Impunidad comicial

Por • 7 May, 2010 • Sección: Tribuna Abierta

Virus nocivo a la socialización republicana

Se ha determinado que la impunidad comisial cercena la administración de justicia republicana deslegimando todo proceso de sufragio soberano, colocando asì en duda al sistema distributivode justicia en los poderes de una Republica; es por ello pertinentemente recomendable y determinante se consideren legislativos controles juridìcos y apliquen los procesos administrativos correctivos procesales necesarios aunados a su aplicaciòn real y concreta práctica para el debido y pertinente ejercicio de Estado de derecho en pro de la justicia social. `Justicia social socialista.

Los hechos claros y evidentes que sobre este vicio se manifestarán recientemente en las elecciones primarias del PSUV son evidentes muestras de corrupción moral y por lo tanto deslegitima éticamente a sus actores. Perjudicando a todo el sistema electoral.

Actores que arbitran, pugnan y participan en una contienda, que si bien les merece dado sus atributos, también muestran su lastre cultural en vez de una debida ètica ciudadana.

Es necesario por ello; formar culturalmente a la V Republica en la égida de la “Moral y Luces…” para pregonar y practicar autoconciencia socialista desde los ejemplos personales vitales no oportunistas.

Así la teoría revolucionaria imbricaría morales condicionales oportunas, cohesionando y acelerando la transición hacia el concreto y efectivo poder popular virtuosa, deslustrándolo de toda suerte de arrivismo ventajista endosado desde una “conciencia desventurada” en múltiples aspectos y sectores de nuestra sociedad transicional hacia la justicia social cientifica.

El ventajismo vergonzante de algunos actores a nivel nacional observado por todo el país es amoral, y no por ello suprimirá el que los votantes, si aclarados éticamente, -moraleja- concurran masivamente el próximo 26 de septiembre a sufragar.

Sufragando claramente conscientes por los éticos valores en pugna de la inédita revolución social impregnada de valores èticos nacionales de justicia social.

La lección moral será también evidente para los profanadores, así sean electos diputados, se sabrá claramente que tipo de hombres son y que ética socialista practican dichos estos actores. “El amo y el esclavo”

En fin, como no se trata de sufragar por hombres particulares y sus intereses, sino de establecer mediante el sufragio soberano y legitimo procesos sociales cruciales concurrentes mayoritarios protagonicos universales ungidos de ética colectiva del bien común supremo como legítima y soberana expresión de decidida moral socialista, “el espíritu absoluto del pueblo” el pueblo en mayoría sufragará a bien común.

Y estos actores peculiares no habrán entonces perjudicado con su conducta “notablemente” el proceso revolucionario, pero si puesto en entre dicho el mismo, perjudicando directamente a sus partes e instituciones en competencias como eventuales ganadores y legítimos representantes de la voluntad de la mayoría del electorado interno. Siendo ésto así considerado un solemne fraude electoral que hábilmente utilizaría la contra parte ciudadana en detrimento de los anhelados cambios en cuanto a justicia social que se intentan con la revolución. ¡Vaya aspirantes a diputados!

Así, “El pueblo es sabio y paciente” pero no enfermo.

Mientras el código de ética socialista se cuece a fuego lento algunos se apresuran a quemarlo.

Alejandro Álvarez Osuna
Arteawao2003@yahoo.es



Tu opinión es importante. Escribe un comentario