Declaración sobre la crisis europea

Por • 5 May, 2010 • Sección: Tribuna Abierta

La crisis económica global continúa. Enormes cantidades de dinero se han inyectado en el sistema financiero – 14.000 millones de dólares para medidas de alivio en los Estados Unidos, Gran Bretaña y la eurozona, el último año 1.400 millones de dólares en nuevos préstamos bancarios en China – tanto esfuerzo para dar una nueva estabilidad a la economía mundial. Pero, ¿estos esfuerzos serán suficientes para producir una recuperación sostenida? la cuestión está abierta. El crecimiento sigue siendo muy suave en las economías avanzadas, mientras que el paro sigue aumentando. Se teme que una nueva burbuja financiera, esta vez centrada en China, esté a punto de empezar. Del carácter prolongado de la crisis – la peor desde la Gran Depresión – es sintomático el hecho de que encuentra sus raíces en la naturaleza misma del capitalismo como sistema.

Después de una enorme ola de recortes de empleo en Europa el centro de la crisis se sitúa ahora en el sector público y el sistema de protección social. Los mismos mercados financieros que fueron salvados por los planes de rescate están en pie de guerra contra el aumento de la deuda pública que esos planes impulsaron. Piden recortes masivos del gasto público. Es una política que tiene un marcado carácter de clase para hacer pagar los costos de la crisis no a quienes la han desatado – especialmente los bancos -, sino a los trabajadores y trabajadoras – no sólo a los que están empleados en el sector público, sino también a todos los usuarios de los servicios públicos. Las exigencias de austeridad y de “reforma” del sector público muestran de la manera más clara que el neoliberalismo, intelectualmente desacreditado por la crisis, sin embargo sigue dominando las decisiones políticas.

3. Grecia está en el corazón de la tormenta. Como otras economías europeas, es particularmente vulnerable, debido en parte a una acumulación de deuda durante la fase de expansión, en parte porque es incapaz de rivalizar con Alemania, el gigante de la zona euro. Bajo la presión de los mercados financieros, la Comisión Europea y el gobierno alemán, el gobierno de Georgios Papandreou se ha saltado sus promesas electorales y ha anunciado recortes presupuestarios equivalentes al 4% del Producto Nacional Bruto.

4. Afortunadamente, Grecia tiene una rica historia de resistencia social desde la década de 1970. Tras la revuelta de la juventud, en diciembre de 2008, el movimiento obrero griego ha respondido al paquete de recortes presupuestarios del gobierno con una ola de huelgas y manifestaciones. Saludamos también el ejemplo del referéndum en Islandia en el que el pueblo rechazó el principio de reembolso de la deuda impuesto por los bancos.

5. Los trabajadores griegos necesitan la solidaridad de los revolucionarios, de los sindicalistas y anticapitalistas de todos los países. Grecia es el primer país europeo que se encuentra en el punto de mira de los mercados financieros, pero su lista de blancos potenciales incluye muchos otros, en primer lugar el Estado español y Portugal.

6. Necesitamos un programa de medidas que pueden sacar a la economía de la crisis sobre la base de priorizar las necesidades sociales más que los beneficios y la imposición de un control democrático sobre el mercado. Debemos luchar por una respuesta anticapitalista: nuestras vidas, nuestra salud, nuestros trabajos valen más que sus beneficios. • Todos los recortes en los presupuestos públicos deben ser paralizados: detener las “reformas” de los sistemas de pensiones; la salud y educación no están en venta; • Derecho garantizado de empleo y un programa de inversión pública en empleos verdes: transportes públicos, industrias de energías renovables y adaptación de edificios públicos y privados para reducir las emisiones de dióxido de carbono; • Por un sistema bancario y financiero público unificado bajo control popular. • Los inmigrantes y refugiados no deben ser los chivos expiatorios de la crisis: ¡papeles para todos! • No a los gastos militares: retirada de las tropas occidentales de Irak y Afganistán, reducciones masivas de los gastos militares, y la disolución de la OTAN.

7. Decidimos organizar actividades de solidaridad en toda Europa contra los recortes en el gasto social y los ataques capitalistas. Una victoria de los trabajadores griegos fortalecerá la resistencia social en todos los países.

Grecia: Aristeri Anasynthes, Aristeri Antikapitalistiki Syspirosi, Organosi Kommuniston Diethniston Elladas-Spartakos, Sosialistiko Ergatiko Komma, Synaspismos Rizospastikis Aristeras

Portugal: Bloco de Esquerda

Alemania: Internationale Sozialistische Linke, Marx21, Revolutionär Sozialistischen Bund

Austria: Linkswende

Bélgica: Ligue Communiste Révolutionnaire – Socialistische arbeiderspartij

Croacia: Radni?ka borba

Chequia: Socialistická Solidarita

Chipre: Ergatiki Dimokratia, YKP (Yeni K?br?s Partisi)

Estado Español: En lucha/En lluita, Izquierda Anticapitalista, Partido Obrero Revolucionario

Francia: Nouveau Parti Anticapitaliste

Gran Bretaña: Socialist Resistance, Socialist Workers Party

Italia: Sinistra Critica

Irlanda: People Before Profit Alliance, Socialist Workers Party

Holanda: Internationale Socialisten, Socialistische Arbeiderspartij

Polonia: Polska Partia Pracy, Pracownicza Demokracja ;

Rusia: Vpered

Serbia: Marks21

Suiza: Gauche anticapitaliste, Mouvement pour le socialisme /Bewegung für Sozialismus, solidaritéS

Suecia : Socialistiska Partiet (Socialist Party)

Turquía: Devrimci Sosyalist ??çi Partisi, Özgürlük ve Dayan??ma Partisi

Olmedo Beluche
olmedobeluche@yahoo.es



Tu opinión es importante. Escribe un comentario