Uribe desencajado, después de unos cuantos pases le gritó: “¡Sea varón, y déjese joder!”

Por • 24 Feb, 2010 • Sección: Reflexiones

Prefiero mil veces a que colapse el sistema eléctrico que comprarle un coño a Uribe

Histérico, bilioso y con varios pases encima llegó retrasado a la cena de los mandatarios que asistían a la Cumbre de Río. Acababa de recibir una llamada del Departamento de Estado, exigiéndole compromisos con todo lo que él le debe a la nación norteamericana. Pues bien, no quedaba otra salida que tratar de crear una seria divergencia entre algunos países latinoamericanos en momentos en que se pretende dejar por fuera a quien le da hasta el aire que respira.

Con pasitos cortos pero apresurados, el narco-presidente comenzó a buscar al presidente Chávez para arreglar aquello de una buena vez, para formar un escandalazo, era su momento estelar, su gran oportunidad para demostrar sus dotes de estadista invicto y alebrestado. Listo, localizó al presidente venezolano, y sin respeto alguno por el tema que se estaba tratando que era la terrible situación por la que pasa Haití, se le fue encima. Con sus ojillos de cabrito cogido por los huevos, sudoroso comenzó a gritar: “Cómo va usted a venir a hablarnos de imperialismo, de lucha contra el bloqueo a Cuba, de respeto a los derechos humanos, de justicia de los pueblos contra el narcotráfico y la violencia, de imperialismos en América Latina, de hermandad entre nuestras naciones,… si nos está aplicando a los colombianos lo mismo que le hace Estados Unidos a Fidel…”

Claro, Chávez al verlo tuvo que decir: “¡Ah, pero si aquí tenemos al señor Caín de América. Seguramente le remuerde la conciencia que esta vez estemos tratando de nuevo el tema de Las Malvinas en el que los gobiernos de Colombia siempre han jugado a favor de los gringos y del imperio británico, en contra de todo el sentimiento latinoamericano”.

El estado emocional del paraco Uribe tiene varios filos, políticamente no controla su país, la situación económica de Colombia está muy mal, su narco-estado desborda todas las instituciones de su monstruosa república, y lo más seguro es que no vaya para el baile de la re-elección. Y lo más grave es que cuando deje su mandato, plagado de masacres, de negocios con el narcotráfico y los paramilitares, toda esta riada de sus desquicios venga y lo acorrale y se lo trague. Ve que la soga se le acerca al cuello y poco le importa ya montar cualquier brutal sainete, y sobre todo cuando sabe que cuenta con el apoyo de todos los poderosos medios del mundo (siempre en manos del capitalismo). Cualquier salpicada de mierda que lance contra Chávez, la prensa sabrá acomodarla a favor del narcotraficante mayor del planeta. Y ciertamente ya están hablando de los malos modales de Chávez en México. Típico.

El asunto es también, que este santanderito de hostia y coca en la cartuchera de su 9 mm, le había venido jugando sucio en múltiples oportunidades al Presidente Chávez. Llegaba a Venezuela con su carita de cura virtuosísimo, se abrazaba al Comandante y en llegando a Bogotá le daba curso a sus criminales planes contra nuestro país. Y creyó, que como contaba con el apoyo de los mercenarios empresarios nuestros, haciéndonos dependiente de la importación de productos neogranadinos, en presentándose una severa discordia, entonces le provocaría un gran daño nuestra economía. Aunada esta posición con la fortaleza que le da toda la maquinaria bélica y de inteligencia instaladas por los gringos en su país.

Sus secretas y perversas agresiones alcanzaron grados de total locura con la trácala de la Operación Enmanuel, con las maniobras de la putica Ingrid y su madre para montar todo un teatro de agradecimientos al narco Uribe y a las fuerzas de la CIA después de su liberación, y a todas las bárbaras bandadas de paramilitares que el mismo Uribe ha estado metiendo a Venezuela para tratar de derrocar y matar a nuestro Presidente. Por eso, su grito ayer era el resumen también de todas sus calumnias, inventos y miserables mentiras de que Chávez les mete aviones en su territorio, que le da armas a la guerrilla, que le mata a jugadores de fútbol, y por eso estalló: “Sea varón. Estos temas se discuten en estos foros. Usted es valiente para hablar a distancia y cobarde para hablar de frente'”.

¿Qué pretendía este canalla, caerse a tiros con Chávez como es su estilo?, ¿montar una escena de vulgaridades cuando se está tratando el tema humanitario de Haití? ¿Qué culpa puede tener nuestro presidente del terrible desempleo que está destrozando a Colombia, de la miseria impuesta por el paramilitarismo, el sicariato, el narcotráfico, esa monstruosa guerra sucia que se ha desbordado la hacia otros países limitrofes como Ecuador, Panama, Brasil y Venezuela, y sobre todo esa manía de querer meter a Colombia en el ALCA?

La prepotencia de este Caín le llevó a decir que en Venezuela la gente se iba a morir de hambre o arrodillarse ante los gobernantes colombianos, si dejaba de importar sus productos. Que Colombia conseguiría mercados para sus productos en Europa, Asia y en el Medio Oriente. Que Saudi Arabia, China y la Unión Europea eran mejores mercados que Venezuela.”

Lo menos que podía hacer el presidente Chávez era mandarlo al carajo porque no lo dejaba explicar lo que realmente pasa con el gobierno colombiano, cuyo único fin es tratar de matarlo. Además Uribe no tolera que América Latina se una en función de sus vitales intereses porque él no tiene otra patria que el sostén que Estados Unidos le da para que se mantenga donde está con sus mafias, con sus hordas de paramilitares asesinando, robando y mandando droga al mundo entero.

Por todo esto, prefiero mil veces a que si por el fenómeno del Niño, llegara a colapsar todo el sistema eléctrico nacional, traga grueso, resistir como sea, pero jamás comprarle un solo vatio de energía a esos hijos de puta.

José Sant Roz
jsantroz@gmail.com



Tu opinión es importante. Escribe un comentario