Chávez dejó en pantaletas a una periodista maleducada

Por • 3 May, 2010 • Sección: Tribuna Abierta

El PSUV tenía en marcha un ensayo de relieve, el pueblo estaba entusiasmado eligiendo candidatos a la Asamblea Nacional, un verdadero hito democrático; era de mediodía y un Sol como para tostar cazabe lo invadía todo. Así que hubo plena claridad para que todos mirásemos como Chávez- a una pregunta envenenada de la mujer-le metió el desnudoscopio, como respuesta; quiero significar que el Presidente empezó a responderle como desnudándola, hasta que ésta quedó en pantaletas. Llegar a más no se debía y así lo entendió el Presidente cuando, en un acto de conmiseración, obvió referirle el caso Micabú en el que Camero-el dueño de la muchacha-y ese cadáver inmortal que es Luís Miquilena, aparte de trucar la letra y el espíritu de la naciente Constitución Nacional, debatida y aprobada en la Asamblea Constituyente, urdieron un tiraje sobredimensionado, ficticio numéricamente, para abultar sus respectivas chequeras, en detrimento del pueblo.

Supongo que la muchacha ha debido salir corriendo hacia el baño, una vez que Chávez desnudó sus miserias y la mandó adonde debe estar ese tipo de periodistas descerebradas.

Chávez evocó-seguramente-a Gonzalo Fernández de Córdova cuando éste sentenció que, “A enemigo que huye, puente de plata”. Es decir, que la mandó a “lavarse ese paltó”, la mandó a las duchas.

Pero, no era a la muchacha a quien el Presidente hablaba sino al nefando Camero, que se esconde bajo la falda de una mujer para descargar su maldad contra la patria.

Entre las triquiñuelas que Chávez citó del magnate Camero, estuvo el caso de los jeep que, conjuntamente con José Angel Ciliberti, fue un acto de extrema corrupción durante la IV república, en contra del pueblo, pero, ahora, el magnate sinvergüenza quiere presentarse como niño de pecho, a través de una pobre periodista sin rostro.

Es recomendable que quienes tengan el cerebro lento, no se metan a periodistas y mucho menos, traten de jorungar un avispero. Hacer una pregunta debe ser como prender un bombillo, sí la referida muchacha quisiese aprender a hacer preguntas, debe ver y analizar el programa “Contragolpe”- de Vanessa (la bonita)-para ver si aprende algo al respecto. Y, no sólo ella sino, además, nuestras propias muchachas deben observar a la Vanessa; hay que ver cómo la bonita le saca sangre a un palo, es que pregunta tan bueno y acorrala al entrevistado de manera limpia y con envidiable inteligencia. Como ejemplo cito un programa en el que esa tan bonita entrevistó a la jefa del cardiológico infantil, una tal Ituruza, que por cierto respondía brillantemente porque cada pregunta conllevaba de hecho el preludio de la respuesta.

Chávez conoce buena parte de la realidad y tiene un cerebro a millón, más bien debe disminuir la velocidad de ese bicho y, dejar de ser impulsivo pero, en la referida rueda de prensa, lució impecablemente demoledor, solo que blandengue al final, no metió la estocada.

Chávez es un Presidente estelar. Tania debe saber que ésta es la percepción del pueblo, ella debe cuidar esos aspectos, evitar que el Presidente pierda el tiempo lidiando con las trampas que la oligarquía mediática pone para restarle coherencia, efectividad y eficacia al discurso presidencial. Hay que darles una buena patada en el culo a quienes vengan con anzuelos envenenados.

Mientras sobre el Golfo de México se derraman millones de barriles de petróleo por el colapso de una plataforma petrolera, USA arma una estrategia propagandista acusando a supuestos terroristas de tener un plan para atacar a estados Unidos. No es más que una un ardid, un terrorismo de Estado, para desviar la atención pública respecto al desastre ecológico del que ellos son autores y, orientarla hacia un tema improbable y que nadie quiere que suceda. Es la misma burda estratagema que usa Camero para impedirle a Chávez, hablar del rotundo éxito del PSUV en su escogencia parlamentaria y ponerlo a hablar de cuestiones impertinentes.

oceanoatlanticoguillermo@gmail.com



Tu opinión es importante. Escribe un comentario