Alabama también decretó estado de emergencia ante derrame de crudo

Por • 1 May, 2010 • Sección: Noticias Internacionales

Los gobernadores de los estados sureños, Alabama, Florida y Luisiana, decretaron la emergencia ante la amenaza que significa el vertido de petróleo para sus costas, el ecosistema presente en éstas y para la economía de las citadas regiones. Más de 400 especies marítimas se encuentran en peligro, mientras que la empresa responsable del derrame, ha afirmado que pagará daños y limpiará el crudo derramado.

El gobernador de Alabama, Bob Riley, se sumó a la medida de estado de emergencia que anunciaron este viernes sus pares de Florida y Luisiana, (las tres, regiones del sur de Estados Unidos) tras el derrame de petróleo del Golfo de México ocasionado por la explosión de una plataforma perteneciente a la British Petroleum.

“Este vertido de petróleo constituye una amenaza grave para nuestro ambiente y para nuestra economía”, señaló Riley mediante un comunicado.

“Con sus recursos naturales, sus empresas y sus comunidades costeras en peligro, Alabama no puede dar nada por sentado. Nuestras agencias estatales han estado trabajando con organismos federales para preparar a Alabama ante un desastre ambiental sin precedente”, agregó.

La medida de emergencia permitirá al estado poder aprobar medidas de excepción para enfrentar la situación, si la marea de petróleo llega a las costas de Alabama.

El derrame de petróleo comenzó el pasado 20 de abril, tras la explosión de la plataforma de extracción “Deepwater Horizon”, ubicada a unos 70 kilómetros de la costa de Luisiana y perteneciente a la empresa British Petroleum. El incidente ocasionó el fallecimiento de once trabajadores.

Más temprano, el gobernador de Florida (sur de Estados Unidos), Charlie Crist, decretó estado de emergencia, ante el vertido de petróleo del Golfo de México.

La mancha negra “se está moviendo en general hacia el norte y supone una amenaza para las costas de Florida”, afirmó el gobernador.

El estado de emergencia abarca localidades del noroeste de Florida, entre estas, los condados costeros de Escambia, Santa Rosa, Okaloosa, Walton y Bay, tal como lo detalló Crist.

Debemos tomar las “precauciones oportunas para proteger nuestros recursos naturales, playas y otros ecosistemas costeros, así como el bienestar general del estado”, expresó el gobernador mediante un comunicado oficial.

Aunque el enorme vertido de crudo fue declarado el pasado jueves como una “catástrofe nacional”, para que se le permitiera al Gobierno destinar más fondos y enfrentar la situación, el funcionario de Florida admitió que los “esfuerzos para contener el escape del pozo no han tenido éxito”.

De acuerdo a datos oficiales, se están derramando diariamente unos cinco mil barriles de petróleo, cifra mayor a la estimada.

Fuentes ecológicas advirtieron este jueves que si la mancha negra llegaba a las costas de Luisiana, podía afectar más de 400 especies marítimas, entre estas, ballenas, delfines, 110 tipos de aves neotropicales migratorias, mariscos, entre otras.

Los animales mencionados corresponden apenas a una parte de los animales amenazados, pues se trata de una zona con un ecosistema de gran diversidad medioambiental, según el Departamento de Fauna, Flora y Vida Marina de Luisiana.

Además, la mancha negra puede llegar a abarcar el área de descanso del 70 por ciento de las aves acuáticas. En la zona se pesca el 50 por ciento de la producción de gambas salvajes, el 35 por ciento de los cangrejos azules y el 40 por ciento de las ostras de todo EE.UU.

Este viernes se conoció que la mancha de crudo llegó a la costa del estado de Luisiana, por lo que podría cumplirse la advertencia. De hecho, la Doctora Erica Miller (i) y Danene Birtell del Equipo de Investigación y Rescate de Aves Tri-State tratan de limpiar un alcatraz común manchado de petróleo por el vertido.

Además, “si cambian los vientos y la corrientes marinas hacia el este podría llegar a la costa noroeste de Florida” y causar un daño incalculable a los humedales de Panhandle, alertó Daniel Suman, profesor de la Facultad de Ciencias Marinas de la Universidad de Miami (UM).

En tanto, el Gobierno de Estados Unidos, exigió este viernes responsabilidades por el vertido de crudo en el Golfo de México.

Por su parte, la empresa petrolera British Petroleum (BP), operadora de la plataforma de perforación “Deepwater Horizon” que estalló en el Golfo de México, asumió este viernes “la plena responsabilidad” por el derrame de crudo.

La secretaria de Seguridad Nacional, Janet Napolitano, dijo que el Gobierno de Barack Obama “seguirá presionando a BP para que responda con todos sus medios” a la catástrofe.

teleSUR – Efe – Afp / ld/IM



Tu opinión es importante. Escribe un comentario