El Cuento de cómo Juanito Peña con un ñame bajo el brazo llego a la Asamblea Nacional

Por • 20 Feb, 2010 • Sección: Tribuna Abierta

Después de establecidos los mecanismos de participación para el venidero proceso electoral por el CNE, vemos la oleada de posibles candidatas y candidatos a nuestra asamblea nacional. Si bien es cierto que nuestra constitución establece que cualquier ciudadano puede y debe participar en los asuntos que le competen como venezolano, también es cierto que se transformo de proceso a feria electoral, que al final termina con los mismos actores. La memoria no nos falla y aun recordamos amargamente al extinto congreso, al cual la asamblea nacional no le pierde, ni huella, ni pisada, incluidos uno que otro parlamentario cuarto republicano o mejor dicho quinto republicano adoctrinado en los trajines de la cuarta.

Ver, creer o aunque fuera insinuar que nuestra asamblea nacional no es un reducto de boliburguesía y burguesía emergente seria asumir una posición contrarrevolucionaria, ahora de allí a ser opositor es también otro cuento, mejor malo conocido que opositor por conocer, parafraseando el refrán popular, pero lo cierto de esto es que es necesario un cambio, profundo, radical y absoluto en las políticas de la asamblea nacional. No es que se haga mal, es que se puede hacer mejor, y cierto es que no se legisla para el país, se legisla para la situación que se presente y eso podría catalogarlo de “parlamentarismo paliativo” o “legislación instantánea”, valga el símil con el invento suizo y parece que no se ven las cosas a futuro, sino en lo inmediato, de allí radica la disfuncionalidad de la que se acusa a los parlamentarios.

No se critica al parlamentario por su posición ideológica, sino por su posición político – social, y que se tome en cuenta que no es partidismo, es por ello que el extinto congreso nacional se convirtió en un reducto de ñames con corbata, en sentencia de aquel cuento cubano, que inmortaliza la inoperancia política, y cabe preguntar ¿en la AN el cambio fue de ñames o de corbatas?, porque no sabemos cual ha sido el papel trascendental si la mitad de las cosas que tenemos ahora se lo debemos a la Ley Habilitante de la que tanto provecho saco nuestro comandante, o sea, sacando cuentas al camarada Chávez le falta tocar en la orquesta porque lo demás ya lo hizo, inclusive hasta el tupé de jugar béisbol con Fidel, así que creo que deberían darle otra por lo que le resta de mandato a ver si arrancamos otra vez el vuelo y hace la otra mitad que falta.

Que hacen falta, no se pone en duda, la capacidad metodológica de muchos parlamentarios esta mas que probada, y tal vez por eso los vemos con tanta frecuencia en TV espada en mano y verbo en ristre, defendiendo el proceso, una a su favor, ahora de allí a que estén bien en lo general dista la distancia, puesto que muchos igual de capaces hacen poco, y bien poco y otro no tan capaces quieren hacer mucho y allí comenzó el ventilador a chispear. Creo que el problema es que han convertido al parlamentarismo es un estilo de vida, un status quo como dirían los sapientes. Los curules parlamentarios son ollas de cultivo de politiquerías y no de políticas, incluida nuestra selección de salto alto, largo, con pértiga y de palto y corbata, encabezada por el esquizofrénico de Ismael García, que aun cree que gritando se exacerba la libido, se enerva al pueblo y termina ronco, afónico y el publico muerto de risa de ver lo burlesco de su aptitud; tal vez la desesperación de saberse fuera, que en globoterror no esta ravelito y que ello significa que esta sin chamba, lo ponen así. Aun recuerdo la cara que puso la fracción de PODEMOS cuando Cilia les restregó en la cara que estaban allí ganándose el sueldo por el chavismo, y que se les acababa la manguangua parlamentaria, por cierto están a escasos días de romper a llorar, porque ahora al saberse las listas de la “mesa de la impunidad”, se darán cuenta que son pata en el suelo, tierruos y que no van con ellos a ningún lado, y además muy cómico eso de las internas en 22 circuitos, casualidad que ninguno representa problema de liderazgo para un sector (UNT), y que además en los principales circuitos la dedocracia caudillista y cuarta republicana encabezada por “te llamo ahora que se escucha borroso” desde Perú aparecerá y dejara como burro en la orilla del barranco a mas de uno.

En final de cuento, ninguno de los bandos tiene forma clara y transparente de definir sus candidatos. Ojala que al final no veamos la asamblea nacional colmada de Juanitos Peña con su diente roto y de ñames con corbatas, o en el peor de los casos, como el cuento aquel del trompetista suplente que no sabia tocar y le dijeron que no importaba porque la orquesta tenia cuatro y cuando llego el solo de trompetas de la canción… TODO QUEDO EN SILENCIO.

Pedro J. Morillo M. – Maracaibo
coomunica@ymail.com



Tu opinión es importante. Escribe un comentario