Obama busca desarrollar energía nuclear mientras condena a Irán por su programa

Por • 18 Feb, 2010 • Sección: Noticias Internacionales

Con el cambio de filosofía sobre el sector que prevalece en la Casa Blanca, Obama resucita el programa de energía nuclear, detenidos desde hace tres décadas. EE.UU. es el mayor productor de energía nuclear del planeta. Cuenta con 104 centrales en funcionamiento, la mayoría de ellas operan con prórrogas de sus licencias y encabeza una ofensiva contra Irán y su programa de energía nuclear.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, anunció este martes que destinará ocho mil millones de dólares para la construcción de dos reactores nucleares, mientras se esfuerza por la aplicación de nuevos castigos a Irán en el Consejo de Seguridad de la ONU por su programa nuclear.

En un breve discurso, ofrecido desde una planta nuclear cerca a Washington, Obama indicó que “es sólo el comienzo. Mi presupuesto propone triplicar las garantías para préstamos para ayudar a financiar instalaciones nucleares limpias y seguras”.
Obama reconoció lo polémico de la decisión de su gobierno al impulsar el desarrollo de la energía nuclear, como parte de su plan para recortar la dependencia estadounidense del petróleo importado.

El presidente estadounidense se limitó a hablar de las reacciones de los defensores del medio ambiente, de quien espera un férrea oposición y argumentó que una planta de energía nuclear recortará las emisiones de carbono en 16 millones de toneladas cada año.

Según datos del Departamento de Energía, el 20 por ciento de la electricidad que se produce en EE.UU. es de fuente nuclear. Para mantener esa proporción la industria estima que se debería construir un reactor por año entre el 2016 y el 2035, lo que daría un total de 20 reactores.

Con este nuevo impulso a la industria nuclear la Casa Blanca busca también destrabar la legislación sobre energía y cambio climático que desde hace meses consideran en el Congreso. Por ello Obama pidió a los legisladores agilizar la actualización del marco legal para el desarrollo nuclear.

“En un tema que afecta nuestra economía, nuestra seguridad y el futuro de nuestro planeta no podemos estancarnos en el mismo viejo debate entre derecha e izquierda, entre ambientalistas y empresarios”, dijo Obama.

El Plan de Energía ideado por la Administración Obama, según sus propias palabras, busca satisfacer las demandas energéticas de su nación, punto en el que coincide con su homólogo iraní Mahmud Ahmadineyad, quien en múltiples ocasiones ha insistido en que ésa es la única razón para el enriquesimiento de uranio y la construcción de plantas nucleares en su país, sin que sus argumentos sean validados por las potencias mundiales, principalmente Estados Unidos, quien hasta ahora es el único país que ha utilizado la energía nuclear con fines bélicos.

Para apuntalar su argumentación, Obama habló de la ventaja tomada por “Japón y Francia, que han invertido mucho en energía nuclear desde hace tiempo. En estos momentos hay 56 reactores en construcción en todo el mundo: 21 en China, 6 en Corea del Sur y 5 en India”, países que no han sido perseguidos, amenazados ni sancionados por sus políticas energéticas a diferencia de Irán.

Estados Unidos está tratando de recabar apoyo para una nueva resolución sancionadora contra Teherán en el Consejo de Seguridad de la ONU. La secretaria de Estado, Hillary Clinton, ha concluido este martes una visita a Qatar y Arabia Saudí en la que sugirió que las nuevas sanciones deben centrarse en la Guardia Revolucionaria, a la que acusó de estar convirtiendo Irán en una dictadura militar.

Por otro lado, la amenaza de una invasión estadounidense a Irán está más latente que nunca sobretodo cuando este lunes altos mandos de las Fuerzas Armadas y de los servicios de inteligencia militares israelíes mantuvieron conversaciones sobre la “amenaza nuclear” y la “opción de atacar a Irán” con el jefe del Estado Mayor de Estados Unidos, Michael Muller.
En su visita a Israel, Muller transmitió su apoyo y su asistencia en defensa de la seguridad de Israel, y reconoció, en rueda de prensa, que la opción de un ataque militar contra Irán sigue sobre la mesa aunque indicó “que todavía no hemos llegado a ese punto”.

Mientras tenía lugar la nueva ronda de encuentros entre Israel y Estados Unidos en Tel Aviv, el primer ministro hebreo, Benjamin Netanyahu viajaba este lunes a Moscú para pedir su apoyo a la imposición de sanciones del Consejo de Seguridad de la Organización de Naciones Unidas (ONU) contra Irán.

Por su parte, el presidente iraní ha recordado este martes en una rueda de prensa que el presupuesto de defensa de EE.UU. “es 80 veces mayor que el de Irán” y son ellos los que “intervienen militarmente en Iraq y Afganistán”. También ha quitado importancia al riesgo de sanciones diciendo que “no dañarán a Irán”.

teleSUR – BBC – Efe – AFP / FC
17/02/2010



Tu opinión es importante. Escribe un comentario