Murga con Catoba y encomienda al Moro

Por • 18 Feb, 2010 • Sección: Tribuna Abierta

Por muy lejos de la cordura que ande una mala parte de la juventud, no obstante, es redimible. La sociedad debe asumir seriamente esa tarea.

Todos han nacido bajo el influjo avasallante de la tradición colonizadora de USA contra nuestros pueblos.

Por una parte, la juventud patriota asume la contracultura a lo establecido, y es alegre; mientras que la juventud apátrida, manitas blancas, se aferra al yugo del colonialismo cultural, y es triste.

¿Cuál es el fondo del problema?

Sucede que la cultura capitalista penetró hasta el rancho que previamente instaló  en la cabeza de los niños. Se apropió  del sistema educativo.

Desde antes de Pérez Jiménez, la Coca-cola repartía lapicitos, y cuadernos en todas las escuelas del país, con su logo. En “Carta para Gabriela”-que está en la red-yo aproveché para enviar una recomendación para los niños de la patria venezolana, allí intento explicar el valor de la libertad infantil.

Los maestros han sido tradicionales peones de esa cultura colonizadora, de ahí que el 23 de enero de 1958 se dio la primera cosecha de  zombies; la última es la de los manitas blancas. Esperemos que nunca más el gringo le ponga las garras a la formación de nuestros mocosos.

El desenlace de la gran gesta popular del 23 de enero no pudo ser peor. Betancourt, Caldera y Jóvito se bajaron-de espalda-los pantalones ante Mister Dangerous; mientras que el partido comunista, infiltrado por Pompeyo Marquez, Teodoro y otros, no tuvo la claridad necesaria para establecer una política de masas.

Por las noches, Francisco Amado Pernía se encargaba de rematar la faena diaria, desde la pantallita de Radio Caracas Televisión (RCTV), con el “Observador Creole” para que, al acostarse, todos supieran quien era el amo. Y, mas reciente, Eladio Lares-perro de Pavlov-sustituyó a Amado Pernía.

Hay que atacar las causas de tanta sinvergüenzura. ¿Quiénes instigan a esos muchachos a ser tan estúpidos, tan pendejos, tan atolondrados?-Obviamente, algunos ancianos crápulas como Pompeyo, Ravel, Marcel, Bobo(longo), Miquilena, Julio Borges y otros etcéteras irrecuperables.

El sonsonete de Pompeyo es que el Comandante es autócrata; así  por el estilo, cada uno de ellos tiene un sonsonete que repite y repite.

Sí  el Comandante fuese autócrata ya habría mandado a dar cuatro planazos por el culo, al Pompeyo, para que no sea falta de respeto.

Pero, a donde quiero ir específicamente es al caso que a continuación relato.

Días previos al carnaval, una gran camarada al que llamamos “Moro”-ñero y de Pampatar-viajó a Margarita y, para la ocasión, yo le encargué me trajera un buen frasco, para un “remedio” y, una provisión de semillas de tomate margariteño, para hacer un buen semillero y, sembrar.

En efecto, “El Moro” cumplió al pie de la letra, con la instrucción impartida. Él se apareció, además de con las semillitas, con un bicho, envuelto en papel de periódico y al desembojotarlo  para sacarle un  cc, algo me llamó la atención y me dispuse a leer un poco la vaina.

Se trataba del escrito de un tal Borges. En verdad la página estaba rota, por lo que no puedo afirmar que se trate, justamente, del referido hombre pero presumo que sí.

Bueno, el escrito era la expresión del egoísmo en todas sus formas: líquido, sólido y gaseoso.  Es deplorable todo lo que a medias pude leer en ese panfleto; es concluyente que el tipo está desubicado, carece de la más elemental noción de contexto, razón por la que yo evoqué una sentencia de Séneca: “Sí nosotros no sabemos a qué puerto nos dirigimos, todos los vientos son favorables”-y, daría igual indicar que, sean desfavorables.

El sonsonete del tal Borges consiste en que Chávez regala dinero y esa postura va dirigida a bombardear un valor fundamental del humanismo revolucionario: la solidaridad.

Supongo que ese miserable hombrecito debe estar muy dolido por cada kilito de arroz que el Comandante dispone para los hambrientos haitianos. Lo que no le duele a “primero justicia” es el saqueo que durante siglos ha cometido USA contra Haití y contra nosotros. La propia oposición debe tomar en consideración que con hombres como ese, ella no va a llegar a ninguna parte.

Chávez representa un quebradero de cabeza para los enemigos del pueblo, precisamente porque su acendrado humanismo revolucionario, lo convierte en un estelar líder de proyección mundial y, hay una estrategia para detenerla. Al frente de tal sonsonete está Borges.

Cuando uno analiza la estrategia opositora se percata que hay varios frentes, todos convergentes a un mismo objetivo.

Al hacer una síntesis de la estrategia opositora, se pone en evidencia que hay una mano peluda, articuladora, externa, que roe y roe preparando un zarpazo criminal contra nuestra patria.

Sí  se le hace un seguimiento, separadamente a cada uno de esos líderes comemierdas, se puede observar la sistemática continuidad de una postura que se expresa en un sonsonete y eso no es casual; luego, al relacionarlas unas con otras, podemos descubrir el quid de la estrategia enemiga.

Pompeyo repite y repite la palabra autócrata. Borges dirá  que… regala, regala, regala. María Corina, que …el CNE.

Se proponen desarticular el Estado, atacan por separado a cada uno de los poderes y hay que medir las consecuencias de los sonsonetes. Es hora de que los Cinco Poderes del Estado den un paso al frente, unidos, sin complejos y recordarle al pueblo que el Presidente de la República es el Jefe del Estado.

Todo debe tener un centro para que pueda marchar debidamente, la rueda gira alrededor del centro, La Tierra gira alrededor del Sol, el Estado debe girar alrededor de una jefatura o se desarticula, y al desarticularse, se debilita y perece.

El pueblo venezolano designó  al Comandante Hugo Chávez para que fuese el Jefe del Estado y eso es sagrado para nosotros, cada poder del Estado es autónomo en cuanto a sus funciones específicas y que no pueden ser contradictorias con la defensa general de la patria.

El relajo que aquí  se formó en abril de 2002 se debió, además de la embestida imperialista, a la dispersión de los poderes del Estado, desarticular al Estado es la estrategia opositora y hay que pararle los mochos a tantos vagabundos- helo ahí a Borges- derivados y afines.

Los manitas blancas andan a la deriva, les da igual que cualesquiera de esos viejos sinvergüenzas los empuje, y creen que se la están comiendo pero, pobres muchachos; pudiesen ser salvados sí se les hace entender quienes son los que los dirigen y cuales son las verdades respecto al ranchito que tienen sembrado en la cabeza.

Ha de saber toda esa gente, que en el ajedrez, a veces hay que dar un paso atrás para ganar y la política es una suerte de ajedrez.

Para muestra, he aquí  un botón: Cuando el alzamiento militarista en Plaza Francia de Altamira, a mediados de octubre de 2002, lo primero que hizo el general Medina Gómez  fue tratar de insultar a Chávez para sacarlo de sus cabales; sin embargo, el Comandante en Jefe apeló a todo su aplomo, él sabía que ese grupo de peleles era el anzuelo; el enemigo de peso estaba en otra parte y hacia allá, Chávez encaminó la pelea. A los pocos días, los peleles estaba fritos pero Chávez quería que ellos mismos se doraran en su propia salsa, un poco más, por lo que los fue llevando y llevando y llevando, los dejó consumir.

Chávez sabe que la paciencia es, en contadas ocasiones, una gran fuerza; además, él sabe que cuando el enemigo hace un ruidito por el norte hay que mandar una patrulla a explorar el sur y cazar al enemigo en su escondrijo. Es esencial saber siempre donde está el enemigo verdadero y en eso Chávez es un maestro (de los buenos).

No era poca cosa aquello, se trataba de militares armados y dispuestos a matar a su propia gente para echarle la culpa al Presidente.

Cuando el loco Goubeia disparó  a la gente, ahí, era que Medina Gómez empezaba a aplicar un plan “B” porque Chávez no mordió el peine.

Hay que observar que ahí  había más de cien militares de alto rango, no era poca cosa. Pero, lamentablemente el Tribunal de Justicia, que fue infiltrado por Miquilena,  había liberado a toda esa gente, cuando el golpe de abril, pocos meses antes, por lo que ellos desplegaron toda la presuntuosidad que les confería el saberse protegidos por ese “cadáver inmortal” que es Luís Miquilena y, por la CIA.

Y, la televisión transmitía en directo durante 24 horas, día tras día.

Por si fuera poco, a comienzos de diciembre sobrevino la huelga petrolera en la que el Centro Carter y la OEA metieron sus manos hasta el codo pero, nuestro pueblo humilde- ¡Que grande es!- supo entrompar con asombrosa sabiduría.

Nuestro pueblo es tan maravilloso que hasta con los ojos cerrados sabe escoger su camino: el socialismo bolivariano.

Otro botoncito: Cuando el 11 de abril de 2002, el Comandante en Jefe se percató que estaba siendo acorralado, ordenó al General Lucas Rincón-es lo que supongo- que tendiera una trampa, que dijera que él iba a renunciar, entonces, cuando el General dijo la cuestión, la mayoría de los militares que estaban en la cuerda floja, se espepitaron, se quitaron la careta y, a partir de allí fue como Chávez pudo confeccionar una lista que le permitiese depurar a la Fuerza Armada.

Esto no quiere decir que no haya uno que otro guabinoso dentro de la Fuerza Armada, todavía, pero, están neutralizados.

La constante de una revolución debe ser, el movimiento. Y, a propósito de ello, el lunes de carnaval tuve que hacer una diligencia y, luego de estacionar la carcacha en una de esas calles alegres, mientras yo esperaba para cruzar la avenida, se detuvo ante mí otra carcacha de la que salió una murga magnífica, no pudo ser mejor, los camaradas Henry, “Chabola” y Omar empezaron a cantarme una de mis canciones preferidas: “El gallo de Pascualita”-que originalmente interpretan Jesús Ávila acompañado con la mandolina de Beto Valderrama- entre otras  excelentes canciones, tan buenas.

Omar, “Chabola” y Henry son tres insignes profesionales del trabajo tesonero pero yo los escarbé, de entrada con una pregunta capciosa, de la que salieron muy bien plantados, por lo cual me sumé a la parranda y al baile que, en mitad de la calle y, a pleno mediodía, armamos.

Henry tocó  el cuatro de magistral forma y nosotros cantamos y bailamos sin siquiera ingerir un cc. de cocuy.

Era el “Conjunto Catoba”-canto, toco y bailo-conformado por tan queridos camaradas.

Confirmar que nuestra gente anda contenta y dispuesta a luchar por la patria, me da mucha confianza en el porvenir. Ir alegres al combate,  robustece las convicciones, es un factor de alta moral.

oceanoatlanticoguillermo@gmail.com



Tu opinión es importante. Escribe un comentario