”.

No me despido, se despide de ustedes el político; este holandés quién aún se considera venezolano en su corazón y mantiene profundas raíces en la patria de Bolívar, seguirá como historiador de esa América a su lado… Y seguirá pensando: “Con Chávez todo, sin Chávez nada”… Ojala pueda seguir pensando así , y no tenga que ver en vida como se pierde definitivamente el autobús del siglo XXI…

Como siempre, nos vemos en las teclas…

JotaDobleVe
jotadobleve@gmail.com

Con Chávez siempre,
con un chavismo incapaz y corrupto nunca…



Tu opinión es importante. Escribe un comentario