Un SOS al Ministerio del Trabajo

Por • 26 Feb, 2010 • Sección: Tribuna Abierta

Ahora que está muy de moda la defensa de los derechos humanos en Venezuela y en el mundo entero, uno se pregunta ¿en dónde están los derechos humanos de los trabajadores del Urológico San Román? Donde las personas que tienen la dirección de administrar dicha clínica irrespetan día a día a los empleados.

Muchas son las denuncias que se han hecho al ente gubernamental, y parece que se hacen los oídos sordos. Casos como en recursos humanos dejan a una persona sentada cumpliendo horario con el fin de que renuncie al empleo, cómo llamarían los defensores de los derechos humanos esta actitud de quien supuestamente dirige recursos humanos de una empresa.

Cuantas camareras y enfermeras han sido humilladas tanto por la dirección general, así como la dirección de recursos humanos.

A los trabajadores les truncan su superación, no les permiten estudiar, y si alguna persona corre con la suerte de realizar algún estudio es bajo condiciones, es decir, le descuentan las horas que deben salir para llegar a tiempo a las clases. Estamos claro que el empleo es una responsabilidad, pero, nuestras leyes rezan que el trabajador tiene derecho a realizar estudios y las empresas deben facilitarle los medios para ello, sin que esto impida el cumplimiento de sus labores.

Por falta de empleados, los existentes son cargados con mas trabajo, pero con la misma paga, palabras de recursos humanos “lo toma, o lo deja”.

En dónde están los supervisores del Ministerio del Trabajo, porque no salen de esas cuatro paredes que lo que hacen es crear vicios. Porque es verdad, la empresa privada da empleo, pero eso no le permite irrespetar a los trabajadores de forma brutal.

Recientemente el Presidente de la República toco el tema de las clínicas privadas por los excesivos cobros, pero lo que ignora el señor presidente es el excesivo irrespeto que sufren los trabajadores, pero de inmediato salió una tal Asociación de Clínicas Privadas, quien sabe cuando fue creada defendiendo sus intereses. Ahora porque no se crea el Sindicato de Trabajadores de Clínicas Privadas para repeler los abusos que a diario son sometidos los trabajadores, tal es el caso del Urológico San Román.

Quizás este no sea el medio más indicado para realizar esta denuncia, pero pensamos que la esclavitud desde hace rato fue abolida en nuestro país, y por ello le pedimos al señor Presidente Hugo Chávez que nos ayude y que le ponga ojo de águila a esta y otras empresas privadas que no quieren reconocer a los trabajadores como seres humanos, sino como bestias de trabajo. Y ojala los defensores de los derechos humanos vean que en el Urológico San Román hay bastante pruebas de violación de los derechos humanos.

Adrian Portillo
adrian.portillo709@gmail.com



Tu opinión es importante. Escribe un comentario