La indisciplina disciplinada

Por • 24 Feb, 2010 • Sección: Tribuna Abierta

De vez en cuando me paso, pero es que no tengo de otra, porque, como no tengo como debo utilizar los pocos recursos a mi alcance para poder sobre vivir, y esto no es que yo me haya dejado convencer, de que soy un buen partido, pero, pongámoslos de esta forma y sin mucha anestesia:

Si un gobernador la caga y la pone de todos colores, me refiero a Henri Falcón (¡Coño! Qué; CAGON, pero como nadie me para bolas y solo me decían hablador de paja loca)

¿Qué tengo o que puedo perder yo intentando llegar a los espacios donde ningún desconocido a llegado?

O mejor dicho de esta manera o forma:

Si durante tanto tiempo las personas que hemos creído las idóneas o serian los o las capaces para representarnos, en los parlamentos, los municipios, las alcaldías y las gobernaciones y solo hemos tenido decepciones…bueno; no en todos, ni todos…me pregunto yo:

¿Por qué no intentarlo con nosotros mismos?

¿Por qué no se nuestros propios candidatos?

¿Por qué siempre esperar a que nos presenten a los supuestos líderes?

¿Por qué tenemos que decidir en lugar de un líder o dirigente, tenemos que sufragar o escoger a divo o diva de televisión?

¿Por qué en pleno siglo XXI aun permitimos que nuestros liderazgos sean construidos desde los medios de comunicación? Tanto público como privado

¿Por qué si por tanto tiempo las personas por las cual hemos sufragado, no nos han dado las respuestas que necesitamos tenemos que seguir aceptando la receta que nos han impuesto?

¿Hasta cuando el vendito cuento ese; que es mejor MALO conocido que BUENO por conocer?

De esa forma nos han jodido y si continuamos aceptando esas cómodas expresiones dominantes o creadas para hacernos sumisos ante la adversidad, o como diría el profesor y ensayista VICENTE ROMANO en su extraordinario libro titulado: “LA FORMACION DE LA MENTE SUMISA” refiriéndose al manejo de los medios y la creación de líderes:

Cito

“…Para consentir esta situación se requiere, claro está, un esfuerzo enorme en mantener a la población desinformada para persuadirla de que no hay alternativa, en suma, para tenerla material y espiritualmente sumisa. Los dirigentes espirituales, los formadores de opinión, desde la inteligencia venida hasta el papa, saben perfectamente que es más fácil engañar a una población poco y mal informada que a otra ilustrada…”

Es decir, nosotros durante mucho tiempo…y es lo que siempre se nos ha vendido…hemos aceptado sin decir nada, que las personas idóneas para representarnos en los espacios que les he nombrado, son las personas que hablan y se ven bonito, los que supuestamente tienen los conocimientos venidos de las aulas de clases, pero a largo de toda nuestra historia republicana, nos hemos estrellado con una realidad que hasta ahora no hemos sabido descifrar y es que; los títulos de profesional; muchas veces se compran y que los títulos nobiliarios, no es sinónimo de excelencia y, que las palabras bonitas no son garantías de bienestar para el pueblo.

A lo largo y ancho de este proceso político de cambios profundos al cual hemos denominado Revolución Bolivariana y Socialismo del siglo XXI, y con las experiencias vividas durante la IV (cuarta) República, en donde fuimos vilmente engañados y traicionados por los dirigente y lideres, supuestamente de izquierda, hemos tenido más que suficiente para enterarnos que:

No son las palabra sino los hechos los que nos van a permitir alcanzar nuestros objetivos en cuanto a la realización de nuestros sueños y que de nosotros mismos dependerá el que ese objetivo sea alcanzado de la forma y manera que sea.

El mesías o el líder que esperábamos llego, ahora solo nos queda disponer de nuestra voluntad, para que ese líder tenga el entorno que se requiere la lograr nuestro objetivo, la mayor suma de felicidad y una ¡PATRIA! Libre y auténticamente SOBERANA.

¿Quién dijo yo?

Hasta la victoria; siempre

CHAVEZ, socialismo o muerte

¡VENCEREMOS!

Jesús Chua Espinoza



Tu opinión es importante. Escribe un comentario