La Comedia de Ravel y la conspiración en marcha

Por • 19 Feb, 2010 • Sección: Tribuna Abierta

Sin duda alguna que la canalla apátrida asalariada del imperio está moviendo sus peones en el ajedrez del golpe blando. Están montando jugadas para ver si logran confundir al colectivo nacional y salir de la maraña de miseria humana en que se encuentran en la llamada “Mesa de la Unidad”, donde la única unidad existente son los porrazos y las zancadillas entre los cuatro gatos que fúngen de dirigentes de una desarticulada oposición sin rumbo ni proyectos y de la cual hasta los amos del norte se están deslindando toda vez que se han convertido en un barril sin fondo donde sin ningún resultado para el imperio, desaparecen los dólares que reciben a través de la USAID y la NED, fachadas de la CIA para alimentar lacayos en el mundo.

Ahora se inventaron la comedia de Ravel, con su salida de Globovisión. Lo “sacan” sus socios de la Dirección General del Canal golpista de la TV venezolana. Pero allí continúa “El Matacuras Castillo”, que es el mentor de la linea terrorista, aprendida en la CIA, durante sus años de servicio a la compañía en Centroamérica, de manera especial en El Salvador, donde la Justicia, en cualquier momento lo llamará para que responda por los asesinatos de los padres Jesuitas y las monjas en la universidad católica de aquel país centroamericano, operación que presuntamente dirigió como oficial de la nefasta agencia de criminales del Complejo, militar, industrial y mediático que martiriza al desvalido pueblo norteamericano.

Con este “sacrificio”, el señor Ravel pasa a ser “una víctima más del rrreeegimen”, otro perseguido, eso potencia su liderazgo para comandar la oposición y convertirse en el candidato de consenso para la presidencia de la República, lo que le lleva a coronar sus sueños y eso lo delata con su sonrisa socarrona y su inocultable alegría, cuando responde sobre su futuro, a un periodista: “Mi futuro es político y periodístico”.

Pero, como el pez muere por la boca: 1) Presentó como sus verdugos a Nelson Merentes y a Alí Rodríguez Araque, dos trabajadores a tiempo completo por la revolución que están bien distantes de los chismes e intrigas de palacio, porque están más allá de la miseria humana y sus positivas energías las emplean en crear e inventar para consolidar el proceso bolivariano y no se ocupan de pequeñeces, como los chismes y las calumnias del canal Globoterror. Para eso está CONATEL y la Ley de Responsabilidad Social. El Ministro Alí Rodríguez, tiene una responsabilidad macro, como es la de recuperar el sector eléctrico y no tiene tiempo para necedades. 2) Se desbordó en elogios para con Zuloaga y su hijo, que supuestamente fue quien lo echó del canal, por escrito y todo como lo dijo el propio Ravel en Rueda de Prensa. 3) Aseguró que la televisora no va a cambiar de línea editorial y que allí continuará en el aire Aló Ciudadano. 4) Cae en contradicciones cuando ataca a Mezerhane y trata de colocarlo como pieza del gobierno, cuando todos sabemos cuan comprometido está este banquero en todas las andanzas de la pandilla que cabalga sobre el potro del “golpe blando”, que tiene ahora sus principales preparadores en las hordas fascistas de “Las manitas blancas”. A estas alturas muchos de sus socios políticos deben estar maldiciendo la incontinencia verbal del candidato, que puso en evidencia la jugada, de su “salida” del canal, pero continúa con los mandos en la mano, llamando descaradamente al golpe de estado todos los días, y solo es una engañifa, para la “Mesa de la Unidad”.

En la otra parte que está jugando, duro la canalla, es con la escasez artificial de artículos para justificar la especulación. En el caso del Estado Bolívar las mafias de mayoristas y de supermercados utilizan a los buhoneros para especular y robar al pueblo, vendiendo el kilo de azúcar en 15 mil bolívares y el kilo de leche en polvo en 25 y 30 mil bolívares, por mencionar dos ejemplos. Las mafias son tan poderosas que los comerciantes honestos en el mercado periférico de la capital bolivarense no se atreven a vender estos productos, para evitar que les quemen los negocios o les ocurra cualquier percance porque la especulación está cartelizada y no hay quien le ponga el cascabel al gato.

Las murmuraciones echando la culpa a Chávez por la especulación y la escasez potenciadas por activistas del oposicionismo, aumentan cada día. Hambreando al pueblo al esconder los alimentos y luego sacarlos a la calle a precios prohibitivos, buscan enrarecer el clima electoral para los diputados a la Asamblea Nacional en septiembre y ver si pescan en río revuelto.

Es urgente que quienes tienen funciones en el gobierno ataquen estos focos del golpe blando, que cada día se tornan más peligrosos, porque tocan directamente al pueblo, porque no solo le sacan los cobres, sino que de paso los vendedores le inyectan el veneno, que todo es culpa del gobierno de Chávez, que regala los reales al exterior y encarece la comida en el país. Esto forma parte de la comedia de Ravel y la conspiración en marcha.

Cástor Díaz Periodista CNP 2414 cd2620@gamil.com cadiz2021@yahoo.es



Tu opinión es importante. Escribe un comentario