Cada dia la Canadá de Harper menos demócrata

Por • 23 Feb, 2010 • Sección: Tribuna Abierta

Toda razón tuvo el Embajador Roy Chalderton al decir ante la OEA recientemente, que Canadá “ha perdido su virginidad política y democrática”  con el gobierno del primer ministro, Stephen Harper.  Harper ha manipulado las instituciones democráticas para perpetuar su régimen de extrema derecha. Asombra lo mucho que ha desvirtuado al Parlamento Canadiense aun teniendo solamente un gobierno minoritario. Harper es el demagogo del Norte que dice una cosa, y hace otra.

Cambió las leyes para que las elecciones candienses se llevaran a cabo regularmente cada 5 años, en vez de dejarlo sin fecha fija como es de costumbre en el sistema parlamentario lo cual permite que el gobierno pueda “caer” con un voto mayoritario de la oposición. Sin embargo, unos meses después, convoca a elecciones al ver que las encuestas indican que tiene probabilidad de ganar.

Pero, no acatar la ley,  eso no es nada comparado con el golpe que le ha dado a la venerable institución parlamentaria. En el 2008, cuando los tres partidos de oposición se unieron en coalición para echar abajo a su régimen con un voto de no-confianza en el parlamento, Harper prorrogó la session del parlamento. Es decir, lo clausuró, quedaron muertos todos los projectos de ley, y los parlamentarios tuvieron que irse a sus casas por casi dos meses. El país quedó sin parlamento. Esta jugada anti-democrática  le salvo el pellejo político a Harper.

El parlamento se puede prorrogar solamente cuando el gobierno estime que casi todos sus  projectos de ley ya han sido llevados a cabo – no para evitar  que el poder legislativo revise la actuación del gobierno ni para evitar un voto de confianza  negativo para el mismo.  Un experto constitucional y professor de leyes  canadiense, Errol P. Mendez  dijo, “ Aparte de los desafortunados intentos del Carlos I para prorrogar el Parlamento Ingles en el siglo 17, no hay ningún precedente en ninguna democracia parlamentaria en el mundo donde un parlamento democrático ha sido cerrado para esconderse de un voto de confianza”. (Toronto Star, 5 enero, 2010)

Y esto lo hizo Harper no una vez, sino DOS veces. El 30 de diciembre 2009, volvió a prorrogar al parlamento cuando las preguntas parlamentarias sobre el papel  que el  gobierno y ejército de Canadá ha tenido en transportar a sus prisioneros Afganistanos  al gobierno de Afganistan donde el riesgo de ser torturados era evidente. El abuso de poder se extendió a sabotear la Comisión de la Policía Militar que estaba investigando y a atacar con saña al alto funcionario Richard Colvin por dar testimonio ante el Parlamento sobre los avisos que le dió al gobierno del grave riesgo de tortura que corrían los prisioneros.

Estos insultos a la democracia canadiense son además de anti-constitucionales, anti-democráticos, potencialmente crímenes de guerra y  la más seria acusación que ningún otro gobierno canadiense ha enfrentado.

Asi que  si alguna vez vuelve a llegar a Venezuela un representante de Harper, como el ensañoso ex-locutor Peter Kent, espero que el gobierno revolucionario les diga que aqui no se le da bienvenida a los titeres anti-democráticos  que traicionan a su propio pueblo y sus propio Parlamento ni se aceptan sus hipócritas inherencia en asuntos venezolanos.

Maria E. Páez de Victor
Circulo Bolivariano Louis Riel
Toronto
mpaez@sympatico.ca



Tu opinión es importante. Escribe un comentario