Evo Morales nacionalizó cuatro empresas de electricidad en Bolivia

Por • 1 May, 2010 • Sección: Noticias Internacionales

“Nuevamente, un primero de mayo, como siempre recuperando nuestras empresas privatizadas”, dijo el mandatario, tras regresar ayer de Venezuela, y en alusión a las otras tres ocasiones en las que, también en el Día del Trabajador, estatizó siete establecimientos privados

El presidente de Bolivia, el ex sindicalista Evo Morales, decretó hoy la nacionalización de cuatro empresas eléctricas en coincidencia con el Día del Trabajador, en medio de su ruptura con los sindicatos de su país.
El decreto de Evo comprende tres generadoras eléctricas con socios extranjeros y una cooperativa local de distribución de energía, en una planta de la firma Corani, en el departamento central de Cochabamba, que fue ocupada por el Ejército y la Policía. Ello implica que desde hoy el Estado boliviano controla desde hoy el 80 por ciento de la producción de energía eléctrica en el país.

Dos de las sociedades nacionalizadas hoy son Corani, participada en un 50 por ciento por Ecoenergy International, subsidiaria de la francesa GDF Suez; y Guaracachi, cuya socia principal, en ese mismo porcentaje, es la británica Rurelec PLC.

También fue nacionalizada Valle Hermoso, donde la mitad de las acciones pertenece a The Bolivian Generating Group de la empresa Panamerican de Bolivia, y la cooperativa distribuidora de energía Empresa de Luz y Fuerza Eléctrica de Cochabamba (Elfec).

“Nuevamente, un primero de mayo, como siempre recuperando nuestras empresas privatizadas”, dijo el mandatario en alusión a las otras tres ocasiones en las que, también en el Día del Trabajador, nacionalizó siete empresas que estaban controladas por privados.

Según el mandatario, con la nacionalización decretada hoy, la estatal Empresa Nacional de Electricidad (ENDE) controlará “más del 80 por ciento de la energía que se produce en Bolivia”.

También expresó su deseo de que “tarde o temprano” el Estado “controle y administre” la totalidad de las empresas de la cadena de producción, transporte y comercialización de electricidad, si bien no precisó en qué plazos avanzará en esa decisión.

En el mismo sentido, el ministro de Hidrocarburos y Energía, Fernando Vincenti, exhortó a “volver a articular” ENDE para recuperar “toda la cadena productiva” del sector eléctrico. El sector eléctrico estaba en manos privadas desde 1996.
“Estamos poniendo ahora fin a ese proceso tenebroso, macabro y destructor que durante 15 años en el sector eléctrico marcó el neoliberalismo deshaciendo esta empresa nacional (ENDE), sin la cual no se podría entender el desarrollo del país”, dijo Vincenti.

El Gobierno precisó que en el caso de Elfec, ENDE abonará “el monto necesario” para controlar la cooperativa, pero no explicó si compensará a los socios extranjeros de las generadoras con los que negociaba desde el año pasado cómo nacionalizarlas.

El comandante nacional de la Policía, Oscar Nina, declaró a Efe que esta madrugada las fuerzas de seguridad del Estado acompañaron a diversas autoridades judiciales a las nacionalizadas para recoger los datos para la intervención y afirmó que no hubo altercados. La nacionalización de las eléctricas garantiza la estabilidad laboral de los trabajadores y permitirá, según el gobierno, una reducción del 20 por ciento en las tarifas eléctricas.

Decisión tras visitar a Chávez. El mandatario decretó la nacionalización tras retornar anoche de una visita a su homólogo y aliado de Venezuela, Hugo Chávez, con el que firmó acuerdos para encarar juntos negocios en varias áreas.
Mientras Morales estuvo en Venezuela, varios sindicatos del país protestaron en rechazo al incremento salarial del 5 por ciento que se aprobó para este año, por considerarlo insuficiente. Ayer hubo un paro nacional de maestros, actualmente hay más de cuarenta representantes de fabriles en huelga de hambre y existen amenazas de médicos y policías de bajo rango de movilizarse la próxima semana.

Ante la presión de los sindicatos, la Central Obrera Boliviana (COB) convocó el jueves pasado a una huelga general para el próximo martes exigiendo que el Gobierno ofrezca un aumento salarial superior al 5 por ciento.
El clima conflictivo entre Morales y los sindicatos ha sido retratado por la prensa local como la ruptura del “idilio” que mantenían y como uno de los peores momentos del presidente.

En La Paz, la jornada estuvo marcada por los enfrentamientos entre fabriles opositores a Morales y dirigentes de la COB, a los que algunos sindicatos acusan de ser cómplices de la decisión gubernamental sobre el aumento salarial.
De hecho, ésta es la primera vez que el presidente boliviano no participa en la marcha obrera del Día Internacional del Trabajo, debido al distanciamiento que tiene con los sindicatos.

Desde que Morales llegó al poder en 2006, ha nacionalizado una docena de empresas de los sectores petrolero, minero y telecomunicaciones, incluidas las eléctricas de hoy, prácticamente siempre en los actos por el Día del Trabajador.

Agencias EFE y ANSA
lanacion.com



Tu opinión es importante. Escribe un comentario