La tensión crece en Irán ante la celebración del año nuevo persa

Por • 28 Feb, 2010 • Sección: Noticias Internacionales

El dirigente opositor Mir Hosein Musaví llama a continuar con las protestas y el fiscal general iraní advierte de que el régimen no tolerará nuevas manifestaciones

El fiscal general de Irán, Abbas Yafarí Dolatabadí, ha advertido hoy contra nuevas protestas de los opositores ante la próxima celebración del año nuevo persa, Nowruz. Apenas 24 horas antes el dirigente opositor Mir Hosein Musaví retó al régimen, que calificó de “secta dictatorial”, a que permita manifestarse libremente a los partidarios del movimiento verde para comprobar si son tan pocos como afirman las autoridades.

“No seremos testigos de nuevas manifestaciones callejeras y no permitiremos a nadie que salga a la calle a alterar el orden público y sin los permisos adecuados”, ha declarado Dolatabadí citado por la agencia oficial Irna. El fiscal general, como el resto de los portavoces iraníes, se escuda en la asistencia a los actos del aniversario de la revolución islámica, el pasado 11 de febrero, como prueba del respaldo popular al régimen.

“Para esas concentraciones, utilizaron un número considerable de autobuses y trenes para trasladar a la gente y a los miembros de las fuerzas armadas y del orden”, asegura Musaví en una entrevista publicada ayer en su página web, Kalemeh. “No es para estar orgulloso y recuerda a los métodos despóticos utilizados antes de la revolución”, añade en un claro desafío al líder supremo, el ayatolá Ali Jameneí, quien dos días antes calificó de “épica” la participación popular en las manifestaciones oficiales.

“Millones de iraníes se enfrentan a la censura, la obstrucción de sus libertades y medidas represivas”, advierte Musaví, en lo que los observadores interpretan como un intento de contrarrestar el discurso oficial de que sus protestas carecen de respaldo popular. La semana pasada, el otro dirigente opositor, Mehdi Karrubí, pidió un referéndum para evaluar la popularidad del Gobierno de Mahmud Ahmadineyad, al que ambos acusan de haber amañado su triunfo electoral.

Reunión en Viena
Pero ni Ahmadineyad ni Jameneí han mostrado el mínimo interés en un compromiso para salir de la crisis, la más grave que afronta la República Islámica en sus tres décadas de existencia. Al contrario, ambos han endurecido tanto su discurso interno como externo.

En vísperas de la reunión, a partir de mañana en Viena, de la Junta de Gobernadores del Organismo Internacional de la Energía Atómica, el líder supremo ha reiterado que “a pesar de todas las presiones, [Irán] continuará haciendo los avances necesarios para alcanzar la autosuficiencia” en el campo de la tecnología nuclear. Por su parte, un alto responsable de la Guardia Revolucionaria ha mencionado la posibilidad de cortar el suministro de energía a Europa. Aunque la Junta no tiene previsto adoptar ninguna resolución, sus debates podrían preparar el terreno para una cuarta ronda de sanciones en el Consejo de Seguridad.

Ángeles Espinosa – Teherán
Elpais.com
28/02/2010



Tu opinión es importante. Escribe un comentario