Consejo Federal de Gobierno tribunal de justicia social popular

Por • 22 Feb, 2010 • Sección: Tribuna Abierta

EL ESTADO COMUNAL EN VENEZUELA

Valientes conscientes ciudadanos, “el observatorio donde la comuna” es un hecho polìtico inherente al Estado venezolano efectivamente concreto, no del preámbulo constitucional bolivariano solamente sino además; en los mínimos y distintos sectores de todos sus aspectos administrativos, un sistema social en ejercicio factible de hechos constituyéndose un fenómeno político social que debemos ver como garantía de lo posible, la justicia social real, “la comuna” presente actual. Perfectible… no experimental subsidiado económiacamente, funciona progresivamente transcurriendo en su frecuencia de tiempo, concibiendo planificado cambiando cosas, o la Cosa Pública de suyo, de su contexto propio, mejor dicho. El Estado-Comuna-Nación.

Ejerciéndose por ósmosis social en prácticas devenidas necesariamente inherentes al derecho natural humano, vida en garantía constituyente del Estado Socialista. Aprioristica y posteriormente en trayectoria dialéctica hacia el pleno y concreto derecho socialista.

Muy vilmente vilipendiado es el ejercicio de la cuidadania comunitaria por el código capitalista de produción social intensificando la injerencia humanitaria a lo “Harpp” como transgresión imperialista a través de conocimientos tecnocratas con ingenio de mecanismos que tienen como objeto el poderio de las ciencias militares suprimiendo la humanidad en condiciones de desventaja de fuerzas cientificas militares, sectorizando saberes destruyendo medios naturales y culturas. El islam, el cristianismo como título universal de intereses encontrados en pugna desde su aspecto polìtico planteado como pretexto. Ontologicamente cuando su comunidades esenciales realmente son identitarias en amor y fraternidad universales.

Uno de ellos, de los pretextos injerencistas, muy rentable mundialmente son las comunidades socialistas emergentes de integrales industrias culturales “derechos humanos de nuevo tipo inmersas en el protagonismo de la diversidad cultural, geografias de “etnias y tradiciones medicinales cosmogonicas” “lenguas ancestrales,” y la biodiversidad ecológica entorno a su ambiente defendiendose de injerencias expansivas de consorcios científicos farmaceuticos, donde probablemente investiguen con cuerpos humanos secuestrados y otras especies de vida para-medicinales instruidos fundamentales por el derecho trasnacional neoliberal de cuarto tipo “la succión, el secuestro del país” dialécticamente absorbiendo factores ecologìcos-ideologìcos usureramente, tratando de suprimir el materialismo dialéctico y la lògica que le estructura històricamente el arte popular y las contradicciones pedagógicas de clase interfiriendo la didáctica del sutil humano arte de la política socialista popular no demagoga “a cada quien según sus necesidades… y capacidades ” in situ, no en los proyectos de las tribunas políticas ni universitarias que también integran pero no derivan necesariamente así, en el bien del conglomerado social critico, arriesgando e investigando para no apostar al abismo, participando con conocimiento de causa en la gestión social, haciendo una Universidad Popular Comunitaria, una Naciòn de intereses armados “el intelectual y el miliciano” formando críticamente responsable sobre el devenir de los problemas humanos para el mundo posible, inmerso en definiciones y contradicciones sociales presentes en el àmbito articulado del Consejo Federal de Gobierno en ley nacional desde el 20 de febrero 2010.

Legislación colectiva surgida de la planificaciòn estrategica situacional, promulgando la sociedad de grupos de ciudadanos ciudadanas niños, niñas y adolescentes colectivizados que conviven tratando entre reglas claras especificas en beneficio de principios y valores socializantes actualmente en funsión cierta y concreta de proyectos sociales futuros para el crecimiento humanista.

Educación, vivienda, salud, trabajo, transporte… recreaciòn son sensaciones primigestas como prioridades humanas ineludibles, conjunto de conjuntos sociales comunitarios por extensión social que deben ser efectivamente autosostenibles sì es revolución real y concreta en la filosofía de justicia social de la virtud expuesta.

Accionando políticamente el ejército del ejercicio del poder popular, el juicio de la razón pura, tribunal contra el poder paradigmático opositor, mediante y a través de hechos sociales supliendo las necesidades bàsicas e intelectuales de “la comuna” con direcciones jerárquicas organizadas para ello establecidas sin tanta burocracia millonaria en imagen y en comisiones que hasta los cartelitos y cartelones mafiosos de toda índole delictiva infiltrados e infectados en la administración organizativa del Estado venezolano les repudiada y rechaza por inconvenientes. Tratando de confundirse con el real proceso de cambios revolucionarios.

Algo parecido a la actividad defenestrada recientemente en la administración del ministro Eduardo Saman dirigiendo el equipo ministerial y colaboradores de la comunidad del Ministerio del Poder Popular para el Comercio MPPC., ¿Comercio socialista? in extenso total ¿Què razones de carteles políticos detractores hay que conjurar?

Sin justicia social plena no es posible la seguridad social la paz, parafraseando al presidente Hugo Chávez F. recientemente, para la industrialización del conocimiento para la exportación de bienes, bienestar que debe consolidar cada vez la igualdad social. Como mínima requerida igualdad social la que garantíza los derechos humanos totales por igual, el espíritu doctrinario de los postulados bolivarianos socialistas actuales en el continente, la “Campaña Admirable hacia una Organización de Estados Americanos meridionales OEA, sin EE.UU., sin Canada”.

La propiedad privada de los medios de producción, su lógica nihilista fetichista, y la venta de la fuerza del trabajo humano enajenan y dividen profundamente nuestra sociedad aspirante a la justicia social, manteniendo los fetiches estructurales como ejemplo vivo el Ministerio del Poder Popular para la Cultura burocracia para consumo espectacular en las desigualdades por diferencias salariales y seguros antagonismos laborales, trabados en pasiones doctrinarias de fascismos sesgados en una desviación ideológica incongruente con el Plan Socialista Nacional 2007-2013 en Venezuela.

Mientras se consumen chatarras ideológicas banales crecientes cada vez más sin un salario socialista de derecho en seguridad social efectiva comunitaria, y, no se consolida la unión añorada por el libertador Simòn Bolìvar como genuina y legitima esencial revolución popular de raíz ontológica soberana para la humana justicia social. Clara síntesis cultural comunal causal universal.

La justicia social es sin desigualdades en lo práctico para que sea así en lo teórico por inferencia de lo cotidiano. Una metafísica de las costumbres, donde seguro la calidad de percepción y voluntad de personas se manifiestan como intelección con el uso de la razón, de la lógica del pensamiento activo como creación digna para la vida. Luchando contra adversidades políticas, sesgos internacionales, asesinatos, corrupciones entre otas atrocidades, una necesaria autoconciencia comunitaria de Estado fundamentalmente útil, una comunión transformadora para el bien dijera Jesucristo. La comuna es el templo de Dios, el hombre la mujer y otras criaturas naturales.

La Comuna de estratificación social compleja “pobre económicamente” pero rica en moral autentícamente novedosa como diversidad pluricultural política. Una cultura de emancipación multietnica popular conformada sin prejuicios teóricos, consciente de ellos donde el sujeto político son movimientos de intereses sociales maduros donde preconizan la utopía valida y posible en acto real protagonizando “con hechos” de calidad historicista, la justicia comunitaria en ejercicio.

El tribunal popular comedido supeditado en sus leyes nacionales para la justicia. Pero también “el deber social” cumplido al reparto de tareas y asignaciones al igual que en la distribución de medios y bienes personales, bienes de uso privado como disfrute para el consumo cultural masivo y colectivo, los planes de la anhelada necesaria y urgente concreción social; el Tribunal de la Razón la justicia del pueblo que provoque emular consciente y socialmente antes de estancarnos en una transición continua hiperbólica de inecuaciòn suspensiva. Una política sin capucha, con muchas piedritas comunales.

El Estado Docente en vivo y directo reflejado en colectividades de grupos-familias integrantes sociales, escuela entre otras funciones cívicas comunitarias empáticas, la organización de damnificados sociales dignos luchadores merecedores por sus derechos humanos, “por ahora” mismo en acción perenne en el sector del Observatorio del 23 de Enero de Caracas entre otros, allí todas las voluntades-accionarias enfocadas, concertadas intentan y posen una lógica que les estructura e identifica legítimamente laboriosos para la defensa de la vida “su hábitad” en democracia socialista, es decir, por derecho natural dándole cohesión imbricada en un “sistema tipo de comunidad” que tratan más allá o acá de lo ideológico, activar, y, lo han logrado en parte, fomentar, preservar en pequeña metodológica escala funcional una mètodica vitrina de necesidades proyectadas con posibles factibles soluciones en operatividad.

Una antropológica comunitaria para una razonable visión de conjunto, un sistema en colectivo social proyectado para su pertinente administración; eficiente, eficaz, y efectiva contra los carteles infiltrados de injerencias foráneas desvirtuantes de la vida en comunión humanamente en lo posible, vinculando al ejercicio legitimo del poder soberano con el protagonismo de las voluntades de sus integrantes en peculiares circunstancias humanas para distintas empresas sociales, “su construcción y propio mantenimiento del hàbitad ambiente, viviendas” un ejemplo entre otras tareas propias de la vida socialista. La comuna socialista del Observatorio en Caracas entre otras después de todo, de eso se trata, una falange de la revolución actual en Venezuela.

Contrarrestando en lo posible los supernumerarios que cobran por hacer nada en ministerios, la propiedad impositiva del royalty en el mercado de capitales junto al copyrigth disipativo de intereses privados e ideológicos del capital financiero internacional sionista perjudiciales a los derechos comunales.

Intereses foraneos saqueadores que no son otros que la tecnocratica supresión y dominio político territorial de Venezuela y toda la región sur americana para el apoderamiento de las consciencias humanas sociales conjunto de sus recursos minerales aplicando sus máximas como la doctrina Monroe a travès de la colonización con injusticias sociales como explotación enejenante y alienante en los pueblos.

La alternativa persistente de construcciones y constituciones incansables “de Comunas” en expansionismo comunal en colectivos disciplinadamente organizados y capacitados en consumo de movimientos e ideas, humanidad popular emancipada en sociedad accionaria participativa como única salida sátelite ante el poderío militar desplegado y en ciernes por los países imperiales industrializados contra los colectivos públicos-repùblicas pro humanismo ecológico en latinoamerica y el caribe que aspiran mediante este modelo comunal de Estado soberano ejemplarizar ideas con acciones típicas en el resto del país-continente que emulen también el ejercicio del poder del Estado Docente Comunal soberano establecido legislativa y jurídicamente desde su soberania nacional en la Ley Orgànica de Educaciòn 2009.

Y la Ley Orgánica de los Consejos Comunales 2009, haciendo jurisprudencia con voluntad para la justicia social integral, he allì el dilema presente planteado y su expedíto carácter revolucionario progresista intrínseco socio político actual para avanzar dentro de un país y un continenete como nación por patria, la reproducción del Estado socialista popular capaz concretamente puro y el fomento intelectivo cognitivo del modelo libertario aspirado; este recorrido sociodinàmico en la síntesis práctica cotidiana no se decreta se va progresando en hechos ciertos precisos en evolución social para el desarrollo comunitario progresista devenido en actualidad. Una ciencia polìtica socialista seria. No reformista , sí de cambios graduales esenciales, liberadora y humanista. La ostia del socialismo democrático para sus feligreses.

La justicia social como “religión” comunitaria que libera con legislatura de filosofía de la justicia social aceptadamente entendida y ejercida por todos. Todos así ciudadanos integrantes funcionales por su patria, empleados ocupados en el rol de sus funciones, el deber social socialista en relación de crecimiento economico y consumo de bienes internos, para el crecimiento economico externo.

Acciones de todo tipo constructivas, perfil curricular de una estética de contenidos para merecer bienestar moralmente y tener derechos comunales garantizados, nadie… ningún país o segundo reconoce ni confiere derechos humanos, menos los derechos políticos socialistas, hay que ganarlos..luchando…siempre, para revertirlos, aunque sin salario ni seguridad social socialista total “por ahora”, pero sì, con voluntad de disciplina y claridad para la conjura.

El cambio crucial del 26 de septiembre próximo con una clara conciencia de clase será expresa a la asistencia masiva al voto revolucionario por la Justicia Social con la protagonización y organización amparada no en la talanquera del sistema burocrático infiltrado sabotenado sectores en la administración de justicia social del Estado venezolano actual, sino además fundamentalmente por la claridad mayoritaria de intereses sociales nacionales en preparación, aptitudes con actitud orgánica política ciudadana emprendedora a la investigación política, el arte y la ciencia. Pero sobre todo de la altura y madures polìtica comunal demostrada.

El análitico estudio para industrializar una cultura progresista de producción social redistributiva con organización efectivamente administrada en el trabajo, defensa, análisis, planificación y formación social políticamente emancipada es la ganancia-garantìa del èxito.

Las industrias culturales integrales endogenas socialistas el instrumento didàctico pedagogico.

Inventamos mientras erramos, parafraseando al filosofo venezolano Simón Rodríguez

Accionando y usando cada invento consecuentemente planificado con el próposito objeto fundamental de la revoluciòn bolivariana.

La justicia social en ciernes.

El presente activo y pasivo de Venezuela.

Su seguro futuro.

Alejandro Álvarez Osuna
arteawao2003@yahoo.es

Bibliografía

Constitución de la Republica Bolivariana de Venezuela, 1999

Ley Orgànica del Consejo Federal de Gobierno, Venezuela, febrero 2010

Ley Orgánica de Consejos Comunales, Venezuela 2009

Ley Orgánica de Educación, Venezuela 2009

Critica de la Razón Pura, Inmanuel Kant.



Tu opinión es importante. Escribe un comentario