Rectifico, No eran Alacranes, eran Escorpiones…

Por • 24 Feb, 2010 • Sección: Tribuna Abierta

Algo se me paso por alto

El General en su laberinto…

Aunque las segundas partes no son buenas, a menos que sea la reelección de Chávez, deliberadamente obvie algunos comentarios del general Müeller por no echar mas gasolina al fuego, sin embargo, la conciencia no me dejo ni tomar la siesta, por lo cual termino el articulo de ayer con el resto y un poco mas.

Dentro del contexto que dibuja el general, deja como dije anteriormente vacíos que son difíciles de obviar, uno es en referencia al debate interno del PSUV y las malas gestiones de gobierno, el cuestionamiento al gobernador ex – psuvista Henry Falcón, la situación de la alianza y los militares en Venezuela, todas por supuesto dentro del entorno Chávez, cosa que mas que común, es manipulable, pero centrémonos en las respuestas y que se vislumbra de estas.

Difícil asumir que los cambios de gabinete se den por la opinión popular, porque de ser así muchos no estarían hace rato, por esto, aun si el debate interno del PSUV muestra tendencias a una opinión critica, cualquier asonada popular será detenida en lo interno, sin ninguna repercusión como ha sido hasta hoy. Considerar que mantener una mala gestión o nefasta como el mismo las califica, en base a visiones estratégicas o tácticas deja la duda del cristal que se usa para verlas, un mal ministro o director es malo y punto, sin tácticas o estrategias que suenan a lo electoral o lo político, y que inclusive adherido a su respuesta subjetiva si hay o no Chávez para rato, al manifestar que en lo previsible si, nos deja ver que a lo interno del gobierno se gesta y se juega al chavismo sin Chávez o mantenerlo como figura de ornamento del gobierno revolucionario, con la única visión de mantenerse en el poder la boliburguesía emergente y la oligarquía venezolana, ya bien posicionada en el estado, sin que ello represente peligro de sublevación popular.

Como complemento a lo anterior Müeller analiza la situación de la fuerza armada, sin embargo, desprende visos de incertidumbre como comente en el anterior articulo, su regreso a la fuerza armada sonaba a la necesidad de controlar no la burocracia, porque la fuerza armada no es burocrática como pretende hacerlo ver, es oligárquica y se definen ambos términos para diferenciar burocracia que significa desde el punto de vista de la sociología un modelo de administración o gestión publica o privada, a la del termino oligarquía, y permítanme muletearme de la pagina de Wikipedia, que define el termino así “La oligarquía, en ciencia política, es una forma de gobierno en la que el poder supremo está en manos de unas pocas personas. Los escritores políticos de la antigua Grecia emplearon el término para designar la forma degenerada y negativa de aristocracia (literalmente, gobierno de los mejores). Estrictamente, la oligarquía surgirá cuando la sucesión de un sistema aristocrático se perpetúe por transferencia sanguínea o mítica, sin que las cualidades éticas y de dirección de los mejores surjan como mérito reconocido por la comunidad, siendo esta definición muy cercana a la de monarquía y más todavía a la de nobleza.”, fin de la cita, ahora aclarado los términos concluyo esta parte de la respuesta del general Müeller, la fuerza armada se rige por códigos oligárquicos y esta claramente afectada por intereses boliburgueses que la han llevado a definir claramente su papel en el gobierno, porque no es falso que se percibe claramente en el aire, la brecha social existente nuevamente entre fuerza armada y pueblo, de allí se parte al extremo claro de saber que es inimaginable que la milicia bolivariana como fuerza disciplinada pueda equipararse al ejercito nicaragüense que fue totalmente reemplazado por fuerzas sandinistas, y con el debido respeto a la fuerza armada, son pocos los bolivarianos revolucionarios que se animan a ser socialistas o comunistas y no lo dije yo, lo dijo Múeller.

Ahora dentro de todas las dudas que generan el entre líneas del general, reconozco que mas de una vez dije que el problema de la revolución bolivariana era el seguir al hombre y no al proceso, algo que esta definido en muchos izquierdistas de este país, sin embargo de allí a llevar al nivel de prescindible al comandante es un largo trecho, la razón es clara, Chávez es pueblo y dio un nuevo concepto a la palabra populismo, el mensaje es claro, con Chávez todo, sin Chávez nada y eso implica al 60% de los venezolanos de a pie, eso temen muchos, incluidos a los boliburgueses. Otra duda razonable es el comentario sobre quien pudiera ser el sucesor del comandante, mucho calzón pa´ petra como dice el refrán, y entendemos dos cosas básicas, la visión critica de Villegas y su posible resentimiento al preguntar por si el líder (Chávez) es prescindible, su segunda pregunta y las respuestas del general, donde Müeller pudiera contradecirse al afirmar que un líder sabe cuando retirarse y después decir que existe mas de uno que es verdaderamente revolucionario con capacidad de afrontar tal desafío, pero que Chávez es insustituible, o sea ¿lo pensaron pero no tuvieron bolas?.

El otro análisis sobre la situación de la asamblea nacional, pone mas tela que cortar sobre la mesa, factores tan diversos, como la posible alianza patriótica, los candidatos, los delegados del PSUV y sus métodos ortodoxos de dedocracia, la indefinición de los términos de las internas, entre eso el control presupuestario que garantice igualdad de condiciones, pero de verdad, no solo en papel y después que salen ganadores los multan por irresponsables pero igual van. En este orden es necesario aclararle al general que si bien es cierto que el llamado del presidente a meter a todos en la olla del PSUV, debilito a los demás partidos también es cierto que ese 0,5% del UPV, o el 2% que represente TUPAMARO, o el porcentaje que pudieran representar cualquier organización política o social en las próximas elecciones, pudiera devenir no en que se gane alguna diputación, pero si en que se pierdan otras tantas y allí el axioma que dice lo que no suma resta, cabe a la perfección. El menosprecio por la participación minoritaria y al militante de base como sujeto de hecho y de derecho, a llevado a un numero significativo de militantes a pasar a la resistencia partidista, es decir, a seguir a Chávez sin el PSUV o en el mejor de los casos sumarse a organizaciones sociales distintas al partido de gobierno. Este punto se diferencia claramente de la situación del gobernador Henry Falcón, quien dio un mortal atrás con tirabuzón invertido y cayo de nalgas, puesto que ni el, ni el PPT pueden demostrar que tal salto es positivo, sobre todo cuando se nota el plan trazado al desbancarse sus amigos parlamentarios, una operación de cociente cero, no sumo, ni resto nada, solo salto y punto.

Por ultimo el trato que demuestra el general Müeller a quienes no militamos en el PSUV, manifiesta claramente que no cederán espacios a la unidad, como siempre lo han demostrado, el portaviones Chávez esta full según ellos y su mensaje fue mas que claro, lo cito “No es que no vamos a ceder, es que no los tienen. ¿Cuál es la votación del PPT o de Lina Ron? No llegan ni a 0,5%. ¿A quien atraen? Si piensan que van a tener burocracia a costa del PSUV me parece que estaríamos actuando como estúpidos. Esa es mi posición, no sé si es la del Presidente.”, me dejo estupefacto cuando lo leí, pensé que me había equivocado, pero no, era cierto con la sinceridad que lo caracteriza lo dijo, “no habrá burocracia a costa del PSUV en el parlamento”, por lo menos para las minorías, ahora, ¿es una confesión o una demostración de avaricia?, tocara al presidente Chávez la amarga decisión de incluir a los partidos “minoritarios” a la fuerza en procura de la unidad, o tocara esperar la debacle parlamentaria que suena como el golpe del 11-A y que nadie vio, para sacar cuentas y ver que el PSUV si ha perdido militancia, mas no Chávez y que los otros ganamos adeptos por ser consecuentes revolucionarios, patria o muerte como nos llaman, yo no lo se, solo lo sabe el general en su laberinto.

Pedro J. Morillo M. – Maracaibo
coomunica@ymail.com



Tu opinión es importante. Escribe un comentario