OTAN dice que la muerte de los 12 civiles afganos no fue un error

Por • 18 Feb, 2010 • Sección: Noticias Internacionales

La ISAF, que pertenece a la OTAN, aseguró que todavía están realizando los estudios pertinentes para conocer el porqué los cohetes no detonaron en su objetivo inicial. Indicaron que el lanzacohetes ya fue puesto en funcionamiento pues no presentó ninguna falla mecánica. El gobernador de Helmand, Gulab Mangal, aseveró que durante la ofensiva han fallecido 40 talibanes, tres soldados internacionales, uno afgano y 15 civiles.

Las Fuerzas Internacionales de Asistencia a la Seguridad (ISAF en inglés) perteneciente La Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) desplegadas en Afganistan, admitieron este miércoles que los cohetes que mataron a 12 civiles afganos el pasado domingo no erraron en su objetivo, como aseveró en su momento.

“La revisión todavía continúa, pero se ha determinado que el sistema Himars (sistema de alta movilidad de cohetes de artillería) funcionó adecuadamente”, dijo la ISAF a través de un comunicado.

De acuerdo con el informe, la ISAF asumió la muerte de estos civiles como bajas colaterales del ataque que se produjo en Helmand, provincia sureña donde desarrolla una gran operación contra uno de los segmentos de la resistencia afgana, Marjah.

Las autoridades de esta organización, que reúne las fuerzas militares de Estados Unidos, Francia, Reino Unido y los demás países que participan en la invasión del país de Medio Oriente, indicaron el pasado 14 de febrero que la muerte de los 12 civiles se ocasionó luego que los dos cohetes lanzados se desviaran 300 metros de su objetivo.

El jefe de la ISAF, el general estadounidense Stanley McChrystal, consideró ante el mandatario afgano que el asesinato fue un suceso “desafortunado”.

Al siguiente día, el ministro afgano de Interior, Mohamed Hanif Atmar, indicó que, según la investigación inicial, nueve civiles y tres talibanes fallecieron en este ataque.

En el comunicado, la ISAF añade que el uso del lanza cohetes, que fue retirado tras la muerte de los civiles, “ha sido restituido” luego que se verificara que no hubo fallos mecánicos en el lanzamiento de los proyectiles.

Hasta el momento, según señaló este miércoles el gobernador de Helmand, Gulab Mangal, han fallecido durante la ofensiva 40 talibanes, tres soldados internacionales, un afgano y 15 civiles.

Marjah, considerado el único núcleo de la provincia de Helmand que el movimiento talibán controlaba por completo, tiene unos 80 mil habitantes.

La ONU había pedido el domingo a las partes en conflicto que evitaran las muertes de civiles y respetaran al personal humanitario desplegado para ayudar a los desplazados.

De igual forma el presidente afgano solicitó a la OTAN que evite las bajas civiles y descarten el uso de la fuerza aérea en zonas donde vivan los civiles.

Desde el pasado 13 de febrero en la madrugada unos 15 mil soldados de fuerzas afganas e internacionales, liderada por Estados Unidos, iniciaron una ofensiva contra Marjah.

En varios comunicados, la ISAF indicó que en el asalto participan unos cinco mil efectivos estadounidenses, dos mil militares afganos y un gran contingente del Ejército británico apoyados por soldados de Dinamarca, Estonia y Canadá.

El operativo Mushatarak, que significa “juntos” en idioma dari (persa afgano), inició con el envió de unos 60 helicópteros repletos de efectivos de la infantería de la marina estadounidense y tropas afganas.

teleSUR-EFE/ dag



Tu opinión es importante. Escribe un comentario