La devaluación del bolívar impulsa a la industria nacional

Por • 7 May, 2010 • Sección: Tribuna Abierta

Hoy se quejan los grandes exportadores de textiles y confección española de que la devaluación del bolívar ha perjudicado seriamente su negocio, porque se han reducido las ventas de productos confeccionados a Venezuela, motivado al encarecimiento de sus productos. Las divisas para comparar esos productos les cuestan el doble que el año anterior en que se cotizaba a Bs. 2.15 costando hoy Bs. 4.30.

Ahora veamos la noticia publicada en internet por el Noticiero Textil:

“Los intereses de los socios locales de las empresas españolas de moda que operan en Venezuela pueden verse afectados por la decisión del gobierno de Hugo Chávez de devaluar el bolívar.

Las enseñas de moda españolas han desembarcado en Venezuela de mano de la franquicia, siendo Inditex el principal protagonista de dicha expansión. En la actualidad, el grupo gallego cuenta con 25 tiendas (11 de Zara, 11 de Bershka y 3 de Pull and Bear). Sigue en la lista Women Secret (Grupo Cortefiel) con 5 puntos de venta, Mango con 3 -aunque está en curso una apertura más. En tanto que, las enseñas Artesanos Camiseros, Charanga y Torero poseen un establecimiento cada una, según un informe de la consultora Tormo & Asociados”.

Por tanto, la devaluación del bolívar debe servir de estimulo a los fabricantes de telas y a los confeccionistas venezolanos porque se las abre un mercado que antes era satisfecho por las importaciones provenientes de España y de otros países.

He aquí mis sugerencias:

1) Los empresarios textiles y de la confección venezolanos, deben cubrir de inmediato con productos fabricados en el país, se deben ofrecer productos de similar calidad o superior a los antes importados.

2) Los precios de venta deber ser igual o inferiores a los precios de venta de los importados.

Pero, como también se abre un mercado para la industria fabricante de materia prima, a las empresas fabricantes de tejidos, les recomiendo lo siguiente:

1) Utilizar fibras de algodón que es una fibra natural que no contamina.

2) La siembra del algodón debes ser hecha bajo la dirección de empresas socialistas y bajo el asesoramiento de técnicos de expertos en la materia, tales como los chinos. Para hacer eficiente la siembras del algodón, reducir sus costos de producción y hacerlos competitivos. De lo contrario, debemos producir fibras derivadas del petróleo, cuyos costos actuales son más baratos que el de fibras de algodón. Desafortunadamente, los costos de producción del algodón venezolano siempre han sido muy altos. Ello repercute en los costos de fabricación de los tejidos. Un kilo de blue jean importado de China es mucho más barato que un kilo de algodón producido en Venezuela.

3) La industria textil venezolana debe Importar maquinaria productora de fibras sintéticas de Bielorrusia u otro país mas avanzado en la materia.

4) Traer técnicos textiles de otros países para que entrene al personal que va a trabajar con esta nueva maquinaria. Traer igualmente técnicos que formen profesores para las escuelas técnicas venezolanas. En épocas pasadas nuestra escuela técnica formaba profesionales muy capacitados, que incluso llegaron a ganar mejores sueldos que muchos profesionales venezolanos. Recordemos que la Escuela Técnica de nuestra Universidad Central fue clausurada por el presidente Caldera “por ser un nido de revoltosos y de puro bochinche ”

Recomendaciones para el Estado venezolano:

1) A la hora de hacer asociaciones con empresarios venezolanos, para reactivar sus empresas, los contratos firmados con ellos deben se iguales a los que se han convenido con las empresas petroleras foráneas, que están explotando conjuntamente con PDVSA la Faja el Orinoco. No debemos ni podemos estar dándole dinero a empresarios que van a tomar el dinero dado por el Estado y no reactivan sus empresas.

2) Tampoco se deben comprar empresas textiles cuya maquinaria está obsoleta. Sí se van a reactivar esas empresas se debe comenzar por adquirir maquinarias modernas que las operen un personal previamente entrenado.

En Venezuela no solo se estaría impulsando la industrialización del petróleo aguas abajo, sino también, estaríamos creando nuevas fuentes de empleo para darle un fuerte impulso a la industria textil y de la confección de venezolana.

Ahora lo que no podemos es seguir con importaciones masivas de telas, cuyas cifras de importación en estos tres últimos años sobre pasaron los $ 200.000 y el años pasado el 2009 llegó a la cifra de $ 234. 244 lo que representa Bs. 1.007.000. Si queremos reactivar la industria textil debemos comenzar por limitar la importaciones y producir en el país los tejidos que se vienen importando.

IMPORTACIONES DE TELAS 2003 – 2009

MILES DE DÓLARES

AÑOS MILES DE $
2.003 11.154
2.004 53.238
2.005 53.192
2.006 56.925
2.007 202.189
2.008 209.101
2.009 234.244

Gil Ricardo Salamé Ruíz
E mail gilrsalame@yahoo.com



Tu opinión es importante. Escribe un comentario