Desaparecen de las neveras los cortes regulados de carne

Por • 5 May, 2010 • Sección: Economia, Noticias de Anzoategui

En el Central Madeirense se limita la venta de lo que queda del último despacho de reses, y ni Cada ni Unicasa tienen el producto. De las 24 carnicerías del Mercado Bolivariano de Barcelona, sólo siete abrieron ayer, porque desde hace una semana no reciben mercancía. Asociación de Ganaderos reitera llamado a revisar costos de cadena productiva

El Instituto para la Defensa de las Personas en el Acceso a Bienes y Servicios (Indepabis) inició la semana pasada una jornada de fiscalización en las carnicerías de todo el país, a fin de verificar el cumplimiento de los precios regulados.

En Anzoátegui, la medida arrojó -hasta el jueves 29 de abril- multas desde 1.000 Unidades Tributarias (Bs.F 65.000) a 20 establecimientos de Guanta y Sotillo. Pero estas acciones no han servido para garantizar a los consumidores los cortes regulados de carne, pues en un recorrido realizado por El Tiempo, se constató que el producto está ausente de las neveras de los supermercados, los únicos sitios donde se conseguía a precio oficial.

Los trabajadores de Cada del Centro Comercial Judibana de Puerto La Cruz, y los de Unicasa de la avenida Bolívar, manifestaron no saber cuándo llegará la mercancía.

En el Central Madeirense de la avenida Municipal, el área de la carnicería estaba ayer repleta de clientes. Por esto, continúa la política de limitar la compra a cinco kilos por mercado. Un encargado explicó que el último pedido llegó el domingo, “y aunque solicitamos 100 reses, el distribuidor sólo nos dejó 40”.

Por encima
Mientras, en las carnicerías de la zona reina el temor. Los encargados se negaron a declarar por miedo a recibir la visita de las autoridades, pero alegaron que no compran carne en canal (media res) en Bs.F 11,11 (regulado), sino en Bs.F 15. “No podemos vender el kilo del protéico de primera en Bs.F 17,60, el de segunda en 11,90 y el de tercera en 10,50, porque trabajaríamos para perder”, dijo un propietario.

Similar fue la opinión de los vendedores del mercado municipal de Puerto La Cruz, donde el producto abunda, pero se vende hasta en Bs.F 32 el kilo porque, aseguran, la compran al mayor en Bs.F 17.

“Si el gobierno invirtiera en ganado y nos lo vendiera, quizás se acataría la orden, pero nosotros tenemos que adquirirlo a cualquier tarifa”, dijo Edgar Chacín.

Otro vendedor, José Mejías, se quejó, pues considera que los quieren obligar a regular la carne, “pero no se dan cuenta de que tenemos que pagar empleados”.

En el mercado bolivariano de Barcelona ayer sólo abrieron siete de los 24 expendios del protéico. Los trabajadores aseguraron que desde hace una semana no reciben despachos.

Ramón Guaramaima, quien tiene 10 años en el recinto, explicó que la carne que comercializa proviene de Clarines. “El canal lo compramos en Bs.F 14 y Bs.F 16, no a Bs.F 11,11. Lo ofertamos en Bs.F 28 para tener rentabilidad”.

El expendedor José García argumentó que la causa de la escasez del rubro es la sequía. “La producción bajó 80% y además el gobierno ha golpeado mucho a los mayoristas. Para vender al precio regulado de Bs.F 17, tendríamos que comprar el canal en Bs.F 9,50, y así tener un margen de ganancia entre 12% y 14%”. ”.

Francisco Álvarez, director regional del Indepabis, aseguró que en los próximos días continuará el operativo de fiscalización en la entidad.

Opinión gremial
Wilfredo Trías, presidente de la Asociación de Ganaderos de Anzoátegui, dijo que las multas y detenciones lo único que han provocado es tensión en la cadena de comercialización del producto.

A su juicio, el Gobierno debe sentar en una mesa de trabajo a todas las partes para unificar criterios, eliminar “eslabones que estén de más” y establecer nuevos precios que permitan una ganancia mínima a cada uno de los actores.

Recordó que en el caso de los ganaderos, deben vender la res a los mataderos en Bs.F 5,50 el kilo, precio vigente desde 2008. “Hace dos años que no se ajusta y el costo de los insumos como alimentos y maquinarias ha aumentado 150%”.

Se intentó, sin éxito, contactar a Carlos Aquias, vocero en Anzoátegui de la Confederación Nacional de Ganaderos de Venezuela (Confagan).

Pero el pasado viernes, el presidente nacional de ese ente, José Campos, dijo que respaldaban la detención de carniceros, por considerar que “la carne es un producto de primera necesidad y no debe tratarse como mercancía”.

Falta de política
Milagros Villafane, presidenta del Movimiento Iniciativa de los Consumidores, opinó que “esta alharaca de la detención y persecución de comerciantes de carne evidencia la falta de políticas claras en materia productiva y alimentaria del Ejecutivo. Los más afectados son los consumidores, a los que se les viola el derecho de elegir qué y dónde comprar, por el desabastecimiento de cortes regulados”.

Nieto / Jurado / Leonett
Diario El Tiempo
05/05/2010



Tu opinión es importante. Escribe un comentario