Gran Bretaña inició exploración de petróleo en Islas Malvinas

Por • 22 Feb, 2010 • Sección: Noticias Internacionales, portada1

La empresa encargada de la exploración y búsqueda de petróleo en las Islas Malvinas, Desire Petroleum, inició los trabajos a tempranas horas de la mañana de este lunes, pese a la declaración hecha por el Gobierno de Argentina sobre la violación al derecho internacional y a la soberanía de ese país. El tema será abordado a propósito de la cumbre del Grupo de Río que se realiza en Cancún, México.

Pese al rechazo del Gobierno argetino, en horas de la mañana de este lunes, comenzaron los trabajos de perforación en aguas de las Islas Malvinas por parte de una plataforma petrolera británica situada a unos 100 kilómetros del archipiélago.

El corresponsal de teleSUR en Argentina, Edgardo Esteban, señaló que la empresa Desire Petroleum inició las excavaciones de yacimientos en el territorio argentino, en búsqueda de al menos 12 millones 600 mil barriles, sin embargo, expertos calculan que el promedio de exploración sobrepasaría los 60 millones.

Un portavoz de la empresa a cargo de las excavaciones afirma que el volumen comercialmente explotable sería mucho menor.

Argentina es un país al que le quedan unos dos años en reservas de combustible y el conocimiento de la existencia de petróleo en el archipiélago, le otorgaría muchos años más, precisó el corresponsal desde Argentina.

El Gobierno de la presidenta Cristina Fernández consideró una violación a su soberanía sobre las Islas y sus aguas circundantes la acción efectuada por la Administración de Gran Bretaña.

Buenos Aires ha recibido el respaldo de varios gobiernos del mundo, como el de Venezuela, cuando el presidente Hugo Chávez, le advirtió el domingo al Gobierno británico que se vaya de ese territorio y devuelva Las Malvinas a Argentina, durante su programa semanal de radio y televisión.

En tanto, el mandatario de Nicaragua, Daniel Ortega, declaró que exigirán a Inglaterra el retorno de ese territorio a Argentina, durante el desarrollo de la cumbre del Grupo de Río que se inicia en Cancún, México.

El vicecanciller argentino, Victorio Taccetti, sostuvo que su Gobierno se apegará únicamente a gestiones pacíficas en esta confrontación.

“Lo bélico está excluido de nuestro horizonte y ellos (los habitantes de las Malvinas) no deben tener preocupación por eso, pero sí saber claramente que Argentina no va a abandonar esta reivindicación legítima” de soberanía, dijo Tacetti la semana pasada.

Jorge Taiana, ministro de Relaciones Exteriores de Argentina, solicitará a sus homólogos asistentes a la Cumbre de la Unidad en México, que condenen la violación a la soberanía del país latinoamericano y de la excavación petrolera “ilegal y unilateral” en las Islas Malvinas.

El próximo miércoles, el canciller planteará el tema en Nueva York ante el secretario general de la Organización de Naciones Unidas, Ban Ki-moon.

Por otro lado, el primer ministro británico, Gordon Brown, declaró el viernes que tiene confianza en abordar el tema basado las gestiones diplomáticas.

“Estamos actuando en el marco de la ley internacional pero también estamos hablando con los argentinos, y creo que la diplomacia entre nosotros y Argentina será exitosa”, declaró Brown en una rueda de prensa.

La semana pasada, el Gobierno de Argentina decidió que todos los barcos que surquen aguas jurisdiccionales de ese país, están obligados a solicitar un permiso a Buenos Aires, bajo decreto, para dirigirse a Las Malvinas.

Buenos Aires declaró que Inglaterra ha burlado las resoluciones de la Organización de la ONU, pese a ser miembro de ese organismo internacional, el cual ha solicitado dialogar en relación a las Islas Malvinas para dar solución a la disputa territorial.

En enero pasado, Gran Bretaña, que ocupa y controla Las Malvinas desde 1833, rechazó un nuevo reclamo argentino sobre el archipiélago.

En 1982, ambos países comenzaron una guerra que duró 74 días y cobró la vida de 649 soldados argentinos y 255 británicos.

Esas Islas, conocidas también con el nombre de Falkland en territorio de habla inglesa, están ubicadas a 450 kilómetros de la costa sur de Argentina y cuenta con una población de 2 mil 500 personas.

Buenos Aires reclama que sus aguas territoriales se extienden más allá de ese archipiélago, hasta el borde de la plataforma continental submarina, a más de 2 mil kilómetros de distancia.

teleSUR – Efe – Afp / dg – PR
22/02/2010



Tu opinión es importante. Escribe un comentario