Zapatero recibe primera advertencia

Por • 24 Feb, 2010 • Sección: Noticias Internacionales

Miles de personas participaron en las movilizaciones convocadas por los dos mayores sindicatos españoles en rechazo a la propuesta del gobierno español de elevar la edad de jubilación de los 65 a los 67 años.

La Unión General de Trabajadores (UGT) y Comisiones Obreras (CCOO) organizaron las marchas en varias de las principales ciudades del país.

La manifestación principal tuvo lugar en Madrid.

Los sindicatos dijeron que participaron 60.000 personas, aunque la policía estimó la cifra en 9.000.

Las primeras jornadas de protesta masiva que enfrenta el presidente del gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, están enmarcadas en la grave crisis que atraviesa la economía española.

Anticipándose al efecto de las movilizaciones, Zapatero señalo que está dispuesto al “consenso y al diálogo”.

Sin embargo, cerca de 57 movilizaciones están programadas hasta el 6 de marzo en varias ciudades y en el seno de los sindicatos cada vez son más los partidarios de hacer un llamado a un paro nacional.

La medida
El plan del gobierno de elevar la edad de jubilación busca garantizar el futuro del sistema de seguridad social.

Antes del comienzo de la movilización de este martes, el ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, reiteró la necesidad de introducir la medida debido, entre otros motivos, al incremente de la esperanza de vida en el país.

Los sindicatos reprocharon que el gobierno presentara la propuesta de manera “unilateral” y comenzaron a tomar las calles bajo el lema: “En defensa de las pensiones. No al retraso de la jubilación. La solución no es recortar la protección social”.

Se predice que, de seguir el actual esquema, en 40 años habrá tantos pensionados como trabajadores, informa la corresponsal de la BBC en Madrid, Sarah Rainsford.

El gobierno busca que su plan de reforma demuestre a la comunidad internacional y los mercados financieros que está comprometido con las duras medidas requeridas para reducir el creciente déficit fiscal, mientras que los trabajadores dicen que no deben ser castigados por la crisis financiera, agrega la enviada.

Redacción
BBC Mundo
23/02/2010



Tu opinión es importante. Escribe un comentario