¡El pueblo tiene madurez, me resteo con las bases!

Por • 21 Feb, 2010 • Sección: Tribuna Abierta

Con esta expresión el Comandante Chávez, justificó su posición de respaldar el desarrollo de elecciones primarias al interior del PSUV para la escogencia de candidatos y candidatas para la Asamblea Nacional. Sin lugar a dudas, esto fue un triunfo de los sectores populares y revolucionarios, quienes venían presionando en las últimas semanas para la realización de las elecciones internas, sobretodo en los momentos que abundaban rumores que indicaban que a lo interno del Congreso Extraordinario del PSUV las fuerzas reformistas estaban cocinando una política en la cual no hubiesen primarias sino una escogencia de candidaturas desde los niveles de dirección nacional.

Se trataba de toda una maniobra destinada a cerrar las oportunidades de participación popular, sobre todo teniendo en cuenta la emergencia de nuevos liderazgos revolucionarios del seno de las bases del partido. Lamentablemente muchos de los actuales diputados y diputadas de la Asamblea Nacional producto de su mediocre gestión, están muy preocupados porque de seguro no podrán ser reelectos, seguramente el pueblo bolivariano les pasará factura, de ahí su interés en respaldar una propuesta a todas luces antidemocrática.

Sin embargo, algunos camaradas expresan su preocupación porque las primarias no garantizarán la participación protagónica de las masas, se impondrán las maquinarias electoreras del “extinto” MVR, porque ciertamente el carácter de la democracia interna del partido es burgués (esta idea la ha desarrollado Muller Rojas en otra ocasión). Aunque estas apreciaciones son en varios términos correctas, también es cierto que la no escogencia de las candidaturas desde las bases sería un retroceso frente a la participación popular en procesos electorales pasados. No es más revolucionaria una escogencia desde arriba, desde una negociación de cúpulas que una escogencia de las candidaturas desde las bases, por más vicios que impliquen estos procesos.

El reformismo y la derecha endógena trataron de impedir las elecciones primarias con las excusa de la grave situación interna, lo cierto es que de no realizarse primarias la situación interna pudiese empeorarse debido a un descontento de las bases bolivarianas. El reformismo y la derecha endógena, trataron de cerrar las puertas a la participación popular, con la excusa de que el pueblo sigue siendo inmaduro, lo que resulta paradójico teniendo en cuenta que hace dos años el pueblo si tuvo madurez para escoger los candidatos a gobernaciones y alcaldías, o que hace cuatro años el pueblo si tuvo la madurez de respaldar a Hugo Chávez cuando el planteó el socialismo por toda la calle del medio.

Lo más despreciable, es que los argumentos antipopulares antes planteados, eran expresados por el reformismo y la derecha endógena como la “línea de Chávez”, en algunas discusiones llegaron a plantear aberraciones tales como la supuesta disyuntiva “o están con el Poder Popular o están con Chávez”.

Lo cierto es que se presentaron falacias para justificar lo injustificable, el retroceso de la democracia interna en un partido que se autoproclama como “el más democrático de la historia”; de un partido que debe impulsar en primera fila al Proyecto Nacional Simón Bolívar que llama en su tercera línea estratégica ha construir la Democracia Revolucionaria y Protagónica; un partido que está llamado ha defender hasta las últimas consecuencias el principio constitucional de la democracia participativa.

Los pueblos no deben retroceder en sus conquistas, no se renuncia a los derechos adquiridos, y la democracia interna en el PSUV es un derecho conquistado por sus bases y ratificado por su líder histórico.

Las elecciones por las bases son garantía de mayor cohesión interna del partido.

Las elecciones primarias son un triunfo de los sectores populares bolivarianos, los liderazgos revolucionarios y el Comandante Chávez.

Francisco Martinez



Tu opinión es importante. Escribe un comentario