Obama viajará a la zona del desastre, donde se esparce la macha de petróleo

Por • 1 May, 2010 • Sección: Noticias Internacionales

Mientras se multiplican las críticas, la Casa Blanca informó que el presidente norteamericano se hará presente en el Golfo de México en las próximas 48 horas; hay cuatro estados en emergencia

Sin más detalles, la Casa Blanca informó hoy que el presidente Brack Obama viajará dentro de las próximas 48 horas a la zona del Golfo de México, donde se esparce una mancha de petróleo por el derrame generado tras un accidente de la plataforma de la empresa British Petroleum, que amenaza en convertirse en la peor tragedia ecológica de la historia de los Estados Unidos.

Ante el riesgo de un desastre ecológico, cuatro estados del país se declararon en emergencia: Alabama y Mississippi se agregaron a la lista detrás de Lousiana y Florida.

El presidente Obama ordenó suspender perforaciones petroleras en nuevas áreas hasta que se verifique la causa de este derrame.

Por el accidente, se vierten al mar casi 800 mil litros de petroleo por día. El antecedente se remonta a1989, cuando un barco petrolero derramó este combustible frente a las costas de Alaska.

La gran mancha negra, que expertos comparan con la superficie de la isla de Jamaica, se extiende hacia el norte y llegaría a partir del lunes a la costa de Florida, por lo que representa una grave amenaza para la enorme riqueza natural de ese estado.

El Gobierno ha puesto presión a la empresa BP para que se concentren en solucionar y contener el derrame.

Obama destacó que la compañía “pagará por la limpieza de la mancha de petróleo”, mientras desde la empresa respondió con un comunicado en su página web que está invirtiendo “seis millones de dólares por día” para bloquear una catástrofe natural en las costas surorientales de Estados Unidos.

Críticas a Obama y a BP. El diario New York Times publicó una editorial crítica en la que plantea los interrogantes irresueltos sobre el derrame. El planteo se realiza sobre dos ejes: la empresa que causó el desastre y el presidente Obama. A la primera se la acusa por su lentitud para pedir ayuda, una vez desatado el problema. El gobierno la acusó por actuar tibiamente frente al derrame.

Pero el matutino también apuntó a la administración de Obama, por haber esperado y no intervenir más rápido, por su propia iniciativa. El New York Times señala dos lecciones históricas a las que el gobierno debió prestar atención: el accidente de Exxon, en 1989; y la respuesta tardía del ex presidente Bush ante el huracán Katrina.

Además, dice la editorial, hay otras respuestas desconocidas, como la causa del accidente y las fallas, tanto en los mecanismos de control de la emergencia como en la prevención.

lanacion.com



Tu opinión es importante. Escribe un comentario