Manual de cómo ser militante del PSUV…

Por • 26 Feb, 2010 • Sección: Tribuna Abierta

El Ciego, El Sordo y El Mudo.

Desde tiempo atrás se suscitan hechos no comunes en la revolución bolivariana, el mas destacado por así decirlo, el espectacular salto ornamental de Henry Falcón, no de partido, sino de bando político, y léase esto como situación política que lleva a la comitiva gubernamental a echarle en cara que los votos son de ellos y no del pueblo, demostrando reiteradamente el bajo concepto que tienen de la militancia popular de base y por supuesto, afirmando (tácitamente) que aquí cualquiera es candidato con tal que cuadre bien.

De la suposición viene la duda, y de allí la desconfianza y a cada calificativo anterior coloquémosle popular, para llevarlo a nuestro nivel, de ese hecho se desprende claramente que lo de Diosdado en Miranda no fue casualidad, a diferencia de la situación de Mario Silva en Carabobo que le pusieron un bacalao inmenso y a pesar de… llego y bien cerca, es decir jugo sin errores, bateo bien, pero era el novato, toda la oposición contra el y además la cuerda de sinvergüenzas seguidores del exgobernador Gral. Hummer Carles.

Como socialista, debo ser critico, como ciudadano y venezolano, debo expresarme libremente y como revolucionario no puedo ser dócil y mucho menos conformista, eso no implica ser indisciplinado, al contrario la disciplina impone los métodos que permiten utilizar los términos descritos, sin caer en la acera del frente, mas aun sin que aquellos que no tienen la suficiente capacidad, certeza o entereza moral puedan hacer leña del pensamiento distinto y diferente, pero mas importante, hacer ver a los dirigentes la posición asumida como critica y no como opositora, dos cosas distintas y que se prestan a la confusión.

Ahora bien, asumir posiciones como las descritas arriba, conlleva a que otros que no son de nuestro lado asuman otras distintas, como las comunicacionales que mas que informar se especializan en desvirtuar cualquier declaración, manipulan y en el mejor de los casos atacan cualquier posición revolucionaria, con la mas fuerte ofensiva de descrédito y desestimación. Si bien es cierto lo anterior, no menos cierto es que quienes asumen esta posición critica dejan de existir en el plano terrenal político venezolano, pues no eres a su criterio revolucionario o chavista, pero tampoco eres oposición y menos eres ni – ni, porque emitiste juicio y los ni – ni, son mudos, ciegos y sordos.

La nueva militancia venezolana, debe ser sumisa y servil, no al estilo de la cuarta o de AD y COPEI, porque ellos tenían bien definidos a sus militantes de base, pobres, tierruos y bien necesitados, analfabetos y en el mejor de los casos sindicalistas de oficio que supieran manejar la necesidad popular en procura de un trabajito. La nueva militancia debe ser conciente, esta alfabetizada, tiene medios tangibles de solucionar el día a día, pero además debe acatar con la cabeza gacha todas las órdenes, y para ello no puede estar formado ideológicamente, es como comérselo pero no saber como se prepara, van a la fiesta pero no pueden felicitar al cumpleañero, los llevan pero no son invitados, esa es la “participación, protagónica y directa” de la militancia.

El comandante Chávez sabe que se han cometido errores, unos de forma y otros de fondo, pero que igual y como dije una vez, no es la calidad en muchos casos sino la cantidad lo que agobia a la revolución. Seguimos viendo como se enfrascan luchas aisladas, que no son demostraciones de revolución sino de poder individual, cayendo en personalismos, que no debilitan a la oposición, pero tampoco refuerzan el proceso, situaciones vistas anteriormente confirman que sectores de poder oposición y de derecha, manejan fuerzas importantes que de mas esta decirlo en el gobierno, aun recordamos a Luis Miquelena, Alfredo Peña, Pablo Medina y Ángela Zago, por nombrar los mas notorios, incluidos quienes gestaron el golpe de estado en el 2002, y mas recientemente las posiciones topadas y encontradas, que se viven en la Alcaldía de Libertador, Barrio Adentro y unas cuantas direcciones regionales, para nombrar algunos ejemplos, lo grave de estas situaciones es que quienes denuncian en muchos casos son militantes de base que terminan perseguidos y muchas veces botados de sus cargos por mantener la lucha proletaria, a esta situación se suma el clientelismo, amiguismo y compadrazgo en cargos gubernamentales que terminan colapsando las instituciones del estado, sumergiéndolas en dos males que por heredados, no aprobamos que a doce años de revolución se mantengan como lo son la burocracia y la corrupción, que mas que galopante esta bien posicionada en instituciones que a la fecha aun se mantienen incólumes de contraloría y justicia.

Aun así, mas del 60% de los venezolanos creemos en Chávez, pero no en muchos de su gobierno, esto no nos hace oposición, nos hace críticos y auténticos, mas allá sabemos que desde sectores internos del gobierno y de su partido, se gestan luchas intestinas por acabar cualquier proyecto de alianza, acuerdo o pacto que pudiera en distintos escenarios, permitir la entrada de otros factores y no solo políticos al gobierno, incluidos aquellos que han mantenido posiciones radicales contra personeros específicos, mas allá todavía, vemos que se acaban las cartas “revolucionarias” y la necesidad empuja a buscar otras caras, pero, caras impuestas por quienes estaban o por quienes están, así que es mas de lo mismo, por eficaces no son eficientes y como dijo Oscar Wilde “La experiencia no tiene valor ético alguno, es simplemente el nombre que damos a nuestros errores”, y muchos son experimentados ministros, directores y protagonistas principales de la debacle que sufre el proceso en sectores tan claros y específicos como las misiones, infraestructura, educación, vivienda y seguridad.

Muy a pesar de que se trate de maquillar las situaciones internas del partido y se trate de dar demostraciones de organización, el peso de la carga histórica cae sobre los hombros y hace el camino intransitable para los lideres medios del partido, indefiniciones y contradicciones claras colapsan en lo interno y la experiencia del referendo del 2007, se posiciona estratégicamente en la mente de muchos que no la dejaran pasar por alto, la deslegitimación de los voceros del congreso a raíz del ocultamiento deliberado de los resultados oficiales, la exclusión en un momento de mas del 75% de la militancia con la subsecuente segregación a que fueron sometidos, sumada ahora a la necesidad de incluirlos para no deslegitimarse mas, o la irracionalidad con que se avizora se gastaran recursos del estado en las pre -campañas electorales, hace ver a lo interno que el MVR no desapareció, solo cambio de nombre e inclusive lo reafirma algo que he calificado como “el retorno de los hijos prodigo”, muchos militantes y lideres de organizaciones que se sumaron al llamado del presidente, retornan a sus organizaciones de base, ante la imperiosa de necesidad de buscar espacios agotados desde el mismo momento de su fundación.

Los espacios agotados y la falta de rectificación, sincera y oportuna de quienes asumen las riendas del país en lo político y en lo social, conllevan a anunciar la muerte de la alianza estratégica primordial, que evitaría la debacle parlamentaria, tan asonada como la del 2007 con el referendo, ya no solo con la perdida de una reforma que se manipulo a la conveniencia de los seudo – lideres que pensaron utilizarse para su beneficio, sino con el resultado nefasto de la ingobernabilidad revolucionaria, pero para que esto no suceda, las minorías políticas y sociales deben de arrodillarse ante el imperio psuvista, así tengamos la razón, y como dice le refrán popular “tienes la razón, pero igual vas preso”. La lucha es a cuchillo y cuerpo a cuerpo, dije “lo que no suma, resta”, de allí partimos a la necesidad de sumar, y si analizamos que se piden espacios de participación sinceros y francos, ante que propuesta debemos asumir que se ofrezcan cargos suplentes o en muchos casos uninominales en circuitos imposibles de direccionar, la participación psuvista se basa en cerrar el espacio directo por asumirlo como propio en base al liderazgo del camarada Chávez, pero si fuera al contrario, ¿Qué pasaría?, que pasaría si el camarada Chávez hace silencio y cada uno asume su liderazgo propio, que al final es lo que sucede con quienes estamos fuera del PSUV, que sucedería si en vez de campaña nos abrimos a debatir cara a cara, e inclusive contestan tantas incógnitas que existen acerca del proceso sin mencionar la palabra Chávez, presidente o líder absoluto del proceso, que sucedería si de verdad en el reglamento regulan los gastos, inhabilitan a los que han sido castigados o impiden que quienes son concejales, alcaldes, diputados regionales, gobernadores, ministros, directores nacionales y regionales puedan asumir candidaturas o en el mejor de los casos renuncien ya, antes de las postulaciones. Mucha tela que cortar y sin tijera, incluida una pregunta maligna y tal vez sin respuesta ¿se juramentaran del mismo lado en enero, los que ganaran en septiembre?, o le quitamos las sillas a la asamblea y le ponemos estantillo y alambre de púa.

Pedro J. Morillo M. – Maracaibo
coomunica@ymail.com



Tu opinión es importante. Escribe un comentario