Corpoelec: más y mejor desfachatez

Por • 7 May, 2010 • Sección: Tribuna Abierta

DEFINICIONES Y LETRAS CLAVES:

B: Burócrata: negociante que se las sabe todas, el Estado es un negocio para él.

C: Chofer: aguantador, el jala mecate, un sobreviviente con sueldo.

E: Evaristo: trabajador, inocentón, pata en el suelo.

Aun se escucha la música de la finalizada cadena presidencial y logran verse las patas del caballo descoordinado, saltando parecido a un burro. Inmediatamente la tecnocracia que controla las gerencias de CORPOELEC, sin vacilar lanza un ahogado gemido, comenzando una letanía a viva voz:

B: ¡Esta vez Chávez no le hizo caso al Ali Rodríguez!, -exclama- ¡la última amenaza de botarnos era pura paja!

De repente alguien toca, tac, tac, tac…

B: ¿Bueno, quien toca la puerta de mi oficina tan desesperado?, ¡chofer habrá!

C: Perdón jefe es Evaristo, está muy agitado le urge conversar con usted.

B: ¿Qué querrá?, ¡pero ya me voy!

C: Pero si apenas llega jefe.

B: Bueno, ¿y cuál es el problema?, aquí esto siempre ha sido así, sigamos igual, que nada nos importe, hagamos todo mal, esta M…. no es mía, a mi no me duele, vamos a licitar, a comprar plantas eléctricas, acaso, ¿no aprovecharemos el nuevo guiso?

E: Jefe permiso, mire, hay muchos reclamos, se están dañando cientos de televisores, en el mercado no se encuentran motores de neveras de tantos que se han quemado, los aires, por favor, todo se está echando a perder,

B: Hay chico que se J…….. ¡Aquí en esta Corporación nada va a cambiar! las cosas siempre han funcionado así, y ningún presidente por mas A……….. que sea, no nos va asustar, más bien, que se cuide el Ali Rodríguez si no quiere que lo hagamos botar.

E: Pero es que en la Oficina de Clientes Especiales, mire eso es una desfachatez, ¿no es que, ahora todos somos iguales?

B: No chico, deja a esas viejas burguesas allá, esas son un muro de contención, el que venga a reclamar le salen con dos piedras en cada mano, y además chico, tú estás loco, no ves que tenemos que atender en cómodas oficinas con grandes nombres a los dueños del país, a los empresarios, chico, los burgueses vale, los amos del valle.

E: Pero hagamos algo, ampliemos el horario de atención a la gente, no puede ser que en las Oficinas de Solicitud solo trabajen de 8 y 30 a 11 de la mañana y de paso solo los días miércoles y jueves, usted sabe lo que es que laboren solo cinco horas a la semana.

Y en la Oficina de Factibilidad solo trabajan de 1 a 3 de la tarde, igual los miércoles y jueves, entonces quien venga en horario de trabajo que no coincida solo con las cuatro horas a la semana, pierde su viaje.

Mire, deberíamos crear una oficina donde atendamos a cientos de usuarios que se les están quemando los equipos electrodomésticos, los apagones de luz que tenemos a deshoras están perjudicando a muchos, vienen a quejarse y se van con la piedra afuera, aquí los vigilantes ni los buenos días dan.

B: Pero bueno Evaristo, tu (depende la región del país: vos, usted, mi loco, mijito, guaro, guaricho, uy, entre otros) de verdad si te volviste tonto, las cosas no pueden cambiar, tú sabes que aquí los ingenieros lo decidimos todo, hasta al Ali Rodríguez ya le hemos dado el curso y este verá si convence o no al Chávez que tanta vaina hecha desde Miraflores.

Entonces, Evaristo se retira confundido, arrastrando sus dudas con las duras botas punta de hierro, esta noche nuevamente no hay camión para hacer servicio nocturno, a lo lejos por la puerta de vidrio toda manchada que ya nadie limpia, ve a su compadre que trata de prender rodando su viejo Renault, ¡Roberto, te ayudo!, así me das un aventón hasta el rancho.

Miguel A. Jaimes N.
venezuela01@gmail.com

HASTA MAS PRONTO…



Tu opinión es importante. Escribe un comentario